¿Pe­ro tú de qué vas, cha­val? DA­NIEL EN­TRIAL­GO Di­rec­tor de GQ FIR­MAS GQ

ES­TE OC­TU­BRE NOS HAN AYU­DA­DO

GQ (Spain) - - Sumario - @da­nie­len­trial­go

DU­RAN­TE MÁS DE DOS SI­GLOS, des­de 1638 has­ta 1870, el co­ro de la Ca­pi­lla Six­ti­na del Vaticano tu­vo por cos­tum­bre can­tar en ex­clu­si­va pa­ra unos po­cos pri­vi­le­gia­dos –lo ha­cía tan so­lo dos ve­ces al año (en Miér­co­les y Vier­nes San­to)– el Mi­se­re­re del com­po­si­tor ita­liano Gre­go­rio Alle­gri. Era una pie­za tan úni­ca y va­lio­sa que los mú­si­cos de la Ca­pi­lla Six­ti­na te­nían prohi­bi­do –ba­jo pe­na de ex­co­mu­nión– sa­car de la fa­mo­sa ha­bi­ta­ción la par­ti­tu­ra ori­gi­nal de la obra (ni si­quie­ra una mí­ni­ma par­te), así co­mo co­piar­la o trans­mi­tír­se­la a al­guien. Du­ran­te mu­chos años, fue es­ta una com­po­si­ción se­cre­ta, im­po­si­ble de es­cu­char fue­ra de aque­llas cua­tro pa­re­des. Has­ta que un 11 de abril de 1770, un mu­cha­cho al­go apá­ti­co y le­chu­guino asis­tió a la re­pre­sen­ta­ción del Mi­se­re­re ca­si por ca­sua­li­dad. La es­cu­chó una so­la vez –15 mi­nu­tos de com­ple­jos com­pa­ses acom­pa­ña­dos por nue­ve vo­ces dis­tin­tas–; y al sa­lir de allí, co­mo quien se pre­pa­ra tran­qui­la­men­te la me­rien­da, la trans­cri­bió en ne­gro so­bre blanco uti­li­zan­do sim­ple­men­te su me­mo­ria. En­te­ri­ta. De ca­bo a ra­bo. Sin errar una sim­ple no­ta. Alu­ci­nan­te. El mo­co­so pe­tu­lan­te, re­pe­len­te y ab­so­lu­ta­men­te ge­nial que fir­mó aque­lla ha­za­ña se lla­ma­ba Wolf­gang Ama­deus Mo­zart y por aquel en­ton­ces ape­nas te­nía 14 años de edad. Nor­mal que al po­bre Sa­lie­ri (o al me­nos eso nos con­ta­ba Mi­loš For­man en su fa­mo­sa pe­lí­cu­la Ama­deus) le en­tra­ran unas irre­fre­na­bles ga­nas de es­tran­gu­lar a tan fa­tuo pe­ti­me­tre. ¿Pe­ro tú de qué vas, cha­val?

Des­de el co­le­gio, el ex­ce­so de ge­nia­li­dad –so­bre to­do si es­ta, en­ci­ma, es in­sul­tan­te­men­te precoz– sue­le pro­du­cir en los de­más una gri­ma in­so­por­ta­ble (por no lla­mar­le pu­ñe­te­ra en­vi­dia di­rec­ta­men­te). El ni­ño em­po­llón que ab­sor­be de una mi­ra­da to­das las fór­mu­las abs­tru­sas del li­bro de ma­te­má­ti­cas, el Mes­si de turno que se re­ga­tea a to­do el re­creo en­te­ro an­tes de mar­car a puer­ta va­cía, el gua­pe­ras per­do­na­vi­das que li­ga con chi­cas ma­yo­res de tres cur­sos por de­lan­te o ese ami­go des­pis­ta­do que sa­ca en una tar­de tu pun­teo de gui­ta­rra pre­fe­ri­do sin ape­nas es­fuer­zo. ¿Por qué, oh, Dios in­jus­to? ¿Por qué ellos sí y no­so­tros no? La verdad es que siem­pre han exis­ti­do y siem­pre exis­ti­rán. Ti­pos co­mo Ben Brooks, el au­tor de Lo­li­to, que es­cri­bió su pri­me­ra no­ve­la con me­nos de 20 años; o Da­mien Cha­ze­lle –el di­rec­tor de Whi­plash– que ga­nó tres Os­car an­tes de cum­plir los 30; o Pep Gó­mez, el fun­da­dor de Fe­ver, que fue fi­cha­do por Goo­gle a los 17. Son la ge­ne­ra­ción que vie­ne pe­gan­do fuer­te por de­trás y cu­yas pi­sa­das se em­pie­zan ya a sen­tir a las es­pal­das. Si no quie­res caer en la bre­cha ge­ne­ra­cio­nal, más te va­le que co­mien­ces a apren­der­te sus nom­bres; o aca­ba­rás co­mo ese cu­ña­do tu­yo que to­da­vía si­gue po­nien­do en el co­che el Aga­pi­mú de Ana Be­lén.

A es­tos 33 ti­pos GQ me­no­res de 33 que hoy te pre­sen­ta­mos les te­ne­mos bas­tan­te en­vi­dia, una piz­ca de ti­rria y mu­cha, mu­cha ad­mi­ra­ción. Al fin y al ca­bo to­dos so­mos hu­ma­nos y –co­mo Sa­lie­ri ante Mo­zart– no po­de­mos evi­tar ese mo­men­to de pe­lu­sa.

¡Con­tra­ta­do por Goo­gle con 17 años! ¿Pe­ro tú de qué vas, cha­val? El pe­rio­dis­ta va­len­ciano es, pro­ba­ble­men­te, la fir­ma mu­si­cal más au­to­ri­za­da de España. Si hay que es­cri­bir so­bre Neil Young y su afi­ción a los co­ches o en­tre­vis­tar a Martin Ra­mo­ne, sa­be­mos a quién hay que lla­mar. Des­de que co­la­bo­ra en GQ, a Lu­cía le pre­gun­tan mu­cho aque­llo de "¿qué ha­ce una mujer co­mo tú en un lu­gar co­mo es­te?". Ella les con­tes­ta que aquí es un tío más. Pe­ro sospechamos que no es uno más. Es uno mejor. En las se­sio­nes de Ri­chard Ra­mos, a di­fe­ren­cia de en un Star­bucks, nun­ca en­con­tra­rás un Mac. Por­que Ri­chard es au­tén­ti­co, ce­ro adic­to al postureo y de PC de to­da la vi­da. Co­mo au­tén­ti­ca es su fo­to­gra­fía de mo­da. Pe­rio­dis­ta, es­cri­tor y, so­bre to­do, cu­rio­so, Vi­cen­te apar­ca su pa­sión por la tec­no­lo­gía y nos des­glo­sa las sie­te claves del hom­bre Bond. Por­que un andaluz tam­bién pue­de ser fan de 007. Con mia­ja de fle­ma.

LU­CÍA TA­BOA­DA VI­CEN­TE FERNÁNDEZ DE BO­BA­DI­LLA

RI­CHARD RA­MOS

RA­FA CER­VE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.