El FU­TU­RO es­tá EN TU MU­ÑE­CA

La irrup­ción de los smart­wat­ches es­tá arro­jan­do un sin­fín de in­te­rro­gan­tes. El úni­co pa­ra el que te­ne­mos res­pues­ta a día de hoy es la cer­te­za de en­con­trar­nos an­te un mo­men­to de­ci­si­vo pa­ra que la in­dus­tria re­lo­je­ra tra­di­cio­nal pue­da ir más allá.

GQ (Spain) - - Gq Zoom -

Se­rá cier­to que el ad­ve­ni­mien­to del Ap­ple Watch –el tan­tí­si­mas ve­ces ru­mo­rea­do, y otras tan­tas apla­za­do, smart­watch del vi­sio­na­rio Ste­ve Jobs– es­tá lla­ma­do a cam­biar las re­glas del jue­go re­lo­je­ro? Es una pre­gun­ta sin res­pues­ta cla­ra. Por una par­te, la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca al com­ple­to se apre­su­ró a lan­zar an­tes que los de Cu­per­tino sus co­rres­pon­dien­tes pro­pues­tas de re­loj in­te­li­gen­te co­nec­ta­do a un mó­vil de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Unos con más acier­to que otros, pe­ro to­dos coin­ci­dían en la ne­ce­si­dad (co­mer­cial) de con­ver­tir es­tos nuevos dis­po­si­ti­vos de mu­ñe­ca en sa­té­li­tes im­pres­cin­di­bles de los irreem­pla­za­bles smartp­ho­nes. Res­pon­der o rea­li­zar lla­ma­das, re­ci­bir what­sapps, men­sa­jes de co­rreoy­no­ti­fi­ca­cio­nes­de­re­des­so­cia­les, sa­ber cuán­tos ki­ló­me­tros has re­co­rri­do hoy, nú­me­ro de pul­sa­cio­nes, cá­ma­ra de fo­to­sa­lo­ja­mes­bond…el­nue­vo­ju­gue­te ape­te­ce (y mu­cho).

Pe­ro por otra par­te, te­ne­mos a la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra clá­si­ca, a las fir­mas sui­zas con dé­ca­das y si­glos de his­to­ria crean­do be­lle­za a gol­pe de ar­te y pre­ci­sión, obli­ga­da a to­mar po­si­cio­nes an­te la nue­va ten­den­cia.

Se cal­cu­la que Ap­ple po­dría lle­gar a ven­der unos 30 mi­llo­nes de Watch en su primer año de vida co­mer­cial, lo que re­por­ta­ría a los ar­tí­fi­ces del ipho­ne unos be­ne­fi­cios de en­tre 10 y 15 bi­llo­nes de dó­la­res. Pe­se a se­me­jan­tes cifras, na­die en la in­dus­tria re­lo­je­ra sui­za ve en la apa­ri­ción del Watch una ame­na­za; no al me­nos como la que su­pu­so la irrup­ción de los pri­me­ros re­lo­jes di­gi­ta­les a fi­na­les de los 70; aque­lla cri­sis del cuar­zo, como se­de­no­mi­nó,con­du­joa­lain­dus­tria­re­lo­je­ra clá­si­ca al bor­de mis­mo del abis­mo.

Afor­tu­na­da­men­te, hoy no es­ta­mos en ese pun­to. Fir­mas re­lo­je­ras como TAG Heuer, Mont­blanc, Guc­ci, Breitling, IWC Schaff­hau­sen o Swatch, en­tre otras, han anun­cia­do que van a su­mar­se a la aven­tu­ra de la co­nec­ti­vi­dad. La apro­xi­ma­ción de la re­lo­je­ría tra­di­cio­nal –tan­to me­cá­ni­ca como de cuar­zo– a los smart­wat­ches es­tá co­men­zan­do a afron­tar­se des­de dos pers­pec­ti­vas: re­loj de cor­te clá­si­co con cier­tos plu­ses o re­loj de cor­te di­gi­tal con­ce­bi­do pa­ra sa­car­le ma­yor ren­di­mien­to al smartp­ho­ne de turno. Se es­pe­ra que es­te mer­ca­do al­can­ce los 10.000 mi­llo­nes de uni­da­des en 2018, se­gún un es­tu­dio de la em­pre­sa de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros Ci­ti­group. Has­ta aquí to­do co­rrec­to. Sin em­bar­go, en el ho­ri­zon­te se atis­ban al­gu­nas nu­bes de tor­men­ta.

