El ga­fo­tas gam­be­teo

Por Mon­te­ro Glez -

GQ (Spain) - - Motor -

To­dos te­ne­mos un ga­fo­tas en nues­tras vi­das. El ga­fo­tas no es al­guien que lle­va ga­fas, al me­nos no ne­ce­sa­ria­men­te. El ga­fo­tas es al­guien un po­co quis­qui­llo­so que ha pa­sa­do de­ma­sia­do tiem­po en in­ter­net y que acu­mu­la una can­ti­dad in­gen­te de co­no­ci­mien­tos a me­nu­do po­co úti­les que es­tá desean­do com­par­tir.

Así que, re­bo­san­te de da­tos, el ga­fo­tas es aquel que no pue­de evi­tar in­te­rrum­pir una con­ver­sa­ción pa­ra ma­ti­zar una ci­fra, aña­dir una ex­pli­ca­ción o ha­cer no­tar un he­cho que sue­le re­sul­tar irre­le­van­te en el con­tex­to. Su­ce­de más o me­nos de es­ta ma­ne­ra:

Per­so­na 1: ¡Oye!, ¿qué tal tu sal­to en pa­ra­caí­das?

Per­so­na 2: Es­pec­ta­cu­lar. Se­gún me di­jo el mo­ni­tor an­tes de abrir el pa­ra­caí­das es­tá­ba­mos ca­yen­do a 200 ki­ló­me­tros por ho­ra. ¡Me­nos mal que abrió el pa­ra­caí­das! Cuan­do se abre te…

Ga­fo­tas: Bueno, en reali­dad aun­que el mo­ni­tor no hu­bie­ra abier­to el pa­ra­caí­das nun­ca ha­brías caí­do a más velocidad por­que 200 ki­ló­me­tros por ho­ra es la velocidad lí­mi­te pa­ra un cuer­po hu­mano y… Per­so­na 1: (se ha ido). Per­so­na 2: (quie­re ir­se). No hay que con­fun­dir al ga­fo­tas con el cu­ña­do. El cu­ña­do ha­bla de to­do sin sa­ber de na­da y opi­na de oí­das. De he­cho, el cu­ña­do es la né­me­sis del ga­fo­tas.

El cu­ña­do es un per­so­na­je can­sino en tér­mi­nos ab­so­lu­tos, pe­ro có­mo­do en al­gu­nas cir­cuns­tan­cias. Por ejem­plo, en las so­bre­me­sas el cu­ña­do es ca­paz de man­te­ner la con­ver­sa­ción él so­lo mien­tras el res­to de los pa­rien­tes dor­mi­tan en los so­fás o pres­tan aten­ción a la pan­ta­lla de su mó­vil.

Pe­ro la di­fe­ren­cia esen­cial en­tre el ga­fo­tas y el cu­ña­do es que el ga­fo­tas sue­le par­ti­ci­par des­de la ti­mi­dez y mo­ti­va­do por el de­seo sin­ce­ro de com­par­tir ese da­to que en reali­dad, cier­to es, aña­de una va­lio­sa exac­ti­tud al te­ma que se tra­ta. En cam­bio el cu­ña­do irrum­pe con afán de pro­ta­go­nis­mo, fuer­te­men­te mo­ti­va­do por lla­mar la aten­ción. El cu­ña­do bus­ca sen­tir­se acep­ta­do e in­clu­so ad­mi­ra­do por el res­to. Es la di­fí­cil com­pe­ten­cia de la fa­mi­lia de san­gre la que obli­ga a los cu­ña­dos a com­por­tar­se co­mo cu­ña­dos.

El pro­ble­ma del ga­fo­tas es que a me­nu­do re­sul­ta inopor­tuno en sus in­ter­ven­cio­nes. In­te­rrum­pe el re­la­to de al­guien que es­tá con­tan­do un chis­te, una anéc­do­ta o una ex­pe­rien­cia, pa­ra in­ser­tar cu­ñas con da­tos fríos y de­ta­lles sin los cua­les el re­la­to ha­bría si­do igual de vá­li­do, ade­más de más di­ver­ti­do y emo­cio­nal. Vá­li­do pa­ra los de­más, cla­ro.

El ga­fo­tas a ve­ces tam­bién ma­ta las con­ver­sa­cio­nes y alum­bra si­len­cios in­có­mo­dos. Por­que una vez que el ga­fo­tas ha ter­mi­na­do su ma­ti­za­ción o co­rrec­ción ra­ra vez sa­be có­mo o por dón­de con­ti­nuar la con­ver­sa­ción. Su va­len­tía ini­cial se achi­ca rá­pi­da­men­te, en cuan­to es cons­cien­te de que al­guien le es­tá pres­tan­do aten­ción.

