KE­VIN SPA­CEY

EL PO­LÍ­TI­CO MÁS 'KI­LLER' DE HOU­SE OF CARDS

GQ (Spain) - - Portada - por ALAS­TAIR CAMP­BELL fo­to­gra­fía MAR­CO GROB

QUIE­RE TU VO­TO… ¡AHO­RA!

(Y SA­BE CÓ­MO CON­SE­GUIR­LO)

HAY PEO­RES FOR­MAS DE PA­SAR EL FIN DE SE­MA­NA que sa­lir con Ke­vin Spa­cey por Bos­ton. Pa­ra em­pe­zar, es di­ver­ti­do, es un gran imi­ta­dor que pa­sa sin es­fuer­zo nin­guno de Clin­ton a Bran­do y Pa­cino, to­dos com­pi­tien­do cla­ra­men­te con Johnny Car­son. En se­gun­do lu­gar, es lis­to e in­no­va­dor, la es­tre­lla de ci­ne que aban­do­nó Holly­wood du­ran­te una dé­ca­da pa­ra en­car­gar­se del tea­tro The Old Vic de Lon­dres, y lo hi­zo ex­ce­len­te­men­te; ha for­ma­do par­te de la trans­for­ma­ción de nues­tro con­su­mo de en­tre­te­ni­mien­to a tra­vés de su acuer­do en­tre Net­flix y Hou­se of Cards, en el pa­pel del in­tri­gan­te y ma­ni­pu­la­dor po­lí­ti­co nor­te­ame­ri­cano Fran­cis Un­der­wood; es­tá en la lis­ta de ac­to­res que se con­vier­ten en es­tre­llas en un videojuego, Call of Duty: Ad­van­ces War­fa­re. Y ade­más, es una com­pa­ñía ge­nial. (¿Lo ha­bía­mos di­cho ya?).

Una de las ex­pe­rien­cias más su­rrea­lis­tas de mi vida fue una no­che de fies­ta en un Mcdo­nald's en Black­pool, al nor­te de In­gla­te­rra, en 2002, con Spa­cey y su gran ami­go Bill Clin­ton. Las due­ñas de los mo­te­les de al­re­de­dor sa­lie­ron de sus ca­sas pa­ra mi­rar em­bo­ba­das. Sin em­bar­go, como pu­de com­pro­bar en Bos­ton –don­de dio un dis­cur­so a los es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad del No­res­te y asis­tió a un en­cuen­tro con los su­per­vi­vien­tes del ho­rri­ble aten­ta­do de la ma­ra­tón de Bos­ton de ha­ce dos años– des­de Hou­se of Cards, el fac­tor mi­rar­le em­bo­ba­do ha al­can­za­do nue­vas di­men­sio­nes. To­do el mun­do pa­re­ce ver­lo, y en to­dos los si­tios que es­tu­vi­mos –des­de res­tau­ran­tes a ves­tí­bu­los de ho­te­les, ace­ras de las ca­lles y pa­si­llos de es­tu­dian­tes– su fa­ma y po­pu­la­ri­dad pa­re­cen ha­ber al­can­za­do ni­ve­les aun ma­yo­res que cuan­do ga­na­ba Oscar (tie­ne dos, por Sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les y por Ame­ri­can Beauty).

