Lí­be­ro

GQ (Spain) - - Motor -

Fue na­ci­do uru­gua­yo, ju­ga­ba de lí­be­ro y era zur­do. Con se­me­jan­te cu­rrícu­lo, Eduar­do Ga­leano es­cri­bió el li­bro más be­llo de fút­bol ja­más es­cri­to, ti­tu­la­do El fút­bol a sol y som­bra y don­de pu­so a co­rre­tear a Ma­ra­do­na cuan­do era chi­qui­lín y to­da­vía ju­ga­ba en un equi­po ar­gen­tino de nom­bre tan sim­pá­ti­co co­mo Los Ce­bo­lli­tas. En­ton­ces, se­gún nos cuen­ta Ga­leano, Ma­ra­do­na te­nía la cos­tum­bre de sa­car la len­gua cuan­do chu­ta­ba a puer­ta. To­dos sus go­les se ha­bían he­cho de la mis­ma ma­ne­ra bur­lo­na, con la len­gua fue­ra. De no­che dor­mía abra­za­do a la pe­lo­ta y por eso de día la pe­lo­ta ama­ba a Ma­ra­do­na. Pe­ro cla­ro, to­do eso fue an­tes de que Dios mu­rie­se de so­bre­do­sis de éxi­to.

Eduar­do Ga­leano ce­le­bra la luz y de­nun­cia la som­bra de un de­por­te que ha si­do ins­tru­men­ta­li­za­do por la po­lí­ti­ca de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. Por­que an­te to­do lo de­más, Eduar­do Ga­leano fue un es­cri­tor que mar­có sus me­jo­res go­les mien­tras dor­mía, mien­tras so­ña­ba que era fut­bo­lis­ta en un mun­do don­de la in­jus­ti­cia so­cial no exis­tía. Un utó­pi­co que nos lle­vó has­ta las lu­ces del Mun­dial del 98, cuan­do Njan­ka, ju­ga­dor de Ca­me­rún, de­jó atrás a to­do el equi­po de Aus­tria que que­dó ri­la­do an­te tan­ta ener­gía, ven­ci­do y sin po­der ha­cer na­da más que acep­tar el gol más lin­do del cam­peo­na­to. Eduar­do Ga­leano

Se nos fue Ga­leano en abril, pe­ro sus ma­ra­vi­llo­sos li­bros (au­tén­ti­cos tra­ta­dos con­tra las in­jus­ti­cias) siem­pre vi­vi­rán en­tre no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.