"El ga­fo­tas de­sea apli­car una va­lio­sa exac­ti­tud al te­ma que se tra­ta. El cu­ña­do, en cam­bio, irrum­pe con afán de pro­ta­go­nis­mo"

lo re­vi­ve ca­da vez que nos aso­ma­mos a las pá­gi­nas de su li­bro don­de, ya di­ji­mos, tam­bién de­nun­cia las som­bras que el mercado pro­yec­ta so­bre fut­bo­lis­tas co­mo Ro­nal­do que, en ese mis­mo Mun­dial del 98, su­frió una tan­da de con­vul­sio­nes ner­vio­sas. Se­ña­la Ga­leano que la cul­pa la tu­vo la pre­sión de la mar­ca de­por­ti­va Ni­ke pa­ra que el fut­bo­lis­ta hi­cie­ra de hom­bre anun­cio ex­hi­bien­do el nue­vo mo­de­lo de bo­tas.

Con es­tas co­sas, Ga­leano es­cri­be y re­vi­ve pa­ses de­vuel­tos al to­que, gam­be­tas y chi­le­nas que pi­ro­pean a la pe­lo­ta, pe­ro tam­bién se­ña­la con su de­do acu­sa­dor el ne­go­cio más gran­de del pla­ne­ta, el bis­ne que ex­plo­ta la suer­te de los chi­qui­li­nes que so­bre­vi­ven en el sur del mun­do y que des­de sus pue­blos pa­san a una ciu­dad del in­te­rior. "De la ciu­dad del in­te­rior –des­cri­be Ga­leano el iti­ne­ra­rio– pa­sa a un club chi­co de la ca­pi­tal del país; en la ca­pi­tal, el club chi­co no tie­ne más re­me­dio que ven­der­lo a un club gran­de; el club gran­de, as­fi­xia­do por las deu­das, lo ven­de a otro club más gran­de de un país más gran­de; y fi­nal­men­te el ju­ga­dor co­ro­na su ca­rre­ra en Eu­ro­pa". Es­tas son al­gu­nas de las le­tras que in­clu­ye en su li­bro de fút­bol. Sir­van hoy de ejem­plo pa­ra re­co­men­dar­lo.

En El fút­bol a sol y som­bra Ga­leano nos pre­sen­ta al guar­da­me­ta, atra­pa­do en su jau­la, mien­tras Ro­ma­rio li­be­ra el mar­ca­dor con go­les de me­dia vuel­ta, de chanfle y de ta­co. Eduar­do Ga­leano es­cri­be des­de las fa­ve­las, las mis­mas que vie­ron cre­cer y ju­gar a Ro­ma­rio, que des­de ni­ño en­sa­ya­ba la fir­ma pa­ra los mu­chos au­tó­gra­fos que le iban a pe­dir. La de­nun­cia siem­pre es­tá pre­sen­te, la con­cien­cia crí­ti­ca que se­ña­la a la FI­FA en su trono y cor­te de Zú­rich, sin de­jar de la­do el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal, que rei­na des­de Lau­sa­na, y a la em­pre­sa ISL Mar­ke­ting, que des­de Lu­cer­na ha­ce sus tra­pis. Es­ta si­nies­tra ter­na es due­ña de los cam­peo­na­tos mun­dia­les de fút­bol y no pre­ci­sa­men­te por­que lo jue­guen, sino por to­do lo con­tra­rio. De tal ma­ne­ra, Sui­za que­da con­ver­ti­da en un país que no se ha he­cho fa­mo­so por sus fut­bo­lis­tas sino por el se­cre­to ban­ca­rio. Eduar­do Ga­leano arre­me­te con­tra los fal­sos due­ños del fút­bol y ce­le­bra con so­plos de ai­re a los ver­da­de­ros. Así fue has­ta el úl­ti­mo mo­men­to, cuan­do sus pul­mo­nes te­nían ya más re­mien­dos que un tra­je de pa­ya­so. Pe­lé, Ma­ra­do­na, Ga­rrin­cha, Kem­pes, to­da la pan­di­lla de co­rri­do has­ta el otro día que Eduar­do Ga­leano se nos can­só de so­ñar y ago­tó el tiem­po ba­su­ra, co­mo él lla­ma­ba a esos mi­nu­tos en los que el par­ti­do se sa­be per­di­do pe­ro, a pe­sar de to­do, se si­gue ju­gan­do, es­pe­ran­do que el ár­bi­tro no pi­te el final.

A to­do pie de oro le lle­ga la ma­la ho­ra, cuan­do la estrella da por aca­ba­do su via­je des­de el bri­llo has­ta el apa­gón. Sin em­bar­go, Eduar­do Ga­leano no se apa­ga­rá nun­ca. Pa­ra na­da. Ca­da vez que un chi­qui­lín co­ja un ba­lón y se pon­ga con el jue­go bo­ni­to des­de cual­quier fa­ve­la, su­bur­bio o pa­tio de ve­ci­nos, Eduar­do Ga­leano re­vi­vi­rá. De es­ta be­lla ma­ne­ra, Eduar­do Ga­leano se­gui­rá sien­do me­mo­ria vi­va del tiem­po pre­sen­te.

"Ca­da vez que un chi­qui­lín co­ja un ba­lón en cual­quier fa­ve­la, su­bur­bio o pa­tio de ve­ci­nos, Eduar­do Ga­leano re­vi­vi­rá"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.