Aho­ra tie­ne echa­do el ojo a los li­bros, la mú­si­ca (es un gran can­tan­te) y so­bre to­do a uti­li­zar la tec­no­lo­gía pa­ra acer­car a los jó­ve­nes al tea­tro. Él, se­gún di­ce, es un hom­bre fe­liz. "Pe­ro eso no es lo mis­mo que con­ten­to", acla­ra. Es­tar con­ten­to no ca­sa bien con la cu­rio­si­dad, y es esa cu­rio­si­dad la que le ha­ce es­tar in­tere­sa­do, y ser in­tere­san­te. Des­pués de una dé­ca­da como ac­tor, una dé­ca­da como es­tre­lla de Holly­wood, una dé­ca­da como bri­tá­ni­co de ho­nor lle­van­do un tea­tro, ¿qué es lo pró­xi­mo pa­ra Ke­vin Spa­cey? So­lo una co­sa es cier­ta –fans de Fran­cis Un­der­wood, pre­pa­raos pa­ra la de­cep­ción– y es que no se­rá la po­lí­ti­ca. GQ: ¿Te gus­ta ser fa­mo­so? KE­VIN SPA­CEY: La ma­yo­ría del tiem­po, sí. A ve­ces hay gen­te que se me que­da mi­ran­do has­ta que se dan cuen­ta de quién soy. GQ: Des­pués de sa­lir ayer con­ti­go ten­go la sen­sa­ción de que es­tás a un ni­vel di­fe­ren­te des­de Hou­se of Cards. K. S.: Sin du­da la gen­te ha res­pon­di­do al per­so­na­je que ha­go y a la se­rie. Lo no­to en to­das par­tes. Pen­sa­ba que po­dría ser por­que tra­ta de po­lí­ti­cos ame­ri­ca­nos que pa­re­cen es­tar de­ma­sia­do es­tan­ca­dos. Tal vez una de las ra­zo­nes de es­te éxi­to y es­te sal­to es que, a pe­sar de que es fic­ción y de que el hom­bre tie­ne ras­gos ma­quia­vé­li­cos, es­tá con­si­guien­do co­sas. GQ: El pú­bli­co ama a Fran­cis Un­der­wood en la fic­ción, pe­ro en la vida real le odia­rían. ¿Qué di­ce es­to so­bre la au­dien­cia? K. S.: Bue­na pre­gun­ta. Cuan­do es­tá­ba­mos pla­nean­do to­do, ha­blá­ba­mos so­bre su his­to­ria, sus in­fluen­cias, a quién ad­mi­ra­ría o as­pi­ra­ría ser. Nos fi­já­ba­mos en otros po­lí­ti­cos que ha­bían te­ni­do repu­tación de ser bru­tos o unos hi­jos de pe­rra. A Fran­cis Un­der­wood le gus­ta Lyn­don B. John­son, tie­ne fo­tos su­yas en su ofi­ci­na, esas fo­tos en las que se en­fren­ta a al­guien. John­son era des­pia­da­do, fir­me, el ti­po de hom­bre que siem­pre es­tá de bra­zos cru­za­dos; así fue des­de el prin­ci­pio. Y con­si­guió co­sas. Con ra­zón le die­ron tan­tos gol­pes por Viet­nam, pe­ro apro­bó tres pro­yec­tos de ley de de­re­chos ci­vi­les. GQ: No me ima­gino a Frank como un se­gui­dor de Lin­coln. K. S.: Pues yo creo que po­dría ser­lo. La pe­lí­cu­la Lin­coln me re­sul­tó de bas­tan­te ayu­da. Ellos in­ten­ta­ban mos­trar que Abraham Lin­coln, nues­tro más san­to per­so­na­je, el hom­bre que nos han en­se­ña­do a ve­ne­rar, fue un po­lí­ti­co dis­pues­to a ha­cer las co­sas que hi­zo pa­ra con­se­guir los vo­tos que ne­ce­si­ta­ba, in­clu­yen­do co­sas que aun hoy pa­re­ce­rían un es­cán­da­lo. GQ:¿Y qué pen­sa­ría Un­der­wood de Ba­rack Oba­ma y Vla­di­mir Pu­tin? K. S.: Uno no con­si­gue mu­cho, el otro con­si­gue de­ma­sia­do. Como di­ría Frank: "Es un ca­mino pe­li­gro­so". Gq:¿pe­ro tú qué opi­nas? K. S.: Ese es to­da­vía un ca­mino más pe­li­gro­so. Bus­ca en Goo­gle "Oba­ma" y "de­cep­ción", se es­tá con­vir­tien­do en un he­cho que es­tas dos pa­la­bras va­yan jun­tas.

GQ:¿HAS bus­ca­do "Oba­ma" y "lo­gro"? K. S.: No pue­des que­dar­te so­lo con una ver­sión de la his­to­ria. De he­cho él di­jo una vez que Was­hing­ton era tan des­pia­da­da­men­te prag­má­ti­co como en Hou­se of Cards. Eso de­be de ser enor­me­men­te frus­tran­te pa­ra Oba­ma. Aho­ra pa­re­ce ha­ber una co­rrien­te ideo­ló­gi­ca en EE UU y un atrin­che­ra­mien­to que ha he­cho que la gen­te ha­ya de­ja­do de ha­cer aque­llo pa­ra lo que es­tán con­tra­ta­dos, que es go­ber­nar en lu­gar de ha­cer cam­pa­ña to­do el tiem­po.

