El me­jor des­nu­do de 2014

Strip­tea­se

GQ (Spain) - - Chica Del Mes - De­tec­ti­ve

"Soy bas­tan­te li­be­ral, pe­ro fue un po­co ra­ro sa­ber que has­ta esa es­ce­na na­die se ha­bía da­do cuen­ta de que exis­tía", co­men­ta Dad­da­rio cuan­do le pre­gun­ta­mos acer­ca de la vi­si­bi­li­dad que le dio la mi­ni­se­rie. "Pe­ro Woody es­tu­vo en­can­ta­dor y fan­tás­ti­co. Y lle­va ha­cien­do es­to des­de siem­pre, así que sa­bía per­fec­ta­men­te có­mo desen­vol­ver­se en la es­ce­na".

Es­te mes, la ca­rre­ra de es­ta neo­yor­qui­na de 29 años se so­me­te a un nue­vo mo­vi­mien­to sís­mi­co con el th­ri­ller de desas­tres na­tu­ra­les San An­drés, don­de in­ter­pre­ta a la hi­ja de un pi­lo­to de res­ca­te del cuer­po de bom­be­ros de Los Án­ge­les (Dway­ne John­son) que se en­fren­ta a un te­rre­mo­to de mag­ni­tu­des bí­bli­cas. So­bre­vi­vir a grie­tas y tem­blo­res en una pe­lí­cu­la co­mer­cial de ve­rano con The Rock es apar­tar­se mu­cho del pres­ti­gio de True De­tec­ti­ve, pe­ro Dad­da­rio se lo plan­teó como un desafío, llá­me­se es­te efec­tos es­pe­cia­les u olas gi­gan­tes­cas. "Es­ta­ba dis­pues­ta a ir más allá pa­ra con­se­guir la me­jor in­ter­pre­ta­ción, y nun­ca dio un pa­so atrás", di­ce Brad Pey­ton, di­rec­tor de la pe­lí­cu­la. "Tie­ne el po­ten­cial y las he­rra­mien­tas pa­ra lle­gar to­do lo le­jos que quie­ra". Dad­da­rio, por su par­te, di­ce que dis­fru­tó de la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar en una pro­duc­ción de gran pre­su­pues­to. "He he­cho un mon­tón de co­sas nue­vas pa­ra mí: nun­ca ha­bía ro­da­do en Aus­tra­lia, ni ha­bía he­cho una es­ce­na den­tro de un tan­que de agua. Y en­ci­ma la co­mi­da era bue­ní­si­ma", ex­pli­ca.

Bro­mas apar­te, par­ti­ci­par en una gran pro­duc­ción le ha da­do la in­yec­ción de con­fian­za que lle­va­ba años per­si­guien­do. "So­lía que­dar­me en blan­co en las au­di­cio­nes", re­cuer­da. "A los 17, mis pa­dres me de­ja­ron vo­lar so­la a Los Án­ge­les pa­ra un cas­ting, pe­ro me pu­se tan ner­vio­sa que no pu­de de­cir ni una pa­la­bra".

Como mu­chas star­let­tes, Dad­da­rio se pa­gó los es­tu­dios tra­ba­jan­do de ca­ma­re­ra en un bar de Man­hat­tan, y en 2010 con­si­guió su gran opor­tu­ni­dad en el ci­ne con un pa­pel pro­ta­go­nis­ta en Percy Jack­son y el la­drón del ra­yo, que tu­vo su se­cue­la (Percy Jack­son y el mar de los mons­truos).

Ese año tam­bién man­tu­vo una su­pues­ta re­la­ción con­su­com­pa­ñe­ro­de­re­par­to­lo­gan­ler­many­se­mu­dó a la Cos­ta Oes­te. "Es­toy he­cha una hip­pie", di­ce, en re­fe­ren­cia a los há­bi­tos sa­lu­da­bles de Holly­wood, como ha­cer sen­de­ris­mo con su pe­rro Le­von (lla­ma­do así por Le­von Helm, el le­gen­da­rio ba­te­ris­ta de The Band). "Eso y mu­cho yoga y zu­mos ver­des".

Y AUN HAY MÁS…

Es­tea­ño­dad­da­rio­da­ráo­tro gol­pe de ti­món a su ca­rre­ra con The Choi­ce, adap­ta­ción de la no­ve­la de Ni­cho­las Sparks (El dia­rio de Noah) so­bre una chi­ca que en­tra en co­ma (no te­mas: ella ha­ce de la otra y es­tá cons­cien­te to­do el ra­to). Es su úl­ti­mao­por­tu­ni­dad­de­mos­trar una nue­va fa­ce­ta y dar un pa­so más en su ca­mino a la fa­ma, que per­si­gue con lo que po­dría­mos lla­mar un plá­ci­do de­sen­freno. "Me he vuel­to muy es­pi­ri­tual en to­do lo re­fe­ren­te a la in­ter­pre­ta­ción. La en­fo­co en plan zen", co­men­ta. "Y lo com­bino con una in­ten­sa y fe­roz am­bi­ción".

Su fren­te a Woody Ha­rrel­son en True

in­cen­dió la red.

Pa­re­cía una es­ce­na ran­dom en me­dio de la in­ten­si­dad de True De­tec­ti­ve, un bál­sa­mo pa­ra un es­pec­ta­dor fa­ti­ga­do por tan­ta con­ten­ción y tan­ta in­tri­ga. El jo­ven Marty Hart (Woody Ha­rrel­son) se pre­sen­ta en ca­sa de una jo­ven per­tre­cha­do con dos bo­te­llas de whisky y una ca­ja ro­ja de esas en las que se guar­dan los co­lla­res. Pe­ro no. Ni aque­llo era una jo­ya, ni el al­cohol se iba a be­ber, ni la es­ce­na era un re­la­jo pa­ra la au­dien­cia. Sen­ta­do en el so­fá, Marty des­obe­de­ce las ór­de­nes de la chi­ca, que le di­ce que no mue­va ni un múscu­lo mien­tras ella sir­ve un par de co­pas. ¿Pe­ro có­mo re­sis­tir­se a esa ex­plo­sión de car­ne, ju­ven­tud y pro­vo­ca­ción? En­ton­ces ella lo es­po­sa mien­tras le lee sus de­re­chos, se des­po­ja del top, re­ve­la… los pe­chos más es­pec­ta­cu­la­res que se han vis­to en una pan­ta­lla y se des­li­za ha­cia su en­tre­pier­na. So­ni­do de cre­ma­lle­ra y fun­di­do a ne­gro. Los hom­bres de Oc­ci­den­te pues­tos en pie con una fu­rio­sa erec­ción pre­gun­tán­do­se quién es esa mu­jer. Pues es Ale­xan­dra Dad­da­rio y ha­rá de la hi­ja de The Rock en San An­drés (fo­to de abajo). ¿Te atre­ves a se­du­cir­la aho­ra?

"Soy bas­tan­te li­be­ral, pe­ro se me hi­zo ra­ro sa­ber que has­ta que no sa­lí des­nu­da en True De­tec­ti­ve na­die se ha­bía da­do cuen­ta de mi exis­ten­cia"

POR DANIEL EN­TRIAL­GO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.