El fu­tu­ro ya es­tá aquí (y da mie­di­to)

Ro­bots, in­sec­tos cí­borg y su­per­hom­bres. Lo ha­bía­mos vis­to en ci­ne y li­te­ra­tu­ra, pe­ro aho­ra se in­ves­ti­ga (muy en se­rio) pa­ra con­ver­tir to­do es­to en reali­dad. Así se­rá LA GUE­RRA DEL FU­TU­RO.

GQ (Spain) - - Ciencia -

En 2003, cuan­do EE UU in­va­dió Irak, su ejér­ci­to ape­nas te­nía un pu­ña­do de dro­nes en su ar­se­nal. Hoy, po­co más de una dé­ca­da des­pués, dis­po­ne de más 7.000 ar­te­fac­tos. En la gue­rra hay, co­mo lo de­fi­nen los ex­per­tos, ele­men­tos que des­es­ta­bi­li­zan tan­to que son ca­pa­ces de cam­biar su de­sa­rro­llo, sus re­glas del jue­go (ga­me chan­ger, en in­glés). Han exis­ti­do a lo lar­go de la his­to­ria. Las ar­mas de fue­go, en su mo­men­to, por ejem­plo. El fe­rro­ca­rril o el te­lé­gra­fo, des­de el sec­tor ci­vil. O la bom­ba ató­mi­ca. Los dro­nes tam­bién lo son. Sin em­bar­go, la in­ves­ti­ga­ción en el sec­tor bé­li­co va más allá. Esos dro­nes son pre­sen­te y ya cam­bian las re­glas de la gue­rra, por­que al­te­ran la for­ma de des­ple­gar­se, de pre­pa­rar­se tác­ti­ca­men­te o in­clu­so de ata­car al enemi­go. Pe­ro hay pro­yec­tos en fa­ses em­brio­na­rias o de de­sa­rro­llo in­clu­so que for­ma­rán par­te de las ba­ta­llas del fu­tu­ro y que de nue­vo tras­to­ca­rán el con­cep­to que te­nía­mos de ellas.

Lo cu­rio­so es que nin­guno, aun­que no se­pa­mos na­da de ellos, nos sor­pren­de­rá. Por­que to­das las ideas que in­ten­tan desa­rro­llar or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la Agen­cia de In­ves­ti­ga­ción Avan­za­da del Pen­tá­gono (DARPA, en in­glés), la más avan­za­da y co­no­ci­da del mun­do (nó­te­se el efec­to pro­pa­gan­da que tie­ne su pu­bli­ci­dad), las he­mos vis­to ya en las no­ve­las y en las pe­lí­cu­las de cien­cia fic­ción. Des­de los ro­bots au­tó­no­mos con­tra los que ya pre­vie­ne Na­cio­nes Uni­das has­ta las ba­las con efec­to. Aho­ra se in­vier­ten cien­tos de mi­llo­nes pa­ra que se ha­gan reali­dad. Pa­ra con­se­guir, an­tes que na­die, te­ner esas ar­mas ca­pa­ces de ga­nar las gue­rras del fu­tu­ro. Y eso aun­que la ma­yo­ría de es­tos pro­yec­tos ten­gan per­di­do de an­te­mano el de­ba­te éti­co –e in­clu­so le­gal– que plan­tea su pró­xi­ma exis­ten­cia.

POR DA­VID LÓ­PEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.