GQ: ¿Hou­se of Cards ha he­cho que cam­bies tu opi­nión po­lí­ti­ca?

K. S.: No mu­cho. He es­ta­do en­tre po­lí­ti­ca mu­cho tiem­po. La he vis­to en lo bueno y en lo ma­lo, he es­ta­do en mu­chos even­tos, en­tien­do el jue­go y en mu­chas oca­sio­nes la tea­tra­li­dad. La po­lí­ti­ca y la ac­tua­ción es­tán muy re­la­cio­na­das: el ob­je­ti­vo es te­ner una idea y trans­mi­tir­la tan­to si es pa­ra una úni­ca per­so­na o pa­ra cin­co mi­llo­nes. Eso no ha­ce a na­die un men­ti­ro­so, pe­ro el ob­je­ti­vo es con­ven­cer. La de­fi­ni­ción más im­por­tan­te de un ac­tor, el tra­ba­jo de un ac­tor, es ser­vir al es­cri­tor, no a ti mis­mo. De­ma­sia­dos ac­to­res se sir­ven a sí mis­mos. GQ: Di nom­bres. K. S.: No te­ne­mos tan­to tiem­po. GQ: Has he­cho mu­cho Shakespeare y lo has adap­ta­do. ¿Era pa­ra ti o pa­ra él? K. S.: Lo que ha­go es in­ter­pre­tar, no crear. Pue­do aña­dir ele­men­tos y ha­cer al­go dis­tin­to. Eso es lo más in­creí­ble del tea­tro. ¿Por qué ha

