Co­ches con mu­cha his­to­ria

GQ co­rre con SEAT en el Rally de Es­pa­ña His­tó­ri­co, la ca­rre­ra en que los clá­si­cos to­man de nue­vo la ca­rre­te­ra.

GQ (Spain) - - Gq Weekend - ERAN OTROS TIEM­POS…

Ame­di­da que te ha­ces ma­yor au­men­ta la fre­cuen­cia con la que te sor­pren­des a ti mis­mo pro­fi­rien­do ex­pre­sio­nes del ti­po "las co­sas ya no son lo que eran an­tes". Sus­ti­tu­ye 'co­sas' por mu­je­res, fút­bol, mú­si­ca o ci­ne. Da lo mis­mo. En el fon­do, nin­gu­na de nues­tras vi­ven­cias pa­sa­das es in­mu­ne a es­tos ata­ques de nos­tal­gia. Acha­ques, que así po­dría­mos lla­mar­los tam­bién, pro­pios en cier­to mo­do de vie­jos pre­ma­tu­ros

o cas­ca­rra­bias hu­ra­ños. Fie­bres vin­ta­ge apar­te, es­ta­mos de acuer­do en que la má­xi­ma as­pi­ra­ción de un hom­bre de­be­ría ser per­te­ne­cer siem­pre a su épo­ca. Pe­ro per­mí­ta­nos el lec­tor ha­cer una ex­cep­ción al es­pí­ri­tu de mo­der­ni­dad que im­preg­na es­ta re­vis­ta y, con mo­ti­vo de nues­tra par­ti­ci­pa­ción co­mo pi­lo­tos ofi­cia­les de SEAT en el VII Rally de Es­pa­ña His­tó­ri­co re­fun­fu­ñar un po­co en plan me­lan­có­li­co: ¡los co­ches ya no son lo que eran an­tes! Gra­cias a Dios, di­rán al­gu­nos. Por for­tu­na, hoy en día los au­to­mó­vi­les son mu­cho más se­gu­ros, prác­ti­cos y con­for­ta­bles. Pe­ro tam­bién es cier­to que po­ner­se a los man­dos de un de­por­ti­vo co­mo el SEAT 124 Sport 1600, sin ABS, sin con­trol de es­ta­bi­li­dad y sin di­rec­ción asis­ti­da, es to­da una ex­pe­rien­cia que te ha­ce año­rar aque­llos tiem­pos en los que la me­cá­ni­ca era con­tro­la­da por el con­duc­tor y no al re­vés. Aun­que el ai­re acon­di­cio­na­do se ac­cio­na­ra con la ma­ni­ve­la de la ven­ta­ni­lla; aun­que mo­ver el vo­lan­te en pa­ra­do fue­ra un tra­ba­jo her­cú­leo. Tras ha­ber con­du­ci­do to­do ti­po de vehícu­los de com­pe­ti­ción, pi­lo­tar un clá­si­co es una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te y re­fres­can­te.

No es de ex­tra­ñar, por tan­to, que el co­lec­cio­nis­mo de es­te ti­po de co­ches vi­va un ex­ce­len­te mo­men­to en nues­tro país y que em­pie­cen a pro­li­fe­rar com­pe­ti­cio­nes co­mo el Rally de Es­pa­ña, ya que re­pre­sen­tan una ex­ce­len­te ex­cu­sa pa­ra sa­car­los a pa­sear con áni­mo de­por­ti­vo. So­bre to­do, en las ca­te­go­rías de re­gu­la­ri­dad, en las que la in­te­gri­dad del au­to­mó­vil co­rre bas­tan­te me­nos pe­li­gro. Un rally de clá­si­cos pue­de ser­vir tam­bién pa­ra po­ner en va­lor la apor­ta­ción de una com­pa­ñía a la his­to­ria de la au­to­mo­ción y reivin­di­car su acer­vo. Es lo que ha­ce el equi­po de co­ches his­tó­ri­cos de SEAT, que via­ja por Es­pa­ña y Eu­ro­pa de com­pe­ti­ción en com­pe­ti­ción de­fen­dien­do el pa­be­llón patrio con vehícu­los de car­ne y hue­so que re­co­rrie­ron nues­tras ca­rre­te­ras du­ran­te años de ver­dad, co­mo el pro­pio 124 Sport 1600 que tu­vi­mos el pri­vi­le­gio de pi­lo­tar.

Es­te au­to­mó­vil de lu­jo fue el sue­ño hú­me­do de mu­chos es­pa­ño­les en los años 70. Se pu­so a la ven­ta por 300.000 pe­se­tas (unos 1.800 €), una can­ti­dad na­da des­de­ña­ble por aquel en­ton­ces. Des­ta­ca­ba por su mo­tor de cua­tro ci­lin­dros con dos car­bu­ra­do­res de do­ble cuer­po, que le per­mi­tía

em­pu­jar con 110 CV –una ci­fra im­po­nen­te en su épo­ca–. Ade­más, fue uno de los pri­me­ros vehícu­los en in­cluir una quin­ta velocidad en la ca­ja de cam­bios.

Gra­cias a los ex­ce­len­tes cui­da­dos del equi­po de me­cá­ni­cos de SEAT, aun hoy ru­ge con fuer­za has­ta más de 6.000 vuel­tas y te per­mi­te dis­fru­tar de una con­duc­ción di­ver­ti­da y di­ná­mi­ca. No ha per­di­do ni un ápi­ce de su be­lle­za con los años y si­gue des­per­tan­do mi­ra­das de ad­mi­ra­ción a su pa­so. Al vo­lan­te, pue­des ima­gi­nar­te có­mo el me­ro he­cho de te­ner uno de­bía de con­ver­tir­te au­to­má­ti­ca­men­te en el rey del mam­bo ha­ce cua­tro dé­ca­das.

Lo fui­mos du­ran­te los días que lo pi­lo­ta­mos por las ca­rre­te­ras de Ma­drid y Ávi­la. Sea por­que cual­quier tiem­po pa­sa­do fue me­jor, sea por­que los co­ches ya no son lo que eran an­tes, tam­bién no­so­tros nos sen­ti­mos re­ju­ve­ne­cer con­du­cién­do­lo. Y eso que, allá por 1970, ni si­quie­ra ha­bía­mos na­ci­do…

CO­PI­LO­TO DE LU­JO Fer­nan­do Sal­va­dor, di­rec­tor de co­mu­ni­ca­ción de SEAT Es­pa­ña, fue nues­tro efi­cien­te co­pi­lo­to.

ELENCO DE LU­JO El equi­po con el que com­pe­ti­mos cons­ta­ba de un SEAT 124 FL 2000, un 124 Sport 1600, un Fu­ra Crono y un Ibi­za 1.5 GLX Gr. B.

SEAT CO­CHES HIS­TÓ­RI­COS

POR HÉC­TOR PA­LO­MA­RES CA­RRE­RA DE RE­GU­LA­RI­DAD Tra­mos tan re­vi­ra­dos co­mo los de Ho­yo de Pi­na­res, el He­rra­dón o Arre­ba­ta­ca­pas exi­gen lo me­jor de los par­ti­ci­pan­tes en la ca­te­go­ría de re­gu­la­ri­dad 50, que en nin­gún mo­men­to pue­den ba­jar de 50 km/h (ni po­ner en pe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.