Se­cun­da­rio de lu­jo MI PA­PEL M ÁS CHUN­GO

Scoot Mcnairy si­gue re­cla­man­do su pro­ta­go­nis­mo en la se­gun­da en­tre­ga de Halt and Catch Fire.

GQ (Spain) - - Series -

Scoot Mcnairy es uno de los ti­pos más in­tere­san­tes del mo­men­to, aun­que tal vez no te sue­ne de na­da. Has­ta es po­si­ble que creas que he­mos es­cri­to mal su nom­bre y que en reali­dad se lla­ma Scott. Pe­ro no. El ac­tor te­xano de 37 años, que es­te mes es­tre­na la se­gun­da tem­po­ra­da del dra­ma in­for­má­ti­co de AMC Halt and Catch Fire, lle­va años apa­re­cien­do en tus se­ries y pe­lí­cu­las fa­vo­ri­tas, aun­que nun­ca te ha­yas fi­ja­do en él. Y la gra­fía de su nom­bre es co­rrec­ta, un apo­do que le pu­so su pa­dre cuan­do era pe­que­ño "por­que arras­tra­ba el cu­lo [scoot, en in­glés] por to­da la ca­sa".

Mcnairy es, de al­gu­na ma­ne­ra, el hom­bre que siem­pre es­tu­vo allí. Pri­me­ro en más de 200 anun­cios pa­ra la te­le­vi­sión ame­ri­ca­na, en los que pu­so su ca­ra al ser­vi­cio de mar­cas tan po­pu­la­res como Nestlé, Le­vi's o Moun­tain Dew. "Mi es­tra­te­gia pa­ra que me co­gie­sen era cam­biar un po­co el guión, aña­dir al­go de mi pro­pia co­se­cha y tra­tar de caer bien a los res­pon­sa­bles de cas­ting. Eso, y men­tir mu­cho. Si me pre­gun­ta­ban si ju­ga­ba al golf o si po­día ha­cer caí­da li­bre, yo siem­pre les de­cía que sí", re­cuer­da. A pe­sar de que en­ton­ces él era un fri­ki que es­tu­dia­ba pa­ra di­rec­tor y se dor­mía to­das las no­ches vien­do la pri­me­ra me­dia ho­ra de Ti­ta­nic "por­que es ci­ne­ma­to­grá­fi­ca­men­te alu­ci­nan­te", la in­dus­tria qui­so que aca­ba­se tra­ba­jan­do de­lan­te de la cá­ma­ra. Y se le es­tá dan­do muy bien.

Tras apa­ri­cio­nes epi­só­di­cas en tí­tu­los te­le­vi­si­vos muy co­no­ci­dos (Bo­nes, CSI, Có­mo co­no­cí a vues­tra ma­dre…) y pa­pe­les en pe­lí­cu­las de ba­jo pre­su­pues­to (Monsters, Bus­can­do un be­so a me­dia­no­che), en 2012 dio la ré­pli­ca a Brad Pitt en Má­ta­los sua­ve­men­te, y des­de en­ton­ces se ha con­ver­ti­do en un ha­bi­tual en los re­par­tos más in­tere­san­tes de los úl­ti­mos años: Per­di­da, Ar­go, Do­ce años de es­cla­vi­tud ola feel-good co­medy Frank, … Y aho­ra se pre­pa­ra pa­ra dar el sal­to de­fi­ni­ti­vo a las gran­des li­gas en dos de las superproducciones más es­pe­ra­das por el pú­bli­co: Bat­man vs. Su­per­man y (se­gún apun­tan to­dos los ru­mo­res) Star Wars Ant­ho­logy: Ro­gue One, el primer spin-off de la sa­ga ga­lác­ti­ca que di­ri­gi­rá su com­pin­che Ga­reth Ed­wards.

La his­to­ria de Mcnairy cum­ple to­dos los pa­tro­nes del sue­ño ame­ri­cano, pe­ro no el de un gol­pe de suer­te que te cam­bia la vida, sino el del ti­po que em­pie­za de ce­ro y, a ba­se de es­fuer­zo y ta­len­to, al­can­za lo más al­to de la pi­rá­mi­de so­cial. Con una gra­ve dis­le­xia des­de su más tier­na in­fan­cia, el ac­tor com­pen­sa sus di­fi­cul­ta­des pa­ra me­mo­ri­zar un guión in­terio­ri­zan­do sus per­so­na­jes a par­tir de fo­to­gra­fías, pe­lí­cu­las y ex­pe­rien­cias per­so­na­les, una téc­ni­ca que da a sus in­ter­pre­ta­cio­nes una pá­ti­na de rea­lis­mo y na­tu­ra­li­dad po­co co­mu­nes. Y se lo cu­rra más que na­die. En una en­tre­vis­ta re­cien­te le pre­gun­ta­ban si pen­sa­ba re­la­jar su rit­mo de ro­da­jes; Mcnairy con­tes­ta­ba: "He tra­ba­ja­do tan­to pa­ra lle­gar aquí que cuan­do se pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad no pue­do per­mi­tir­me de­jar­la pa­sar". Ad­mi­ra­ble.

Lo peor de ser el in­ge­nie­ro de Halt and Catch Fire.

Como he­mos di­cho, Scoot Mcnairy se to­ma muy en se­rio lo de me­ter­se en los za­pa­tos de sus per­so­na­jes. "Des­de que re­ci­bo el guión has­ta que em­pie­za el ro­da­je de cual­quier pro­yec­to, lo úni­co que ha­go es pen­sar en el per­so­na­je. Ten­go que con­se­guir ser él y, en cuan­to aca­bo el tra­ba­jo, lo úni­co que quie­ro es qui­tár­me­lo de en­ci­ma", lo que im­pli­ca, se­gún el ac­tor, afei­tar­se, cor­tar­se el pe­lo y cam­biar ra­di­cal­men­te de es­ti­lo. Si bien Gor­don Clark, el in­ge­nie­ro de Halt and Catch Fire, no es el más di­fí­cil de ex­pul­sar una vez que ha ter­mi­na­do de gra­bar, re­co­no­ce que es muy du­ro con­ver­tir­se en él. "Re­sul­ta muy di­fí­cil con­vi­vir con Gor­don. Mi mu­jer es muy pa­cien­te cuan­do ro­da­mos", con­fie­sa. ¿La ra­zón? Su ego des­me­di­do y sus ata­ques de ira. Si quie­res ver­los en la se­gun­da tem­po­ra­da, la es­tre­na AMC Es­pa­ña el 1 de ju­nio.

POR IA­GO DA­VI­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.