ha­bi­do nue­ve Ham­lets o seis Re­yes Lears en los úl­ti­mos dos años so­lo en In­gla­te­rra? Por­que nos en­can­ta ver a di­fe­ren­tes ac­to­res abor­dar el mis­mo ma­te­rial. GQ: ¿Có­mo pu­do ser Shakespeare mu­cho más bri­llan­te que cual­quie­ra, an­tes y aho­ra? K. S.: Po­dría­mos de­cir lo mis­mo de un gran vio­li­nis­ta o can­tan­te. ¿Có­mo po­día ser Ma­ria Ca­llas tan bue­na? Es una ma­ra­vi­lla. El ta­len­to es una co­sa, y lue­go es­tá la for­ma en que lo nu­tres y lo desa­rro­llas. Pue­des ser ri­co o exi­to­so, pe­ro siem­pre pue­de ser me­jor. GQ: ¿Hay al­go tu­yo en to­do es­to? K. S.: Por su­pues­to. GQ: Hou­se of Cards fue al­go enor­me pa­ra Net­flix… K. S.: To­do co­men­zó cuan­do a un tío lla­ma­do Reed Has­tings [CEO de Net­flix] se le pa­só de­vol­ver una cin­ta de ví­deo y su mu­jer se en­fa­dó con él, así que de ca­mino al gim­na­sio pa­só a de­jar­la y pen­só: "¿Por qué no pue­do te­ner es­ta cin­ta to­do el tiem­po que quie­ra por una ta­ri­fa ra­zo­na­ble, por qué es­toy pa­gan­do un car­go por re­tra­so, por qué no pue­de ser como el gim­na­sio, pa­gan­do una sus­crip­ción pa­ra ir cuan­do quie­ra?". Y así es como sur­gió la idea. GQ: Cuan­do hi­cis­te Hou­se of Cards, ¿era te­le­vi­sión lo que te­nías en men­te pa­ra ello? K. S.: Sí, era te­le. A David Fin­cher [di­rec­tor] y a mí nos pa­re­ció que una de esas em­pre­sas po­dría en­trar en el jue­go –Youtu­be o Ama­zon, o Net­flix–, al­guien que hu­bie­ra ga­na­do tro­pe­cien­tos dó­la­res em­pe­za­ría a ge­ne­rar con­te­ni­do. Así que no me sor­pren­dió. Lo que me sor­pren­dió fue que yo me in­vo­lu­cra­se tan­to y que la com­pa­ñía acep­ta­se tan­to ries­go. Na­die en la his­to­ria de la te­le­vi­sión ha en­car­ga­do nun­ca dos se­ries, sin un pi­lo­to y por tan­to di­ne­ro. GQ: ¿Por qué te opu­sis­te a ha­cer un epi­so­dio pi­lo­to? K. S.: Por­que te obli­ga a pre­sen­tar a to­dos los per­so­na­jes en 45 mi­nu­tos y sa­car to­das las tra­mas de in­tri­ga, a de­mos­trar que fun­cio­na­rá. Que­ría­mos te­ner una lar­ga pa­sa­re­la en la cual desa­rro­llar las his­to­rias y los per­so­na­jes de la ma­ne­ra que que­ría­mos. GQ: ¿En­ton­ces la ver­dad es que Net­flix po­dría ha­ber­lo con­se­gui­do por me­nos? K. S.: [Ri­sas] Ellos lo com­pra­ron en ba­se a sus ana­lí­ti­cas, dos guio­nes y una ex­pli­ca­ción del ar­co que ha­bía­mos pre­vis­to pa­ra ello. GQ: ¿Có­mo fun­cio­nan las ana­lí­ti­cas? K. S.: A ver, mu­cha gen­te ya ha oí­do ha­blar de los ra­tios de Niel­sen, que te di­cen cuán­ta gen­te lo ha vis­to des­pués de ha­ber­lo emi­ti­do. Pe­ro hay mu­chas du­das en cuan­to a su pre­ci­sión. Una ca­ja en un apa­ra­to de te­le­vi­sión gra­ban­do lo que so­lo al­gu­nos ven al pa­re­cer re­pre­sen­ta a 500.000 per­so­nas; por tan­to, en fun­ción de eso, di­cen que ocho mi­llo­nes vie­ron ese par­ti­do de fút­bol o dos mi­llo­nes vie­ron ese pro­gra­ma de hu­mor. Al fi­nal la vida o la muer­te de los pro­gra­mas y las ta­ri­fas de pu­bli­ci­dad de­pen­den de ello. Next­flix sin em­bar­go tie­ne in­for­ma­ción de más ca­li­dad al de­cir­te qué per­so­nas lo ven, cuán­do lo ven, cuán­do lo pa­ran o cuán­to ves de una vez. GQ: ¿Có­mo es­tá