En el pais de los el­fos, An­na An­dres es la rei­na V

GQ (Spain) - - Noticias -

is­to con la pers­pec­ti­va del tiem­po, el de­rrum­ba­mien­to del mu­ro de Berlín ha traí­do a Eu­ro­pa mul­ti­tud de efec­tos in­de­sea­dos. No es el peor de ellos An­ge­la Mer­kel; ni tam­po­co la ne­ce­si­dad de apren­der­se de me­mo­ria to­da una re­tahí­la de nuevos y ex­tra­ños paí­ses don­de an­tes so­lo ha­bía una gran mancha ro­ja con la le­yen­da "URSS". Pe­ro to­das esas ten­sio­nes geo­po­lí­ti­cas, san­cio­nes eco­nó­mi­cas, ba­ta­llas co­mer­cia­les y gue­rras ha­bi­das en las úl­ti­mas dé­ca­das en Eu­ro­pa por efec­to de la ines­ta­bi­li­dad en las ex re­pú­bli­cas so­vié­ti­cas pa­li­de­cen an­te el he­cho de ha­ber des­cu­bier­to que, tras el te­lón de ace­ro, exis­ten chi­cas como An­na An­dres.

Sí, gra­cias a que ca­yó el Mu­ro te­ne­mos a An­na An­dres. Ella ni si­quie­ra ha­bía na­ci­do el 16 de no­viem­bre de 1989, pe­ro hay que dar­le las gra­cias a aquel fun­cio­na­rio ru­so mal in­for­ma­do que la lio par­da sin que­rer y pro­vo­có el co­lap­so de la Unión So­vié­ti­ca por­que, de no ha­ber­se ter­mi­na­do la Gue­rra Fría, no la ha­brías co­no­ci­do. Como na­da sa­bría­mos de ese vi­ve­ro de ru­bias de pier­nas in­ter­mi­na­bles, piel trans­pa­ren­te y ojos azu­les que es Ucra­nia.

Por al­go han lla­ma­do his­tó­ri­ca­men­te a es­te país del Bál­ti­co "el gra­ne­ro de Eu­ro­pa". An­na An­dres no es más –ni me­nos– que la gua­pa ofi­cial, la per­la mo­re­na, de una es­pec­ta­cu­lar co­se­cha de mo­de­los, ac­tri­ces y can­tan­tes. Tam­bién son ucra­nia­nas –aun­que es po­si­ble que si re­ci­tas to­dos sus nom­bres al re­vés te sal­ga la ali­nea­ción del equi­po olím­pi­co li­tuano de ba­lon­ces­to–, Ol­ga Kury­len­ko, Ve­ra Brezh­ne­va, Lu­ba Shu­mey­ko, Sne­ja­na Onop­ka, Na­ta­li­ya Got­siy, Oles­ya Ste­fan­ko, Mi­la Kras­noia­ro­va, Lary­sa Pozn­yak o An­to­ni­na Vasyl­chen­ko. Un au­tén­ti­co dream team de la be­lle­za es­la­va so­lo su­pe­ra­do por esa mu­jer que es Mi­chael Jor­dan y Ma­gic John­son jun­tos y que, por edad, po­dría ser el en­tre­na­dor del equi­po de án­ge­les ucra­nia­nos de Vic­to­ria's Se­cret: Mi­lla Jovovich.

Pe­ro vol­va­mos a An­na An­dres. Na­ció ha­ce 22 años en Lviv, una ciu­dad en la que se li­bra­ron im­por­tan­tes com­ba­tes du­ran­te la Pri­me­ra y la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y que tie­ne, al pa­re­cer, un cen­tro his­tó­ri­co muy bo­ni­to de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral por la Unes­co. Te lo de­ci­mos por si te ape­te­ce ir a vi­si­tar­la al­gún día. La ciu­dad, cla­ro –no te­mas, es­tá si­tua­da al oes­te del país–, por­que a An­na es bas­tan­te im­pro­ba­ble que la en­cuen­tres por allí. Po­co sa­be­mos de su in­fan­cia, vida y mi­la­gros, pe­ro sí que se pre­sen­tó al cer­ta­men de Miss Uni­ver­so Ucra­nia el año pa­sa­do y lo ga­nó –lo que, con­si­de­ran­do la com­pe­ten­cia, tie­ne bas­tan­te mé­ri­to–. Más tar­de re­nun­ció al tí­tu­lo por mo­ti­vos per­so­na­les y, en los úl­ti­mos tiem­pos, ha es­ta­do in­ten­tan­do lan­zar su ca­rre­ra como mo­de­lo en EE UU. A juz­gar por las fo­to­gra­fías de es­te re­por­ta­je, atri­bu­tos no le fal­tan pa­ra triun­far; y dis­po­ne de una im­por­tan­te ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va fren­te a sus com­pa­trio­tas: un nom­bre que no es ab­so­lu­ta­men­te im­po­si­ble de pro­nun­ciar.

HÉCTOR IZ­QUIER­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.