Vis­to y no vis­to

Por Vi­cen­te Gallart –

GQ (Spain) - - Noticias -

VIVIMOS TIEM­POS CON­FLIC­TI­VOS en los que la so­li­da­ri­dad es muy ne­ce­sa­ria. La mo­da es una ma­qui­na­ria que, en es­te sen­ti­do, se im­pli­ca bas­tan­te; si bien en otros as­pec­tos tie­ne mu­chas cuen­tas pen­dien­tes, co­mo aca­ba de re­ve­lar el ex­ce­len­te do­cu­men­tal The True Cost, pro­du­ci­do por Li­via Firth. Sin em­bar­go, hay que re­co­no­cer que sus es­fuer­zos por ser útil en las áreas so­cial y me­dioam­bien­tal ca­da vez son más nu­me­ro­sos. El úl­ti­mo ca­so que me ha lle­ga­do vía e-mail es digno de men­ción en es­ta co­lum­na. Se tra­ta de una fir­ma de ca­sual­wear lla­ma­da Pie­tà que sur­ge de las pri­sio­nes pe­rua­nas de San Pe­dro y San Jor­ge, en Lu­ri­gan­cho y Li­ma. Allí, un equi­po de pre­sos di­ri­gi­do por un gru­po de ex­per­tos en pro­duc­ción de mo­da ha desa­rro­lla­do una pro­pues­ta que, ade­más, es­tá fa­bri­ca­da de un mo­do sos­te­ni­ble. ¿Có­mo? Gra­cias a ma­te­ria­les pe­rua­nos na­tu­ra­les y de gran ca­li­dad co­mo el al­go­dón or­gá­ni­co Pi­ma o la la­na an­di­na eco­ló­gi­ca. El re­sul­ta­do es muy sa­tis­fac­to­rio, so­bre to­do al en­trar en la web de la fir­ma (www.pro­ject­pie­ta.com) y com­pro­bar que al­gu­nos de los im­pli­ca­dos en el pro­yec­to tam­bién han po­sa­do co­mo mo­de­los con las pren­das que se co­mer­cia­li­zan. Ca­da día que tra­ba­jan en él se les des­cuen­ta otro de su con­de­na y, a tra­vés de es­ta la­bo­rio­sa ocu­pa­ción, to­dos ellos han en­con­tra­do una vál­vu­la de es­ca­pe en­tre re­jas que les per­mi­te ex­pre­sar su opinión y se­guir for­man­do par­te de una so­cie­dad a la que, por aho­ra, no pue­den re­gre­sar. Es­tá com­pro­ba­do que, tras una ex­pe­rien­cia co­mo es­ta, la reha­bi­li­ta­ción y pos­te­rior re­in­ser­ción de los pre­sos es más rá­pi­da, así que… a ver si cun­de el ejem­plo. La mo­da de­be ser un vehícu­lo de ayu­da pa­ra aque­llos que bus­can re­cu­pe­rar su dig­ni­dad y su so­brie­dad con or­gu­llo, sin más la­men­ta­cio­nes ni su­fri­mien­tos. Unos va­lo­res que La Pie­dad de Mi­guel Án­gel trans­mi­te a la per­fec­ción. De ahí el nom­bre de es­te pro­yec­to tan in­tere­san­te que ha me­re­ci­do mi aten­ción y oja­lá me­rez­ca la vues­tra.

PIE­ZA ETER­NA La ca­za­do­ra de piel de mo­te­ro se man­tie­ne ina­mo­vi­ble co­mo un bá­si­co del guar­da­rro­pa mas­cu­lino, por lo que ha­cer­se con una de bue­na ca­li­dad y di­se­ño (co­mo las que fir­ma Blauer) es un acier­to se­gu­ro.

PA­RA CO­NO­CER En el nú­me­ro 20 de la ca­lle Ayala de Ma­drid, en pleno ba­rrio de Sa­la­man­ca, se si­túa la fla­man­te tien­da de Gant. El es­pa­cio (de 300 m2 en dos plan­tas) es uno de los pri­me­ros en los que la mar­ca ame­ri­ca­na pre­sen­ta su nue­vo con­cep­to de ima­gen. C

POR EDUAR­DO BOI­LLOS

JO­SÉ LUIS DÍEZ-GAR­DE Au­tor del blog de mo­da Es­mo­quin Room

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.