in­flu­yen­do es­to en las es­truc­tu­ras de po­der en el sec­tor? K. S.: El con­trol es­tá cam­bian­do por la de­mo­cra­ti­za­ción de in­ter­net. Es­ta in­dus­tria es muy bue­na le­van­tan­do mu­ros pa­ra pa­rar a la gen­te que en­tra. Aho­ra no es cues­tión de que seas un eje­cu­ti­vo o un es­tu­dio. Si tie­nes una his­to­ria o una idea pue­des cons­truir la opor­tu­ni­dad pa­ra lle­var­la a ca­bo. GQ: ¿Qué ha­bría ocu­rri­do si hu­bie­ses sa­ca­do ca­pí­tu­lo por ca­pí­tu­lo en lu­gar de lan­zar la se­rie al com­ple­to? K. S.: Ar­tís­ti­ca­men­te po­dría ha­ber si­do igual de exi­to­sa, pe­ro creo que par­te del pla­cer fue que pre­gun­tá­ba­mos: "¿Quie­res ver otro ca­pí­tu­lo?". Y la res­pues­ta siem­pre era "¡Sí!". Da­na [Bru­net­ti, su so­cia en el ne­go­cio] ex­pli­ca que ello mues­tra có­mo he­mos apren­di­do la lec­ción que la in­dus­tria de la mú­si­ca no apren­dió: dales lo que ellos quie­ren, cuan­do lo quie­ren, en la for­ma en que lo quie­ren, a un pre­cio ra­zo­na­ble y las pro­ba­bi­li­da­des di­cen que lo com­pra­rán en lu­gar de ro­bar­lo. GQ: ¿Crees que per­de­mos al­go si la gen­te ya no ve los con­te­ni­dos al mis­mo tiem­po? K. S.: Siem­pre ha ha­bi­do una dis­cu­sión so­bre la tec­no­lo­gía y la tra­di­ción. To­da­vía exis­ten las con­ver­sa­cio­nes en torno a la má­qui­na de ca­fé, pe­ro a una ma­yor es­ca­la. Quie­ro lle­var el tea­tro a una nue­va ge­ne­ra­ción, uti­li­zan­do las he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles, in­clu­so sa­cán­do­les fue­ra de sí mis­mos gra­bán­do­les en ví­deo y con nue­va tec­no­lo­gía, pe­ro es­to es so­lo pa­ra que ellos pue­dan des­cu­brir el tea­tro. Quie­ro que ven­gan y se sien­ten en el tea­tro. Es la for­ma de plan­tar la se­mi­lla. GQ: En­ton­ces, ¿có­mo se unen tea­tro y tec­no­lo­gía? K. S.: En lu­gar de que la ex­pe­rien­cia sea es­tar sen­ta­do en una ha­bi­ta­ción y ver una pan­ta­lla pla­na don­de al­go en 3D se re­du­ce a 2D, creo que nos es­ta­mos di­ri­gien­do a una era en la que for­ma­re­mos par­te de la ex­pe­rien­cia, en la que de­ja­re­mos de sen­tir que ve­mos al­go, pe­ro ten­dre­mos el re­cuer­do de es­tar en un lu­gar. La tec­no­lo­gía es­tá avan­zan­do muy rá­pi­do, un día po­drás po­ner un Ocu­lus Rift [cas­co de reali­dad vir­tual] en la ca­be­za de una chi­ca en Nai­ro­bi y lle­var­la al Lou­vre, a la Ópe­ra de Síd­ney, al The Old Vic… Creo que el tea­tro en su esen­cia si­gue sien­do igual, al­go emo­cio­nan­te y nue­vo. Yo siem­pre lo com­pa­ro con el te­nis. Las re­glas siem­pre son las mis­mas, pe­ro nin­gún jue­go es igual a otro. Con el tea­tro su­ce­de lo mis­mo. Ca­da vez es di­fe­ren­te. GQ: ¿Cuá­les han si­do tus ma­yo­res fra­ca­sos? K. S.: Prin­ci­pal­men­te las obras que he he­cho ma­la­men­te, en las que no era lo su­fi­cien­te bueno o no en­ten­día de qué tra­ta­ban, no en­ca­ja­ba con el di­rec­tor o fa­llé en la es­cri­tu­ra. Pe­ro ya sa­bes, se apren­de. Pue­do tra­ba­jar en una pie­za y sen­tir que he fra­ca­sa­do, y des­pués fra­ca­sar de nue­vo en la si­guien­te y en­ton­ces en la ter­ce­ra obra lo ha­go bien, pe­ro creo que ha­ce fal­ta el fra­ca­so pa­ra con­se­guir el éxi­to. Apren­des más

