Dex­ter CHIS­TES DE CLA­SE TRA­BA­JA­DO­RA RO­SEAN­NE MATT WI­LLIAMS (1988-1997) FRIENDS Friends

JEFF LIND­SAY Y JA­MES MA­NOS JR. POR QUÉ 1 9 CO­LE­GAS

GQ (Spain) - - Travelling -

En su es­tra­fa­la­rio tra­mo nal era im­po­si­ble no ver un re ejo de la evo­lu­ción de la pro­pia Ro­sean­ne Barr (y lue­go Ar­nold, y lue­go…). Ella era ya in­men­sa­men­te ri­ca cuan­do a su ál­ter ego te­le­vi­so le to­có la lo­te­ría y se pa­só un buen nú­me­ro de epi­so­dios vi­vien­do una vida que no le co­rres­pon­día y que, lo que es peor, des­va­lo­ri­za­ba una se­rie que has­ta en­ton­ces ha­bía re­tra­ta­do con tan­to sar­cas­mo como res­pe­to a la cla­se me­dia-baja es­ta­dou­ni­den­se. Es­to fue co­rre­gi­do y de una ma­ne­ra muy dis­cu­ti­ble. Fue como pe­dir per­dón, al­go que Ro­sean­ne ja­más de­be­ría ha­ber he­cho.

DAVID CRA­NE Y MAR­TA KAUFF­MAN (1994-2004)

Se lla­ma­ban ami­gos pe­ro eran fa­mi­lia, nues­tra fa­mi­lia. Aque­llos chi­cos en una per­pe­tua edad ideal de­ja­ron huér­fa­nos a sus se­gui­do­res el día que se des­pi­die­ron. Sin em­bar­go, eran otros tiem­pos, me­nos his­té­ri­cos. La se­rie que lo fue TO­DO no ge­ne­ró un ca­ta­clis­mo cós­mi­co con su

nal, por­que no es­tá­ba­mos en­ton­ces tan co­nec­ta­dos como aho­ra. Ni tan col­ga­dos por las se­ries. Hoy, un nal como el de

ha­bría pa­ra­li­za­do el pla­ne­ta. Y ha­bría un cor­te de pe­lo de Ra­chel más. En su mo­men­to, el en­tra­ña­ble epí­lo­go de la úl­ti­ma gran co­me­dia de an­tes de que las se­ries fue­sen LMIDM (lo más im­por­tan­te del mun­do) no fue por­que eso to­da­vía no exis­tía. Lo que sí ge­ne­ró fue la ne­ce­si­dad de en­con­trar ri­dí­cu­la ob­se­sión te­le­vi­si­va que a día de hoy no ha si­do sa­tis­fe­cha. Es­to qui­zá dé una idea de que, nos gus­te o no (sí, hay gen­te a la que es­ta se­rie no le gus­ta), sí fue im­por­tan­te, y de que más allá de que los cam­bios de pei­na­do de Jen­ni­fer Anis­ton ca­si sir­van como mar­ca­do­res so­cio­ló­gi­cos de la épo­ca, su re­le­van­cia va mu­cho más allá de la pan­ta­lla. Su nal, sea­mos se­rios, no fue pa­ra tan­to. No se aca­bó el mun­do por­que

ter­mi­na­se. Hoy sí se aca­ba­ría (o al me­nos ten­dría­mos esa sen­sa­ción).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.