El fin del di­ne­ro La ciu­dad co­nec­ta­da

20 ejem­plos reales que de­mues­tran có­mo la tec­no­lo­gía va a se­guir cam­bian­do (aun más) nues­tro día a día.

GQ (Spain) - - Not Personal, Just Business -

El di­ne­ro en me­tá­li­co tie­ne los días con­ta­dos. Los pri­me­ros pa­sos se es­tán dan­do en paí­ses es­can­di­na­vos, pe­ro el aná­li­sis de cos­te y be­ne­fi­cio tie­ne im­pli­ca­cio­nes tan ob­vias que es fá­cil aven­tu­rar su rá­pi­da ex­ten­sión por el res­to de paí­ses. En Es­to­col­mo o Hel­sin­ki es ha­bi­tual pa­gar un ca­fé con apps o el bi­lle­te de bus en má­qui­nas pú­bli­cas que no acep­tan me­tá­li­co. En ma­yo fue no­ti­cia el ca­so de Di­na­mar­ca, don­de da­ban un pa­so más allá: per­mi­tir a cier­tos co­mer­cios re­cha­zar pa­gos en me­tá­li­co a par­tir de 2016. Tal y co­mo ex­pli­ca­ba a The Guar­dian So­fie F. An­der­sen, de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio da­ne­sa, usar cash tie­ne cos­tes pres­cin­di­bles: apar­te de que los em­plea­dos tie­nen que des­ti­nar tiem­po a ges­tio­nar­lo, su­po­ne in­ver­sio­nes en se­gu­ri­dad que po­drían aho­rrar­se.

Sin em­bar­go, la des­apa­ri­ción del di­ne­ro en me­tá­li­co tie­ne, en las ac­ti­vi­da­des ile­ga­les, efec­tos de­vas­ta­do­res. En dos di­rec­cio­nes. La pri­me­ra es la vin­cu­la­da a las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que tie­nen re­la­ción con ne­go­cios fue­ra de la ley co­mo el nar­co­trá­fi­co. El di­ne­ro que pro­ce­de de es­tas ac­ti­vi­da­des re­quie­re de es­truc­tu­ras com­ple­jas pa­ra la­var­lo e in­tro­du­cir­lo en el cir­cui­to ban­ca­rio sin ge­ne­rar sos­pe­chas. El efec­to de ma­yor im­pac­to, no obs­tan­te, nos pi­lla mu­cho más cer­ca. Sin me­tá­li­co es di­fí­cil que sub­sis­ta la economía su­mer­gi­da. Se cal­cu­la que, en nues­tro país, unos 200.000 mi­llo­nes de eu­ros es­tán fue­ra del cir­cui­to le­gal, un 20% de to­da la ri­que­za que ge­ne­ra­mos en­tre to­dos en un año. Las con­se­cuen­cias de que to­dos es­tos in­ter­cam­bios fue­ran ac­ce­si­bles a las au­to­ri­da­des se­rían in­creí­bles, so­bre to­do pa­ra la Ha­cien­da pú­bli­ca. Al­gu­nos teó­ri­cos ven aquí un pa­so fun­da­men­tal en el des­cen­so de im­pues­tos que pa­ga­mos pa­ra man­te­ner el Es­ta­do del bie­nes­tar. En la par­te ne­ga­ti­va, al­gu­nos aler­tan del ries­go que su­po­ne es­tar a mer­ced de ata­ques in­for­má­ti­cos sin otras al­ter­na­ti­vas. E in­clu­so tam­bién se ha plan­tea­do que es­ta me­di­da ha­ría muy di­fí­cil so­bre­vi­vir a las eco­no­mías más hu­mil­des. El tiem­po di­rá có­mo de cer­ca es­ta­mos de que­dar­nos sin mo­ne­de­ros.

El as­fal­to de Krom­me­nie (Ho­lan­da) re­co­ge la ener­gía ge­ne­ra­da por el trán­si­to mo­tor pa­ra el alum­bra­do pú­bli­co. so­la­road.nl

Sen­so­res Smar­te­ye ins­ta­la­dos en Lon­dres te di­cen dón­de hay hue­co pa­ra apar­car. smart­par­king.com

Vol­vo ha crea­do un cas­co pa­ra ci­clis­tas que avi­sa cuan­do un co­che se acer­ca de­ma­sia­do. vo­cars.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.