"Creo que pa­ra con­se­guir el éxi­to ha­ce fal­ta el fra­ca­so"

de ello. Tam­bién he he­cho pe­lí­cu­las en las que to­dos pen­sá­ba­mos que el di­rec­tor no sa­bía lo que ha­cía y que iba a ser un bluf, pe­ro lue­go vas a ver­lo y es ge­nial. GQ: ¿Un ejem­plo? K. S.: Nun­ca lo ha­ré. Mi ma­dre me en­se­ñó que no hay que echar mier­da so­bre la gen­te. GQ: Me re­fe­ría a si pue­des de­cir al­go po­si­ti­vo so­bre per­so­nas que pien­sas que es­ta­ban equi­vo­ca­das pe­ro te­nían ra­zón. K. S.: He he­cho pe­lí­cu­las en las que me he de­cep­cio­na­do a mí mis­mo. Ca­da vez que ha­ce­mos una to­ma in­ten­to crear al­go nue­vo. En Hou­se of Cards pue­do ha­cer una to­ma con una son­ri­sa y des­pués ha­cer­la fe­roz­men­te o con iro­nía, y es­tás dan­do al di­rec­tor otra op­ción; es como un rom­pe­ca­be­zas so­bre có­mo en­ca­jar to­da la es­ce­na o to­da la his­to­ria. Hay un ries­go en ello si no tie­nes un pa­pel de pro­duc­tor. He vis­to pe­lí­cu­las don­de yo ac­tua­ba en las que el di­rec­tor era un sen­ti­men­tal y ele­gía ca­da op­ción la­cri­mó­ge­na y ahí ya no hay ca­rác­ter o fuer­za. Jo­der, si quie­res ma­tar a es­te per­so­na­je, ya pue­des de­cir "has jo­di­do to­tal­men­te la pe­lí­cu­la", que ellos di­rán: "Oh, hi­ci­mos un pa­se en Bur­bank y fun­cio­nó como la se­da". Y yo po­dría in­sis­tir: "Que le den a vues­tros pa­ses", y ellos po­drían des­pe­dir­me, por­que so­la­men­te eres un mal­di­to ac­tor, y ellos si­guen ade­lan­te y ade­más eres uno de los que ma­tan. En fin… GQ: De en­tre to­das las co­sas que ha­ces, ¿ac­tuar es to­da­vía tu fa­vo­ri­ta? K. S.: Me en­can­ta pro­du­cir, me fas­ci­na jun­tar co­sas. Es­toy mu­cho más in­vo­lu­cra­do en to­do lo del The Old Vic, las obras, los di­rec­to­res, los re­par­tos, los di­se­ña­do­res, la pu­bli­ci­dad, los car­te­les, to­do. Apar­te, en mi em­pre­sa es­toy in­vo­lu­cra­do en los gran­des asun­tos, no en el día a día. GQ: ¿Qué es lo que más te gus­ta y lo que me­nos de Gran Bre­ta­ña? K. S.: Po­dría ha­blar sin pa­rar de lo que me gus­ta. Pe­ro no po­dría ha­cer lo mis­mo con lo que no me gus­ta. Me en­can­ta la ar­qui­tec­tu­ra, ado­ro que Lon­dres sea una ciu­dad pa­ra an­dar, me gus­ta ir al cam­po, me gus­ta la gen­te, los po­lí­ti­cos, las dis­cu­sio­nes, el tea­tro y el de­por­te, la co­mi­da. Me gus­ta que ha­ya pe­rros por to­dos la­dos. Cuan­do me mu­dé allí fue arries­ga­do. No co­no­cía a mu­cha gen­te y mi vida cam­bió com­ple­ta­men­te. GQ: ¿Por qué lo hi­cis­te? K. S.: Ame­ri­can Beauty se ha­bía es­tre­na­do, era 1999, y fue en­ton­ces cuan­do to­mé la de­ci­sión de unir­me al The Old Vic. No lo anun­cia­mos has­ta 2003. Ha­bía pa­sa­do 12 años vien­do si po­día cons­truir una ca­rre­ra como ac­tor de ci­ne. Pe­ro yo soy una ra­ta de tea­tro… y re­sul­ta que fun­cio­nó in­clu­so me­jor de lo que po­día es­pe­rar. Y allí es­ta­ba yo en la ci­ma del éxi­to cuan­do me die­ron el Oscar, y pu­de ver que las ca­ras de la gen­te cam­bia­ron, de­cían: "¡Eh tío!, aho­ra es­to es se­rio", pe­ro