Ca­ri­be sin pul­se­ri­ta

RE­PÚ­BLI­CA DO­MI­NI­CA­NA ofre­ce al­ter­na­ti­vas al to­do in­clui­do, des­de pla­yas sin gen­te has­ta rin­co­nes pa­ra es­ca­par. Van diez con­se­jos por si la pul­se­ri­ta pica.

GQ (Spain) - - Gq Weekend - 3. ¿DIS­FRU­TAS O TRA­BA­JAS? 9. LI­MI­TA­DO A 100 UNI­DA­DES

Te po­dría pa­sar a ti. Tus ami­gos te han con­ven­ci­do de que lo me­jor pa­ra tu des­pe­di­da de sol­te­ro es ir a un to­do in­clui­do. O tu chi­ca, que di­ce que es­tás muy es­tre­sa­do. O tu fa­mi­lia, por­que la abue­la cum­ple 80 y hay que ce­le­brar­lo… Pe­ro tú an­das re­tor­ci­do pen­san­do más en el cu­ña­do in­clui­do. Así que te ves en un avión rum­bo a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na con hor­das de fa­mi­lias con ni­ños gri­to­nes y es­tu­dian­tes que be­ben a es­con­di­das chu­pi­tos de Jä­ger­meis­ter y lla­man a las aza­fa­tas "ca­ri", mien­tras te po­nes ra­ción do­ble de ta­po­nes pa­ra pro­cu­rar lle­gar a des­tino sin que te de­ten­gan por te­ner "un día de fu­ria". Tran­qui­lo. So­lo tie­nes que pen­sar que no eres el úni­co y adop­tar la fle­xi­bi­li­dad de un jun­co. Aun­que en la is­la hay jun­cos, lo su­yo es em­pe­zar ba­jo una pal­me­ra.

1. BUS­CA UNA BUE­NA SOM­BRA

La tem­pe­ra­tu­ra me­dia anual de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na es de 25 ºc, así que pue­des ir en cual­quier épo­ca del año. Cier­to es que

tam­bién tie­nen ci­clo­nes (la pa­la­bra hu­ra­cán es de ori­gen taíno, como 'ha­ma­ca', 'ma­cu­to' o 'bar­ba­coa'). Pe­ro pa­ra sen­tir el Ca­ri­be en su ple­ni­tud, una bue­na pal­me­ra que­da me­jor en la fo­to, una de esas que aguan­tan ci­clo­nes y lo que les echen. La is­la cuen­ta con unas 8.000 es­pe­cies de plan­tas, así que hay don­de ele­gir. Una sugerencia: el ár­bol del uvero, uno de los más ca­rac­te­rís­ti­cos del Ca­ri­be y que cre­ce has­ta la ori­lla. Per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de las Poly­go­na­ceae y su nom­bre en la­tín es Coc­co­lo­ba uvi­fe­ra. No ha­ce fal­ta que te comas los fru­tos, so­lo sa­ca un li­bro y es­pe­ra a que te en­tren ga­nas de dar­te un chapuzón

2. EN­CUEN­TRA TU PLA­YA

Pien­sa que más allá de Pun­ta Ca­na hay otros 400 ki­ló­me­tros de cos­ta que abra­zan in­fi­ni­tas pla­yas de are­na blan­ca, con sus co­rres­pon­dien­tes co­co­te­ros y aguas azul tur­que­sa. Las hay sal­va­jes, pri­va­das, po­pu­la­res… ¿Una? Is­la Sao­na, si­tua­da den­tro del Par­que Re­gio­nal Pro­te­gi­do del Es­te, fren­te a la pro­vin­cia de Al­ta­gra­cia. Se lle­ga en lan­cha o ca­ta­ma­rán –es­te es un via­je­ci­to que por sí mis­mo me­re­ce la pe­na, aun­que pro­cu­ra no em­pe­zar a be­ber an­tes de las 10 de la ma­ña­na…– y es­tá re­ple­ta de pla­yas vír­ge­nes, así que, si tie­nes la ma­la suer­te de coin­ci­dir con otra gen­te, mar­ca tu pe­da­zo de pa­raí­so con la toa­lla, mi­ra al ho­ri­zon­te y ol­ví­da­te del res­to.