Cuán­to du­ra un smartp­ho­ne? Ven­ga, sí, ha­ble­mos cla­ro. Na­die es ca­paz, so­bre­pa­sa­dos los dos años de uso dia­rio, de man­te­ner la cal­ma con el que en su día fue­ra el mó­vil in­te­li­gen­te más ma­ra­vi­llo­so y po­ten­te del uni­ver­so. Los te­lé­fo­nos vie­nen con fe­cha de ca­du­ci­dad y, por tan­to, to­do in­vi­ta a pen­sar que con los smart­wat­ches ocu­rri­rá lo mis­mo. Una reali­dad to­tal­men­te aje­na a la al­ta re­lo­je­ría. Las ma­nu­fac­tu­ras crean ob­je­tos de de­seo imperecederos y en su ADN es­tá es­cri­to que han de pa­sar de pa­dres a hi­jos.

Pa­ra los ex­per­tos en gad­gets Ca­ro­li­na De­nia y Juan Cas­tro­mil, au­to­res del ca­nal Clip­set en el que pa­san con­cien­zu­da re­vis­ta a to­das las no­ve­da­des tec­no­ló­gi­cas, "la in­dus­tria re­lo­je­ra sui­za ya tie­ne su si­tio en el mer­ca­do y es­te es, bá­si­ca­men­te, el del lu­jo. La cri­sis del cuar­zo fue so­lo uno de los gol­pes que han su­fri­do, des­pués lle­ga­ron los chi­nos y fi­nal­men­te los smartp­ho­nes. Quien lle­va un re­loj sui­zo aho­ra lo ha­ce por el es­ta­tus, no por las pres­ta­cio­nes, y ahí po­co van a ras­car los smart­wat­ches. Si aca­so el Ap­ple Watch Edi­tion [ocho mo­de­los con ca­ja de oro de 18 qui­la­tes y cris­tal de za­fi­ro pu­li­do, des­de 11.000 eu­ros]".

So­bre los com­pra­do­res del fu­tu­ro, los mi­llen­nials de hoy, apun­tan: "Los smart­wat­ches es­ta­rán cla­ra­men­te en­tre sus ca­pri­chos. Pa­re­ce cla­ro que, de com­prar­se al­gún ti­po de re­loj, se­rá muy pro­ba­ble que sea un smart­watch, pe­ro aun es­tá por de­mos­trar que es­tos dis­po­si­ti­vos sean ca­pa­ces de ha­cer­se un hue­co y apor­tar al­gu­na uti­li­dad real. Lo que sí pa­re­ce cla­ro es que van ca­mino de con­ver­tir­se en un sím­bo­lo de es­ta­tus pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes".

Y mien­tras los re­lo­jes in­te­li­gen­tes asus­tan a los clá­si­cos con la in­cor­po­ra­ción, por ejem­plo, del men­cio­na­do oro de 18 qui­la­tes, Sui­za co­mien­za la aza­ro­sa ta­rea de es­ta­ble­cer nue­vas alian­zas co­mer­cia­les con fa­bri­can­tes de pro­ce­sa­do­res, pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas y otros com­po­nen­tes de co­mu­ni­ca­ción en ma­nos de com­pa­ñías es­pe­cia­li­za­das con se­de , ma­yo­ri­ta­ria­men­te, en Amé­ri­ca y Asia. En es­te as­pec­to, la si­tua­ción re­cuer­da va­ga­men­te a las in­cer­ti­dum­bres de los acia­gos 70.

TAG Heuer, Goo­gle e In­tel anun­cia­ban a co­mien­zos de año que uni­rán fuer­zas pa­ra lan­zar un smart­watch sui­zo al que ca­da com­pa­ñía apor­ta­rá su ex­pe­rien­cia en re­lo­je­ría de lu­jo, soft­wa­re y hard­wa­re. Pa­ra Blan­ca Pan­zano, di­rec­to­ra ge­ne­ral de LVMH Re­lo­je­ría y Jo­ye­ría y di­rec­to­ra de TAG Heuer Es­pa­ña, "es­te acuer­do inau­gu­ra una nue­va era de co­la­bo­ra­ción en­tre los fa­bri­can­tes sui­zos y Si­li­con Va­lley lo que, des­de nues­tra pers­pec­ti­va, equi­va­le a un gran mo­men­to pa­ra con­quis­tar nue­vas co­mu­ni­da­des. Es­toy con­ven­ci­da de que los smart­wat­ches po­drían con­ver­tir­se en una de las me­jo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra la in­dus­tria re­lo­je­ra tra­di­cio­nal, y de ahí la im­por­tan­cia de su­bir­se a ese tren". Y aña­de: "Es­pe­ro que los smart­wat­ches sean muy bien aco­gi­dos por el pú­bli­co jo­ven y se con­vier­tan en un éxi­to de ven­tas; eso sig­ni­fi­ca­rá que ha­brá más clien­tes po­ten­cia­les que quie­ran ad­qui­rir al­go di­fe­ren­te y úni­co como se­rá el smart­wactch de TAG Heuer. Es­toy con­ven­ci­da de que se­gui­rán apre­cian­do el di­se­ño, el sa­ber ha­cer re­lo­je­ro y el com­po­nen­te ar­te­sa­nal de nues­tros re­lo­jes como es­ta­tus de pres­ti­gio y ex­clu­si­vi­dad".