pa­ra mí era más un: "No quie­ro es­tar ha­cien­do siem­pre lo mis­mo". Sen­tí que no ne­ce­si­ta­ba ha­cer nin­gu­na ma­nio­bra ni en­ga­ñar­me a mí mis­mo, so­lo que­ría al­go di­fe­ren­te. Como no quie­ro se­guir ha­cien­do lo mis­mo den­tro de diez años. GQ: ¿Y qué hay de la pró­xi­ma dé­ca­da, pro­fun­di­za­rás más en la vía tec­no­ló­gi­ca? K. S.: Es­toy muy fas­ci­na­do por sa­ber por dón­de irá la na­rra­ción y dón­de la tec­no­lo­gía. Ahí es­tá la clave. No im­por­ta na­da la tec­no­lo­gía si las his­to­rias no son bue­nas. Al pú­bli­co no le im­por­ta una mier­da la pla­ta­for­ma, le im­por­ta el con­te­ni­do. GQ: ¿Te­nías al­gún re­pa­ro en ac­tuar pa­ra un videojuego como Call of Duty? K. S.: Nin­guno, me pa­re­ció una gran idea. GQ: ¿Qué es lo que te­nías que ha­cer? K. S.: Re­pre­sen­tar es­ce­nas, la úni­ca di­fe­ren­cia es que nor­mal­men­te vas pei­na­do, ma­qui­lla­do y dis­fra­za­do, pe­ro aquí no hay na­da de eso, lle­vas un cas­co en la ca­be­za, con una cá­ma­ra in­cor­po­ra­da y pun­tos por to­da la ca­ra. Es fas­ci­nan­te que la in­dus­tria del videojuego es­té en­tran­do en la na­rra­ción. Pa­ra mí era una ex­pe­rien­cia to­tal­men­te nue­va. GQ: Pe­ro ha­cías más co­sas cuan­do es­ta­bas en el The Old Vic. K. S.: No me ofre­cie­ron mu­cho. Yo era ese ti­po lo­co que ha hui­do de Holly­wood. No es­ta­ba es­ca­pan­do, iba ca­mino de al­go. GQ: ¿Te gus­ta la par­te fi­lan­tró­pi­ca de tu tra­ba­jo? K. S.: Mi­ra, no es cues­tión de ego, pe­ro a mu­cha gen­te le gus­ta­ría desa­yu­nar, co­mer o ce­nar con­mi­go, así que no me man­des a co­mer, desa­yu­nar o ce­nar si no van a fir­mar un mal­di­to che­que. Bill Clin­ton fue una gran ayu­da. Él es­ta­ba cap­tan­do fon­dos pa­ra su fun­da­ción y me lla­ma­ba y de­cía [po­ne voz de Clin­ton]: "Ke­vin, ten­go a es­tos eje­cu­ti­vos del Ci­pria­ni, pá­sa­te, qui­zá a al­guno le in­tere­se lo que ha­ces", y me pa­sa­ba la tar­de en­te­ra con­si­guien­do tar­je­tas de vi­si­ta. GQ: ¿Có­mo te hi­cis­te tan ami­go de Bill Clin­ton? K. S.: Vie­ne de le­jos. La co­sa es: nun­ca es­pe­ré a ver de qué la­do so­pla­ba el viento. No to­do el mun­do es así. Él lo re­cor­da­ba. GQ: Ano­che hablaste an­te mi­les de jó­ve­nes que te re­ci­bie­ron con en­tu­sias­mo, ¿no hu­bo una par­te en ti que pen­só "po­dría ser un buen po­lí­ti­co"? K. S.: No, pe­ro me en­can­ta en­tre­te­ner y ha­cer reír a la gen­te. GQ:. Tam­bién a Clin­ton. K. S.: Pe­ro yo pue­do ser más efec­ti­vo de­trás de las cá­ma­ras. Pue­des de­cir co­sas ar­tís­ti­ca y cul­tu­ral­men­te que no pue­des de­cir po­lí­ti­ca­men­te. GQ: ¿Te gus­ta el di­ne­ro? K. S.: Eso es como pre­gun­tar cuán­to cues­ta tu ca­sa. GQ: De nin­gún mo­do, es como pre­gun­tar si te gus­ta no te­ner que preo­cu­par­te por él. K. S.: To­da­vía me preo­cu­po por el di­ne­ro. Ven­go de una fa­mi­lia de cla­se me­dia. Mi ma­dre era quien man­te­nía a la fa­mi­lia, mi pa­dre pa­sa­ba mu­cho tiem­po desempleado, y vi lo di­fí­cil que era. Te­nía cla­ro que yo no iba a ser así.

