To­dos los nau­fra­gios

GQ (Spain) - - Firmas -

El pe­rio­dis­mo tie­ne un pro­ble­ma cuan­do se le po­nen cien­tos de ca­dá­ve­res ne­gros y anó­ni­mos en la puer­ta. No tie­ne in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra em­pa­ti­zar con ellos. Un muer­to es un nom­bre y des­pués un con­tex­to. El re­la­to del fa­lle­ci­do, sus am­bi­cio­nes, lo que de­ja­ba atrás ("el úl­ti­mo día, Ra­chid se des­pi­dió de su hi­ja con la pro­me­sa de vol­ver", esas co­sas tan me­ló­di­cas), me­te la tragedia en las ca­sas. Hay una fra­se muy im­pac­tan­te en­tre los lec­to­res de su­ce­sos que el pe­rio­dis­ta tra­ta siem­pre de pro­vo­car: "Pu­di­mos ser no­so­tros". Cuan­do el ho­rror pu­do ha­ber vi­vi­do puer­ta con puer­ta con el lec­tor, o ser el pro­pio lec­tor, se dis­pa­ra la cu­rio­si­dad por la no­ti­cia. El pe­rio­dis­mo, en el fon­do, si tie­ne que mos­trar un su­ce­so, sue­ña con que el lec­tor se iden­ti­fi­que en el ar­tícu­lo, a ser po­si­ble con la víc­ti­ma.

Al­gu­nos al­can­zan su des­tino y re­pa­ran en que el pa­raí­so pro­me­ti­do no era tal. Otros ni si­quie­ra tie­nen la for­tu­na de lle­gar vi­vos has­ta la cos­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.