4. IMA­GI­NA TU PE­LÍ­CU­LA

El río Cha­vón, que dis­cu­rre ha­cia el es­te de la is­la y desem­bo­ca en la ma­ri­na de La Ro­ma­na es uno de esos lu­ga­res má­gi­cos con es­pec­ta­cu­la­res pa­no­rá­mi­cas que, se­gún le­yen­das ur­ba­nas, sir­vió de lo­ca­li­za­ción pa­ra al­gu­nas es­ce­nas de Apo­caly­pse Now. Aun­que eso no es cier­to, el pue­blo que lo co­ro­na, Al­tos de Cha­vón, es una muy ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ré­pli­ca de un pue­blo ita­liano del si­glo XVI. Di­se­ña­do por Ro­ber­to Cop­pa, un ita­liano que so­lía ha­cer es­ce­no­gra­fías pa­ra la Paramount –lle­gó al país en los 70 pa­ra de­co­rar la ca­sa de sus ami­gos Sil­va­na Man­gano y Dino De Lau­ren­tiis–, co­no­ció al pro­pie­ta­rio de los te­rre­nos e ini­ció la cons­truc­ción de es­ta pe­que­ña ciu­dad como si fue­ra un gran pla­tó. En­tre sus jo­yi­tas se en­cuen­tra, por ejem­plo, una ca­sa con cin­co chimeneas, que por su­pues­to tam­po­co fun­cio­nan. En la ca­pi­lla de San Es­ta­nis­lao se ce­le­bran bo­das, por­que a mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses les en­can­ta pen­sar que es­tán en la Tos­ca­na. Por cier­to, Mi­chael Jack­son tam­po­co se ca­só aquí. Pa­ra com­pen­sar el asun­to car­tón-pie­dra, en es­ta pe­que­ña ciu­dad se en­cuen­tra tam­bién una de las es­cue­las de ar­te más im­por­tan­tes –una es­pe­cie de pe­que­ña aca­de­mia de ta­len­tos–, que desa­rro­lla un pro­gra­ma de ar­tis­tas en re­si­den­cia en aso­cia­ción con la fir­ma sui­za Da­vi­doff. Tam­bién hay un muy in­tere­san­te mu­seo ar­queo­ló­gi­co y un enor­me an­fi­tea­tro de ins­pi­ra­ción clá­si­ca con ca­pa­ci­dad pa­ra 5.000 per­so­nas que inau­gu­ró Frank Si­na­tra en 1982.

5. BAI­LA, QUE TAM­PO­CO ES TAN DI­FÍ­CIL

No po­drás evi­tar­lo: es­te es el país de Juan Luis Gue­rra. La ba­cha­ta, el me­ren­gue o la sal­sa se­rán tu ban­da so­no­ra, tu ma­ná, tu ca­fé en el cam­po. La mú­si­ca es­tá en ca­da rincón que se te ocu­rra, des­de el ae­ro­puer­to a las ca­sas, los ba­ños, los ho­te­les o los ta­xis. Aquí to­do sue­na y pue­des mo­ver­te como te dé la ga­na. Tam­bién hay si­tio pa­ra la mú­si­ca elec­tró­ni­ca. Una vez al año, el fes­ti­val De­sa­lia, or­ga­ni­za­do por Ron Bar­ce­ló, aco­ge en la pla­ya de Ca­be­za de To­ro –una fa­bu­lo­sa re­ser­va na­tu­ral– a más de 5.000 per­so­nas en una no­che úni­ca con los me­jo­res DJ españoles y ex­tran­je­ros.

