Sin­sen­ti­dos eco­nó­mi­cos Las 7 cla­ves del

Le pe­di­mos al ir­lan­dés Benny Le­wis, au­tor del que nos ex­pli­que có­mo apren­der a cha­pu­rrear tiem­po.te­nien­do en cuen­ta que él ha­bla

GQ (Spain) - - Not Personal, Just Business -

Ya te ha­brás fa­mi­lia­ri­za­do con los con­cep­tos de deu­da pú­bli­ca y con si­tua­cio­nes en las que los paí­ses pi­den di­ne­ro a los ma­los ma­lí­si­mos mer­ca­dos fi­nan­cie­ros pa­ra con­se­guir pas­ta y pa­gar fac­tu­ras. Y en las que esa deu­da y esos in­tere­ses que de­ben pa­gar­se han obli­ga­do a ha­cer re­cor­tes drás­ti­cos a mu­chos paí­ses que, de nue­vo, obli­gan po­co des­pués a pe­dir más di­ne­ro y au­men­tar las deu­das. Aho­ra que ya tie­nen to­do eso más o me­nos cla­ro, lle­ga la quin­tae­sen­cia de es­te en­dia­bla­do y a ve­ces in­com­pren­si­ble sis­te­ma glo­bal que es el ca­pi­ta­lis­mo. Ha­bla­mos de que, a día de hoy, a va­rios paí­ses les es­tán pa­gan­do di­ne­ro por pres­tar­les, y no co­brán­do­les. Sí, no se en­tien­de. Es como si el ban­co se po­ne en con­tac­to con­ti­go por­que has pe­di­do un cré­di­to pa­ra com­prar­te un co­che y te co­mu­ni­ca que te de­ja­rá el di­ne­ro, pe­ro que en vez de pa­gar tú in­tere­ses (un 4% o un 7%), te los pa­ga­rá el ban­co. Acep­ta­rías, ¿no? Pues es­to es­tá pa­san­do en Eu­ro­pa con va­rios paí­ses, uno de ellos Es­pa­ña.

¿Có­mo es po­si­ble que de es­tar al bor­de de la quie­bra con in­tere­ses al­tí­si­mos pa­se­mos a que los fon­dos de in­ver­sión nos pa­guen di­ne­ro por com­prar deu­da? Múl­ti­ples mo­ti­vos se con­ju­ran pa­ra crear es­ta si­tua­ción anó­ma­la. El más im­por­tan­te es el ex­ce­so de li­qui­dez. Tras años de cri­sis eco­nó­mi­ca y de in­yec­ción a pun­ta pa­la de di­ne­ro por los Ban­cos Cen­tra­les, la pis­ci­na se des­bor­da de li­qui­dez. Y pe­se a los años, aun si­gue sin ha­ber su­fi­cien­tes in­ver­sio­nes atrac­ti­vas don­de me­ter to­do ese pas­ti­zal de di­ne­ro. Los gran­des in­ver­so­res no pue­den pa­rar, ne­ce­si­tan in­ver­tir­lo, mo­ver­lo, y que ese di­ne­ro no su­fra nin­gún ries­go (o, si se apu­ra, que el ries­go de pér­di­das sea el más con­tro­la­do y ba­jo po­si­ble). ¿Y de­jar­lo tran­qui­lo en la ca­ja fuer­te de un ban­co? Se­ría una op­ción, pe­ro tan­tos mi­les de mi­llo­nes en lí­qui­do tie­ne cier­to cos­te de man­te­ni­mien­to. Es­to se de­ri­va de que el pro­pio Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo co­bra un 0,2% a las en­ti­da­des que de­jan el di­ne­ro ocio­so en sus cuen­tas. ¿So­lu­ción? Es­tos gran­des in­ver­so­res pre­fie­ren com­prar deu­da pú­bli­ca en las subas­tas, y esa al­tí­si­ma de­man­da ha­ce que, por ejem­plo, aca­ben com­pran­do tí­tu­los españoles a tres me­ses pa­gan­do (y no co­bran­do) un 0,03%. Es de­cir, per­dien­do di­ne­ro. Sí, to­do muy lo­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.