Pe­ro es­te no es el úni­co anun­cio. Swatch pre­pa­ra su primer smart­watch con au­to­no­mía in­fi­ni­ta (sí, in­fi­ni­ta), gra­cias a la tec­no­lo­gía inalám­bri­ca NFC (Near Field Com­mu­ni­ca­tion) y soft­wa­re An­droid. Por su par­te, Mont­blanc ha pre­sen­ta­do una pul­se­ra elec­tró­ni­ca (con fun­cio­nes de ras­treo de ac­ti­vi­dad,no­ti­fi­ca­cio­nes,con­tro­lesy­com­pa­ti­bi­li­dad­co­nan­droi­deios)adap­ta­blea­sus re­lo­jes Ti­me­wal­ker. "Se tra­ta de que nues­tros clien­tes pue­den man­te­ner su re­loj me­cá­ni­co de al­ta ca­li­dad y te­ner un dis­po­si­ti­vo en la mu­ñe­ca al mis­mo tiem­po. Pa­ra no­so­tros un re­loj me­cá­ni­co siem­pre ten­drá mu­cho más sig­ni­fi­ca­do que uno di­gi­tal, por eso he­mos desa­rro­lla­do es­ta pul­se­ra", apun­ta Jé­rô­me Lam­bert, CEO de Mont­blanc.

En el ca­so Breitling y su mo­de­lo B55 Con­nec­ted, más que ha­cer del re­loj una ex­ten­sión del te­lé­fono, pre­fie­ren que el cro­nó­gra­fo si­ga sien­do el due­ño ab­so­lu­to y la co­ne­xión con el smartp­ho­ne el ca­mino pa­ra efec­tuar cier­tos ajus­tes (hu­sos ho­ra­rios, alar­mas, pa­rá­me­tros de vi­sua­li­za­ción y fun­cio­na­mien­to, mo­do no­che…). IWC Schaff­hau­sen tam­bién tie­ne pre­vis­to lan­zar el IWC Con­nect, un pe­que­ño mó­du­lo adap­ta­ble a la co­rrea a tra­vés del que ac­ce­der a in­ter­net y al­gu­nas apli­ca­cio­nes. Y Guc­ci ha­bla de otra pul­se­ra elec­tró­ni­ca (ins­pi­ra­da por el mú­si­co Will.i.am) que no ne­ce­si­ta­rá mó­vil ya que ten­drá co­ne­xión 3G di­rec­ta pa­ra ha­cer lla­ma­das, en­viar men­sa­jes y co­nec­tar­se a re­des so­cia­les.

Sui­za se mue­ve, sí, pe­ro no en blo­que. "Fir­mas como Patek Phi­lip­pe o Bre­guet han anun­cia­do que su po­lí­ti­ca co­mer­cial es in­com­pa­ti­ble con los smart­wat­ches", re­cuer­da Francisco Bau­tis­ta, ex­per­to y hu­ma­nis­ta de la tec­no­lo­gía. "El re­loj, pre­vi­si­ble­men­te, vi­vi­rá en los pró­xi­mos años una se­gun­da ju­ven­tud, pe­ro el dis­po­si­ti­vo tec­no­ló­gi­co que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes van a uti­li­zar de for­ma ma­si­va es­tá por in­ven­tar. Pro­ba­ble­men­te, no se­rán ni unas ga­fas, ni un re­loj, ni si­quie­ra un smartp­ho­ne …taly como hoy lo co­no­ce­mos".

Na­cho Pa­lou, del por­tal Mi­cro­sier­vos y co­lum­nis­ta de GQ, ahon­da en la mis­ma in­cóg­ni­ta: "No sa­be­mos si den­tro de diez años ha­brá mó­vi­les y re­lo­jes, al me­nos tal como los de­fi­ni­mos hoy. O si en cam­bio no exis­ti­rá na­da pa­re­ci­do por­que ha­brán si­do re­em­pla­za­dos por cual­quier com­bi­na­ción o va­rian­te po­si­ble, tal vez en for­ma de wea­ra­ble. Lo que sí es se­gu­ro es que los mi­llen­nials, como sus an­ces­tros, usa­rán cual­quier co­sa que les per­mi­ta co­mu­ni­car­se en­tre ellos… sea un re­loj, unas ga­fas o un par de za­pa­tos. Al fin y al ca­bo co­mu­ni­car­se es la esen­cia del ser hu­mano". ¿O no?

"Aun es­tá por de­mos­trar que los smart­wat­ches sean ca­pa­ces de ha­cer­se un hue­co y apor­tar al­gu­na uti­li­dad real"

POR FRUE­LA ZU­BI­ZA­RRE­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.