Apo(rec­ti)lí­neo TT

El pe­que­ño de­por­ti­vo de Au­di en­tra en su ter­ce­ra ge­ne­ra­ción con me­nos cur­vas, más tec­no­lo­gía y un in­te­rior re­vo­lu­cio­na­rio.

GQ (Spain) - - Motor -

Hay en es­to de la in­dus­tria del au­to­mó­vil di­se­ños tan icó­ni­cos que con­vie­ne no to­car. Al me­nos, no de­ma­sia­do. Uno de ellos es, sin du­da, el del Au­di TT. Por ello, pues­tos a lan­zar al mer­ca­do su ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, los res­pon­sa­bles de la mar­ca bá­va­ra se han li­mi­ta­do a pu­lir­lo un po­co aquí y allá, sin nin­gu­na ga­na de arries­gar­se a prac­ti­car­le uno de esos cam­bios ra­di­ca­les que tan mal sue­len sen­tar­le a las ce­le­bri­ties. Con­for­me al es­pí­ri­tu de los tiem­pos, sus lí­neas son mu­cho más rec­tas –in­clui­da la ca­lan­dra de­lan­te­ra, aho­ra tra­pe­zoi­dal– y los gru­pos óp­ti­cos se han mo­di­fi­ca­do pa­ra dar en­tra­da a los fa­ros led –no­bles­se obli­gue–, pe­ro por lo de­más el TT si­gue sien­do un vehícu­lo de si­lue­ta per­fec­ta­men­te re­co­no­ci­ble.

Al­go más re­vo­lu­cio­na­rio sí que es el in­te­rior del pe­que­ño de­por­ti­vo, en el que por pri­me­ra vez se han sus­ti­tui­do los tra­di­cio­na­les re­lo­jes por una pan­ta­lla in­te­gral –y úni­ca en el co­che– de 12,3" en la que pue­den con­sul­tar­se, ade­más del ma­pa o las direcciones del na­ve­ga­dor, to­das las de­más fun­cio­nes del vehícu­lo.

En el in­te­rior del ca­pó, el Au­di TT alo­ja mo­to­ri­za­cio­nes po­ten­tes, tan­to ga­so­li­na –de 179 y 230 CV– como dié­sel –de 184 CV–. Sin em­bar­go, pues­tos a que­dar­nos con una me­cá­ni­ca, pre­fe­ri­mos la de 310 CV del TTS. Con trac­ción a las cua­tro rue­das, sus­pen­sión elec­tro­mag­né­ti­ca Au­di Mag­ne­tic Ri­de y to­dos esos adi­ta­men­tos es­té­ti­cos en­tre lo ma­ca­rra y lo ce­les­tial que lo ador­nan, es el com­ple­men­to per­fec­to pa­ra el hom­bre sol­te­ro que quie­re ser con­tem­pla­do como ma­cho al­fa ur­bano.

Con unas pla­zas tra­se­ras tes­ti­mo­nia­les, in­ser­vi­bles has­ta pa­ra una si­lla de be­bé, es­te TT pue­de ser tam­bién un úl­ti­mo can­to de re­bel­día pre­vio a la asun­ción a más al­tas res­pon­sa­bi­li­da­des. Olor a li­ber­tad al pre­cio de 36.000 eu­ros. O al­go así. El mun­do del au­to­mó­vil vi­ve una revolución di­gi­tal sin pre­ce­den­tes, pe­ro has­ta aho­ra so­lo Mer­ce­des-benz se ha­bía atre­vi­do a eli­mi­nar por com­ple­to to­dos los re­lo­jes analó­gi­cos del cua­dro de ins­tru­men­tos en su Cla­se S. Aun­que aho­ra cho­que, al­gún día es­to nos pa­re­ce­rá tan nor­mal como el he­cho de que los con­tro­les de la cli­ma­ti­za­ción es­tén al la­do de las sa­li­das de ai­re del vehícu­lo, como ocu­rre en es­te TT (¿por qué ha­bía es­ta­do en otro lu­gar to­do es­te tiem­po?). Am­bos de­ta­lles son las par­ti­cu­la­ri­da­des más rompe­doras en un in­te­rior que, como de cos­tum­bre, re­zu­ma ca­li­dad por los cua­tro cos­ta­dos.

RE­GLA Y COMPÁS Más que de la mano del di­se­ña­dor, en el nue­vo TT se pue­de ha­blar de la es­cua­dra y el car­ta­bón del di­se­ña­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.