NO ES FÁ­CIL

GQ (Spain) - - Gq 100 -

des­ta­car en Los Án­ge­les en­tre tan­ta si­li­co­na y tan­to pe­lu­cón con­fec­cio­na­do a ba­se de ex­ten­sio­nes. Pa­ra el ojo neó to, la ciu­dad de Los vi­gi­lan­tes de la pla­ya es una ma­sa ho­mo­gé­nea de pi­bo­nes que con­du­cen vehícu­los enor­mes con el ma­le­te­ro car­ga­do de sue­ños cum­pli­dos. Sin em­bar­go, el an­ge­lino bre­ga­do en be­lle­zas de bó­tox e ilu­sio­nes frus­tra­das, re­co­no­ce al ins­tan­te el ca­ris­ma y el atrac­ti­vo na­tu­ral. Por eso no nos sor­pren­den las nu­bes de cu­rio­sos que nos ro­dean ca­da vez que nos de­te­ne­mos en una lo­ca­li­za­ción pa­ra in­mor­ta­li­zar la sensualidad de Erin Heat­her­ton, el án­gel pa­ra el que Dios re­ser­vó las me­jo­res pe­cas del pa­raí­so. "Las pe­cas lo son to­do", nos ex­pli­ca. "Me en­can­tan las mías y tam­bién amo al res­to de al­mas pe­co­sas". Mal­di­ta sea, ¿al­guien sa­be si se pue­den ta­tuar esas co­sas? Se­gu­ro que lo pri­me­ro que te vie­ne a la ca­be­za cuan­do es­cu­chas el nom­bre de Erin Heat­her­ton es que fue no­via de Leo­nar­do Dica­prio (¿y quién no?). O que des ló pa­ra Vic­to­ria's Se­cret du­ran­te tres años con­se­cu­ti­vos. In­clu­so es po­si­ble que es­tos Re­yes te re­ga­la­ses el nú­me­ro de enero de Sports Illus­tra­ted, pa­ra ver có­mo lle­na­ba sus pá­gi­nas in­te­rio­res con to­dos sus en­can­tos muy bien co­lo­ca­dos ba­jo un na­no­bi­qui­ni.

Pe­ro hay un mon­tón de co­sas que des­co­no­ces de es­ta ru­bia de 26 años na­tu­ral de Sko­kie, Illi­nois. "Creéis que lo sa­béis to­do so­bre mí, pe­ro me en­can­ta de­ja­ros a cua­dros", ad­vier­te. Co­mo si quie­res de­jar­nos a gre­cas, no­so­tros es­ta­mos en­tre­ga­dos. Co­men­za­mos a re­pa­sar su cu­rrícu­lo por el prin­ci­pio. Nos cuen­ta que la pri­me­ra vez que co­gió un avión fue pa­ra vi­si­tar la Uni­ver­si­dad de Mia­mi, pe­ro nun­ca lle­gó a ma­tri­cu­lar­se por­que, an­tes de po­ner un pie en el cam­pus, un boo­ker le ofre­ció un con­tra­to pa­ra ser mo­de­lo. Su si­guien­te vue­lo fue a Nue­va York, y a los dos días de lle­gar ya te­nía agen­cia y tra­ba­jo. La pren­da te­nía en­ton­ces 17 pri­ma­ve­ras. "Ha­ce nue­ve años ni se me ha­bría pa­sa­do por la ca­be­za que iba a lle­gar tan al­to", nos con esa. Le­jos de su­frir esa so­le­dad de la que hablan las que al­can­zan la cum­bre, en es­te tiem­po Erin se lo ha pa­sa­do bien. Muy bien. Pi­ra­ta, va­ya. Nos cuen­ta que Ibi­za es uno de sus des­ti­nos fa­vo­ri­tos (y no so­lo por sus pla­yas), que le en­can­ta la mú­si­ca de Ae­ro­pla­ne y Plas­tic Pla­tes (lo que co­mún­men­te se de­no­mi­na "hou­se­te del bueno") y le frus­tra que to­da­vía no se ha­ya in­ven­ta­do la bar­ba­coa pla­ye­ra com­bi­na­da con pool party. "¿Por qué ten­go que ele­gir?", pro­tes­ta. Es­ta­mos tra­ba­jan­do en ello, Erin, espera a que sal­ga­mos de nues­tro em­be­le­so.

Pe­ro aho­ra, su­pe­ra­do el ecua­dor de la vein­te­na y em­pa­re­ja­da con el mú­si­co y pro­duc­tor aus­tra­liano Felix Blox­som, sus ob­je­ti­vos es­tán pues­tos en las an­tí­po­das de Es­pa­ña (co­ra­zón ro­to tras es­cu­char la no­ti­cia: Erin si­gue ha­blan­do mien­tras en­ju­ga­mos nues­tras lá­gri­mas en uno de los ba­ña­do­res que he­mos usa­do pa­ra las fo­tos), don­de quie­re pre­sen­tar un pro­gra­ma de de­por­tes. "Creo que he prac­ti­ca­do to­dos los de­por­tes que exis­ten. Gra­cias a eso soy una bue­na ju­ga­do­ra de equi­po y di­ría que es par­te de mi éxi­to co­mo mo­de­lo", ase­gu­ra. Y tam­bién nos re­co­mien­da que la si­ga­mos en las re­des so­cia­les, por­que es­te año tie­ne mu­cho que anun­ciar. Es­pe­re­mos que las lá­gri­mas que nos pro­vo­ca su mar­cha al otro la­do del pla­ne­ta nos per­mi­ta, al me­nos, dis­fru­tar de su Ins­ta­gram.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.