6. PON­TE CO­LO­NIAL

… Y dale una opor­tu­ni­dad a la his­to­ria. No de­jes pa­sar una vi­si­ta a la ca­pi­tal, San­to Domingo, cu­ya zo­na co­lo­nial fue de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co. No en vano fue la pri­me­ra ciu­dad eu­ro­pea en el Nue­vo Mun­do. Un pa­seo por la for­ta­le­za Oza­ma, la ca­te­dral, el Ba­luar­te del Con­de o el par­que Co­lón sal­pi­can una pe­que­ña ciu­da­de­la em­pe­dra­da­con­ca­fésy­tien­de­ci­tas­don­de­com­prar­ma­ma­jua­na, esa be­bi­da ener­gi­zan­te ela­bo­ra­da con ron y una mez­cla se­cre­ta de raí­ces y otras hier­bas, que es con­si­de­ra­da la via­gra do­mi­ni­ca­na.má­sa­llá­de­la­fron­te­rahis­tó­ri­ca,siem­pre­pue­des per­der­te en otro nu­do de ca­lles con ca­sas en­re­ja­das, ca­bles en­ma­ra­ña­dos y al fi­nal, la fron­te­ra del ma­le­cón que te lle­va­rá a ima­gi­nar in­fi­ni­tas his­to­rias de pi­ra­tas y con­quis­ta­do­res.

7. OTRAS IS­LAS EN LA IS­LA

Laín­su­laa­co­geen­su­li­to­ra­lo­tras­mu­cha­sis­las­lla­ma­das re­sorts. Pe­que­ños oa­sis aje­nos al bu­lli­cio de un país de puer­tas abier­tas y col­ma­dos, y mo­ti­llos, y vo­ces, y mú­si­ca per­ma­nen­te. Aho­ra, de­pen­dien­do de en cuál te en­cuen­tres, tu pa­raí­so tam­bién pue­de ser un in­fierno de ac­ti­vi­da­des pro­gra­ma­das, ani­ma­do­res pis­ci­ne­ros o bu­fets te­má­ti­cos. Un buen in­ven­to, en reali­dad, así que no protestes. Ima­gi­na có­mo se­ría tu vida si se te hu­bie­ra ocu­rri­do a ti esa sim­ple idea de con­ver­tir un des­tino va­ca­cio­nal con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra un so­lo fin: ren­dir­se al he­do­nis­mo. Eso es lo que ideó, allá por los 70, Frank Rainieri que, jun­to a Theo­do­re Kheel, de­ci­dió sa­car­le par­ti­do a unos te­rre­nos que ape­nas se ex­plo­ta­ban con plan­ta­cio­nes de azú­car y que hoy co­no­ces como Pun­ta Ca­na. Aho­ra, la clave pa­ra dis­fru­tar de es­te in­ven­to es to­mar­te las co­sas con cal­ma (la pri­sa ma­ta), no ha­cer­te de­ma­sia­do ami­go del ani­ma­dor, sa­ber sa­car­le par­ti­do al bu­fet (sin co­mér­te­lo to­do) y, lo más im­por­tan­te, cal­cu­lar los ho­ra­rios de to­do aque­llo que no quie­res ha­cer. Si por el con­tra­rio es­tás en un pri­mo­ro­so re­sort con villas y ca­rri­tos de golf a tu dis­po­si­ción, en­ton­ces po­drás ti­rar­te a la bar­to­la y de­jar­te me­cer por el lu­jo, que es un bien co­mún a cual­quier pa­raí­so te­rre­nal. Se­gu­ro que ya sa­bes que Oscar de la Ren­ta o Ju­lio Igle­sias cons­tru­ye­ron sus man­sio­nes en La Ro­ma­na, un ex­clu­si­vo com­ple­jo re­si­den­cial y ho­te­le­ro con al­gu­nos de los me­jo­res re­sorts de la is­la, cam­pos de golf y un cli­ma pri­ma­ve­ral to­do el año. Tam­po­co es di­fí­cil acos­tum­brar­se a vi­vir así.