"Lo más im­por­tan­te pa­ra mí es ser cu­rio­so. Te­ner in­te­rés. Es emo­cio­nan­te le­van­tar­te de la ca­ma y no

sa­ber qué va a ocu­rrir"

GQ: ¿Hay al­go en la gen­te exi­to­sa, que nun­ca es fe­liz? K. S.: Sí. Las per­so­nas que son real­men­te fe­li­ces con­si­go mis­mas son jo­di­da­men­te abu­rri­das. La peor pa­la­bra del mun­do es 'con­ten­to'. Cuan­do fui a Lon­dres, la gen­te pen­sa­ba que es­ta­ba lo­co. ¿Por qué no sen­tar­me jun­to a una pis­ci­na en Be­verly Hills co­lec­cio­nan­do che­ques? Ese no es el ti­po de vida que quie­ro. GQ: En­ton­ces es­tás fe­liz, pe­ro no con­ten­to. K. S.: Co­rrec­to. No es­toy con­ten­to por­que ten­go un ob­je­ti­vo. John Hus­ton es­ta­ba una vez en una ce­na con Tru­man Ca­po­te, Ava Gard­ner, Frank Si­na­tra y Ten­nes­see Wi­lliams, y les pi­dió a to­dos que di­je­sen una pa­la­bra que re­su­mie­se lo más im­por­tan­te en la vida pa­ra ellos. Sa­lió to­do lo tí­pi­co: fa­mi­lia, sa­lud, di­ne­ro. En­ton­ces le to­có a él y di­jo: "In­te­rés. Lo más im­por­tan­te es es­tar in­tere­sa­do". GQ: ¿Y esa es la tu­ya? K. S.: In­te­rés, sí. Ser cu­rio­so. Yo lo soy. Es muy emo­cio­nan­te le­van­tar­te de la ca­ma y no sa­ber qué va a ocu­rrir. GQ: ¿Tie­nes idea de dón­de es­ta­rás en diez años? K. S.: No, pe­ro los li­bros y la mú­si­ca for­ma­rán par­te de ello. Me gus­ta can­tar. Ten­go can­cio­nes con las que tra­ba­jar. GQ: ¿Y li­bros? K. S.: Es­cri­bi­ré so­bre he­chos reales. Ten­go tra­tos a pun­to. GQ: ¿So­bre? K. S.: Soy un lo­co de los re­cuer­dos. Me en­can­tan las car­tas. Me en­can­ta te­ner car­tas au­tén­ti­cas en mis ma­nos. Te­ner una car­ta es­cri­ta por Ten­nes­see Wi­lliams, John Way­ne o Spen­cer Tracy, y leer so­bre aque­llo que es per­so­nal, no co­ti­lleo, có­mo se ex­pre­sa uno mis­mo pa­ra un ami­go, es al­go úni­co, di­ver­ti­do y cau­ti­va­dor, me en­can­ta. Así que es­toy ha­cien­do un li­bro so­bre el ar­te de es­cri­bir car­tas. GQ: ¿Eres un in­fil­tra­do o un ex­tra­ño? K. S.: He apren­di­do a tra­ba­jar con el sis­te­ma, pe­ro soy un ex­tra­ño. Creo en la al­te­ra­ción y en ver las co­sas que vie­nen. En 1990, en la en­tre­ga de un pre­mio en re­co­no­ci­mien­to a to­da una vida a David Lean, es­ta­ba dan­do un dis­cur­so nor­mal de agra­de­ci­mien­to cuan­do se pa­ró a la mi­tad y di­jo: "Lo sien­to, pe­ro quie­ro di­ri­gir­me a los hom­bres de di­ne­ro de es­ta sa­la. Es­toy muy preo­cu­pa­do por la in­dus­tria del ci­ne de hoy. Mi­rad la lis­ta de los an­te­rio­res ga­na­do­res, to­dos ellos eran pio­ne­ros, ar­tis­tas emer­gen­tes. Los es­tu­dios los apo­ya­ban y ya no los es­táis apo­yan­do. Si con­ti­nua­mos apo­yan­do a ar tis­tas pio­ne­ros emer­gen­tes, la in­dus­tria del ci­ne cre­ce­rá y cre­ce­rá y si no, lo per­de­re­mos to­do en vir­tud de la te­le­vi­sión. La te­le­vi­sión to­ma­rá el con­trol". Lo di­jo en 1990, y nue­ve años más tar­de Los So­prano lo cam­bió to­do. Lo in­tere­san­te aho­ra es es­cu­char y bus­car otras se­ña­les. GQ: En­ton­ces, ¿có­mo va a ser? K. S.: No lo sé, pe­ro es­toy pres­tan­do aten­ción.

"La po­lí­ti­ca y la ac­tua­ción es­tán muy re­la­cio­na­das: el ob­je­ti­vo es te­ner una idea y trans­mi­tir­la"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.