ASIA EN LA ES­QUI­NA

Ya no ha­ce fal­ta so­bre­vo­lar océa­nos pa­ra vi­vir la ma­gia del lu­jo orien­tal.asia Gar­dens es un re­fu­gio pa­ra co­ra­zo­nes en bus­ca de paz y so­sie­go.y es­tá en el Me­di­te­rrá­neo.

GQ (Spain) - - Hoteles -

Des­de el bor­de de una de sus tres pis­ci­nas de efec­to in­fi­ni­to, con el re­la­jan­te so­ni­do de las on­das del agua aca­ri­cian­do los oí­dos, se pue­de con­tem­plar el apa­bu­llan­te sky­li­ne de Be­ni­dorm de fon­do –con sus ras­ca­cie­los fu­tu­ris­tas y su eterno cie­lo trans­pa­ren­te– y uno no pue­de de­jar de pre­gun­tar­se: "¿Pe­ro dón­de es­toy exac­ta­men­te?". La apues­ta de Asia Gar­dens es arries­ga­da y va­lien­te, una ofer­ta dia­me­tral­men­te opues­ta a la que se vi­ve jus­to al otro la­do, en el fre­ne­sí de uno de los cen­tros tu­rís­ti­cos del sol y pla­ya más po­pu­la­res del mun­do. Na­da más atra­ve­sar sus puer­tas (to­dos te re­ci­ben con el tra­di­cio­nal sa­lu­do wai tai­lan­dés), ya se per­ci­be la idea prin­ci­pal de es­te re­sort de lu­jo. Si no tie­nes tiem­po o ga­nas de pa­sar­te un mon­tón de ho­ras vo­lan­do ha­cia el Es­te… ¿Por qué no traer Asia al Me­di­te­rrá­neo? Y eso jus­to eso lo que uno se en­cuen­tra aquí.

El edi­fi­cio prin­ci­pal des­ta­ca por su ar­qui­tec­tu­ra de ma­de­ra y sus es­pec­ta­cu­la­res te­chos orien­ta­les. Des­de allí se da pa­so a un jar­dín de paz con sen­de­ros que se bi­fur­can ha­cia to­do ti­po de pis­ci­nas (des­ta­ca por su ori­gi­na­li­dad la re­ma­ta­da por gran­des ca­be­zas de Bu­da) en­tre co­lo­res, aro­mas y so­ni­dos sil­ves­tres. Un via­je sen­so­rial pa­ra tras­la­dar la men­te a con­ti­nen­tes más le­ja­nos. Por su­pues­to, a to­do es­to hay que aña­dir un am­plio aba­ni­co de ser­vi­cios y po­si­bi­li­da­des. Su Thai Spa es­tá aten­di­do ex­clu­si­va­men­te por te­ra­peu­tas for­ma­dos en el tem­plo-es­cue­la de Wat Poh (Tai­lan­dia); exis­te un cam­po de golf anexo de 18 ho­yos, di­se­ña­dos por Jack Nic­klaus; y una ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca con di­ver­sos res­tau­ran­tes (uno gour­met, otro de fu­sión asiá­ti­ca, un Moët-cham­pag­ne Bar jun­to a la pis­ci­na…). Que la paz te acom­pa­ñe.

Más información: asia­gar­dens.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.