8. PRUE­BA CO­SAS NUE­VAS

Ol­ví­da­te del zu­mo de na­ran­ja. Be­be agua de co­co y zu­mos de pa­pa­ya. Co­me man­gú, chi­vo y san­co­cho. No ol­vi­des que es­tás en una is­la ro­dea­da de mar y sus ha­bi­tan­tes. El pes­ca­do fres­co es un man­jar, y aun­que es­tas lan­gos­tas no co­no­cen los em­bis­tes de Vi­go, aquí te sa­brán a mar. Pe­ro en cual­quier ca­so las co­sas nue­vas no so­lo es­tán en el bu­fet. Apren­de a pes­car o apues­ta en el ca­sino. En Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na el jue­go –y no so­lo el béis­bol es tam­bién otro de­por­te na­cio­nal, y en­con­tra­rás ca­si­nos en las ciu­da­des, en ca­si to­dos los ho­te­les y re­sorts, con sus neo­nes y sus amis­to­sos an­fi­trio­nes, y el so­ni­do de fi­chas y mo­ne­das re­so­na­rán en tus oí­dos has­ta el ama­ne­cer.

10. OTRAS PERS­PEC­TI­VAS

Las po­si­bi­li­da­des de una is­la son in­fi­ni­tas. Da­te un pa­seo en avio­ne­ta o bu­cea. Aquí pue­des ha­cer ca­si to­do lo que ima­gi­nes: des­de vi­si­tar cue­vas has­ta ex­cur­sio­nes en ka­yac, pa­san­do por prac­ti­car es­quí acuá­ti­co, na­dar con ti­bu­ro­nes no­dri­za o ir en ca­ta­ma­rán. Si tu po­si­ción es más ho­ri­zon­tal, dale al me­nos una opor­tu­ni­dad a es­te ex­tra­ño y fas­ci­nan­te país a tra­vés de la li­te­ra­tu­ra. Pue­des ele­gir en­tre la cé­le­bre cró­ni­ca de Ma­rio Var­gas Llo­sa so­bre los úl­ti­mos días de Leó­ni­das Tru­ji­llo en La fies­ta del chi­vo o de­jar­te lle­var por La ma­ra­vi­llo­sa vida bre­ve de Ós­car Wao, del do­mi­ni­cano Ju­not Díaz. O lée­lo a la vuel­ta. En cuan­to subas de nue­vo al avión, em­pe­za­rás a echar­la de me­nos.

1. PIN­TU­RA EN DE­GRA­DA­DO Por pri­me­ra vez, Pors­che ofre­ce el Pa­na­me­ra en una pin­tu­ra bi­co­lor con de­gra­da­do ar­te­sa­nal. Se pin­ta a mano pa­ra ga­ran­ti­zar la ho­mo­ge­nei­dad. 2.AL­TAS PRES­TA­CIO­NES Con 570 CV de po­ten­cia y 750 Nm de par, el Pa­na­me­ra es una ber­li­na que no tie­ne na­da que en­vi­diar a los su­per­de­por­ti­vos más pu­ros del mer­ca­do. Equi­pa de se­rie el nue­vo Rear Seat En­ter­tain­ment Plus, jun­to con el sis­te­ma de so­ni­do en­vol­ven­te High End de Bur­mes­ter.

10. EQUI­PA­JE A JUE­GO De­bi­do al tú­nel de la trans­mi­sión, el ma­le­te­ro no es fá­cil. Por ello, Pors­che ofre­ce un jue­go op­cio­nal de ma­le­tas de Pol­tro­na Frau que se adap­ta al mis­mo. La fa­bri­ca­ción de es­ta se­rie del Pa­na­me­ra es­tá res­trin­gi­da a 100 uni­da­des. Si deseas ha­cer­te con uno, da­te pri­sa, por­que so­lo que­dan 25.

TIE­RRA A LA VIS­TA El 5 de di­ciem­bre de 1492 Cris­tó­bal Co­lón avis­tó es­ta is­la a la que bau­ti­zó como La Es­pa­ño­la. Aun­que hoy es­tá com­pues­ta por Hai­tí y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, fue el primer lu­gar del Nue­vo Mun­do don­de los españoles pi­sa­ron tie­rra.

PE­QUE­ÑOS PA­RAÍ­SOS Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na tie­ne una va­ria­da oro­gra­fía, con mon­ta­ñas, bos­ques, va­lles y la­gu­nas. No so­lo de pla­ya vi­ve el hom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.