Lo ju­ro por Tony So­prano DANIEL EN­TRIAL­GO Di­rec­tor de GQ FIR­MAS GQ

ES­TE JU­NIO NOS HAN AYU­DA­DO

GQ (Spain) - - La_Carta del Director - @da­nie­len­trial­go

ÚL­TI­MO PLANO, FUN­DI­DO A NE­GRO y por la pan­ta­lla aso­man ya los tí­tu­los de cré­di­to. Sue­na la sin­to­nía de ca­be­ce­ra (ya tan fa­mi­liar a nues­tros oí­dos que has­ta so­le­mos ta­ra­rear­la en la du­cha) y fin. Se aca­bó. The End. Tras ho­ras y ho­ras de so­fá (prue­ba a su­mar­las y te en­tra­rá hi­po del sus­to), tem­po­ra­das re­ple­tas de ca­pí­tu­los y de­ce­nas de con­ver­sa­cio­nes so­bre el te­ma en ce­nas con ami­gos o char­le­tas de ofi­ci­na jun­to a la im­pre­so­ra, nues­tra fic­ción pre­fe­ri­da –esa en la que he­mos in­ver­ti­do tan­to y tan­to tiem­po de ocio– se des­pi­de de no­so­tros pa­ra siem­pre. Mo­men­ta­zo, sin du­da; pe­ro tam­bién agri­dul­ce mez­cla de li­be­ra­ción y nos­tal­gia. Por un la­do sen­ti­mos unas ga­nas lo­cas de ave­ri­guar de una pu­ñe­te­ra vez qué es lo que va a pa­sar con la tra­ma y sus pro­ta­go­nis­tas. Pa­sar pá­gi­na. Pe­ro al mis­mo tiem­po no po­de­mos evi­tar un pe­que­ño pin­cha­zo de va­cío por den­tro (no es fá­cil de­cir adiós a Joan Holloway y el so­ni­que­te de sus ta­co­nes). Lo ex­pli­ca grá­fi­ca­men­te Jon Hamm, nues­tra por­ta­da de es­te mes. Se­gún él mis­mo co­men­ta, el am­bien­te que se res­pi­ra­ba en el set de ro­da­je du­ran­te los úl­ti­mos días de Mad Men –se­rie que con­clu­ye jus­to aho­ra tras ¡ocho! lar­gos años de emi­sión– se ase­me­ja­ba mu­cho al de una fies­ta de gra­dua­ción de ins­ti­tu­to o uni­ver­si­dad. La gen­te reía, ale­gre y sa­tis­fe­cha, fe­liz por el tra­ba­jo rea­li­za­do; pe­ro tam­bién flo­ta­ba en el éter cier­to vér­ti­go y me­lan­co­lía. Como en aquel úl­ti­mo gran ve­rano de la ado­les­cen­cia. – ¡Ma­dre mía! Qué bien lo he­mos pa­sa­do, ¿eh? – Sí. Pe­ro… ¿y aho­ra qué? El pro­ble­ma de los fi­na­les es que, mu­chas ve­ces, ge­ne­ran tan­ta ex­pec­ta­ción y cu­rio­si­dad que aca­ban por pro­vo­car­nos un efec­to re­bo­te. He­mos desa­rro­lla­do tal em­pa­tía por los per­so­na­jes y la his­to­ria que –si la con­clu­sión de la mis­ma no es­tá a la al­tu­ra– sal­ta­mos del amor al odio, como una no­via des­pe­cha­da, en dé­ci­mas de se­gun­do. "¡Pe­ro va­ya mier­da de fi­nal!", es­pe­ta­mos in­dig­na­dos al te­le­vi­sor (o tal vez con su va­rian­te aun más con­tun­den­te: "¡Pe­ro va­ya p... mier­da de fi­nal!"); que­re­mos fu­si­lar a los guio­nis­tas al ama­ne­cer, in­vo­car con el pu­ño al cie­lo la me­mo­ria de Chan­que­te y has­ta –por so­li­da­ri­dad– pen­sa­mos en ha­cer­nos so­cios de pa­go de la AAFP (Aso­cia­ción de Afec­ta­dos por el Fi­nal de Per­di­dos), el au­tén­ti­co ho­tel de los co­ra­zo­nes ro­tos de las se­ries.

Y a pe­sar de te­ner se­me­jan­te es­pa­da de Da­mo­cles col­gan­do so­bre sus ca­be­zas, los crea­do­res de se­ries de TV se em­pe­ñan ca­da tem­po­ra­da en pre­sen­tar­nos ca­pí­tu­los pi­lo­to más y más ori­gi­na­les, re­ple­tos de re­trué­ca­nos im­po­si­bles, gi­ros ines­pe­ra­dos y conejos sa­ca­dos de la chis­te­ra. Pe­ro como de­cía un ami­go mío cuan­do ju­gá­ba­mos al mus: "Es­to no es có­mo em­pie­za, cha­val, sino có­mo aca­ba". Así que, tras una nue­va de­cep­ción, pon­dre­mos a Aa­ron Sor­kin por tes­ti­go y pro­me­te­re­mos como un fies­te­ro con mu­cha re­sa­ca: "Nun­ca más. Lo de­jo. Es­ta es la úl­ti­ma vez que me en­gan­cho a una se­rie. Te lo ju­ro por Tony So­prano". Su des­ca­ro e irre­ve­ren­cia le con­vier­ten en uno de los fo­tó­gra­fos más re­co­no­ci­bles del uni­ver­so fas­hion. Es­te nú­me­ro le he­mos pe­di­do que ilu­mi­ne nues­tro ve­rano con un edi­to­rial ins­pi­ra­do en The Pink Pant­her. En GQ so­mos muy de to­mar el ape­ri­ti­vo, de ahí que es­te crí­ti­co gas­tro­nó­mi­co nos ha­ya con­ta­do tooo­do so­bre la cos­tum­bre que sus­ten­ta la eco­no­mía de los ba­res españoles des­de los tiem­pos de Cer­van­tes. Ha­blar de los 30 me­jo­res (o peo­res) fi­na­les de se­ries de TV es un asun­to pe­lia­gu­do que so­lo po­día ser tra­ta­do por la plu­ma de un crí­ti­co sa­gaz como Al­ber­to. Eso sí, si eres un ta­li­bán de Per­di­dos, ár­ma­te de au­to­con­trol. Pha­rrell Wi­lliams, Iggy Aza­lea, Sam Smith, Mark Ron­son, St. Vin­cent… Los ar­tis­tas que más y me­jor lo van a pe­tar es­te ve­rano so­lo po­dían con­ver­ger en el ob­je­ti­vo de es­te ex­cep­cio­nal retratista.

JO­SÉ MA­NUEL RUIZ PA­RI DUKOVIC

AL­BER­TO REY

TONY KELLY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.