Tres de ca­da diez

GQ (Spain) - - Hípica -

per­so­nas con­fie­sa que su pa­re­ja se ha dis­traí­do con su te­lé­fo­nos mó­vil mien­tras prac­ti­ca­ban se­xo. El do­ble, que pa­sa más tiem­po en la ca­ma in­ter­ac­tuan­do con sus gad­gets que con su com­pa­ñe­ro de col­chón. El cin­co por cien­to ad­mi­te in­clu­so ha­ber usa­do Fa­ce­book mien­tras echa­ba un pol­vo. Esos son los re­sul­ta­dos de la encuesta que la fir­ma Du­rex reali­zó ha­ce unos me­ses so­bre los há­bi­tos se­xua­les de los bri­tá­ni­cos y el efec­to de las nue­vas tec­no­lo­gías. Es­te es, qui­zá el as­pec­to más co­no­ci­do, el efec­to más ha­bi­tual, en el que pen­sa­mos cuan­do re­la­cio­na­mos se­xo y tec­no­lo­gía. Pe­ro no el úni­co. Al con­tra­rio, en nues­tro mun­do tec­ni­fi­ca­do, en nues­tra reali­dad vir­tual y de co­ne­xio­nes re­mo­tas, el avan­ce de la tec­no­lo­gía no de­ja nin­gún te­rreno sin in­ter­ve­nir. Tam­po­co el se­xo. Pe­ro no so­lo cam­bian nues­tros gad­gets. Tam­bién lo ha­ce­mos no­so­tros. Por eso en GQ que­re­mos sa­ber có­mo se­rá el se­xo en el fu­tu­ro. Có­mo nos com­por­ta­re­mos en la ca­ma. E in­clu­so si se­gui­rá vi­gen­te un con­cep­to tan pri­ma­rio y uni­ver­sal co­mo el de "la ca­ma"…

La in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca

se apli­ca ya tam­bién a los ju­gue­tes se­xua­les. Si nos he­mos que­da­do an­cla­dos, cuan­do pen­sa­mos en ellos, en aque­llos con­so­la­do­res fluo­res­cen­tes de plás­ti­co, es que no sa­be­mos lo que hoy exis­te. El fu­tu­ro (o el pre­sen­te, por­que ya hay al­gu­nos mo­de­los) se­rá de los, co­mo se de­no­mi­nan, te­le­dil­dos. Vi­bra­do­res que, co­mo los que ya ven­de la em­pre­sa Kii­roo, se con­tro­lan a (lar­ga) dis­tan­cia. Si tu pa­re­ja es­tá en Bos­ton, tú pue­des ju­gar con ella y ac­ti­var el apa­ra­to, así co­mo su in­ten­si­dad, por te­lé­fono des­de Ca­li­for­nia. "En el fu­tu­ro cer­cano ve­re­mos más pro­duc­tos re­la­cio­na­dos con nue­vas apli­ca­cio­nes, y tam­bién có­mo es­tos tie­nen una ma­yor pre­sen­cia en los me­dios mains­tream", ex­pli­ca a GQ Robert Rheau­me, pre­si­den­te de la com­pa­ñía de ju­gue­tes eró­ti­cos Jimmy­ja­ne. Pa­ra Ste­ve Thom­son, res­pon- sa­ble de mar­ke­ting de su com­pe­ti­do­ra Le­lo, la cla­ve de esos avan­ces se­rá "po­der te­ner ob­je­tos de pla­cer sim­ples de uti­li­zar, pe­ro hi­per­so­fis­ti­ca­dos, ca­pa­ces de lle­gar al tac­to, la vis­ta, el ol­fa­to y el gus­to". El re­to, más allá de ac­ti­var el vibrador con el mó­vil, es que la ex­pe­rien­cia se­xual pue­da ser lo más real y sin­cro­ni­za­da po­si­ble. "Se usa­rán sen­so­res pa­ra po­der trans­mi­tir la sen­sa­ción del ro­ce y los mo­vi­mien­tos. De es­ta ma­ne­ra, una per­so­na en España pue­de te­ner una com­pa­ñe­ra se­xual en otra par­te de mun­do a la que, gra­cias a esos sen­so­res, trans­mi­tir­le el mo­vi­mien­to de su pe­ne­tra­ción, y esa per­so­na, ade­más, po­drá co­rres­pon­der­le", nos ex­pli­ca Jen­na Ow­sia­nik, editora de la re­vis­ta Fu­tu­re of Sex (www.fu­tu­reof­sex.net). A par­tir de aquí las apli­ca­cio­nes se­rán in­men­sas, in­clui­da la pros­ti­tu­ción on-li­ne, en la que el clien­te re­ci­bi­rá en su con­so­la­dor los mo­vi­mien­tos que ha­ga la per­so­na con­tra­ta­da.

"Se­rá nor­mal te­ner se­xo

con ro­bots", cuen­ta David Levy, ex­per­to en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, en su úl­ti­mo li­bro, Lo­ve and Sex with Ro­bots. O, co­mo lo ex­pli­ca­ba re­cien­te­men­te Lau­ra Ber­man, de la Uni­ver­si­dad de North­wes­tern, en un ar­tícu­lo en The Wall Street Jour­nal: "Se­re­mos ca­pa­ces de di­se­ñar a nues­tro com­pa­ñe­ro per­fec­to, con la voz que que­ra­mos y con la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ne­ce­sa­ria pa­ra su­su­rrar­nos al oí­do en el mo­men­to exac­to". Si los ro­bots, co­mo ad­vier­ten los ex­per­tos, se­rán par­te fun­da­men­tal de nues­tro eco­sis­te­ma pro­fe­sio­nal y per­so­nal en po­cos años, ¿por qué no van a con­quis­tar tam­bién el te­rreno se­xual? Al­gu­nas com­pa­ñías, co­mo True Com­pa­nion y su Roxxxy, ya han pre­sen­ta­do mo­de­los de los que con­si­de­ran los pri­me­ros sex­bots, co­mo los lla­man.

Muy ru­di­men­ta­rios aun, no pa­san de mo­men­to de ser mu­ñe­cas hin­cha­bles ca­pa­ces de re­pe­tir al­gu­nas frases. Pe­ro la me­ta, co­mo ex­pli­can des­de Real­doll, se­rá lo­grar ro­bots que ha­blen e in­ter­ac­túen. Mu­ñe­cas, co­mo las que ya fa­bri­can, pe­ro do­ta­das de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y que cos­ta­rán, se­gún sus cálcu­los ini­cia­les, en­tre 25.000 y 55.000 eu­ros. la doc­to­ra Ber­man, "los avan­ces en neu­ro­bio­lo­gía per­mi­ti­rán es­ti­mu­lar nues­tro ce­re­bro di­rec­ta­men­te, in­de­pen­dien­te­men­te del con­tac­to fí­si­co". El se­xo sin la par­te fí­si­ca ten­drá nu­me­ro­sas apli­ca­cio­nes re­crea­cio­na­les. Por ejem­plo, co­mo ya se es­tá tra­ba­jan­do (echa un vis­ta­zo al tra­ba­jo que ha­cen en www.heat­her­ves­cent.com), en lo­grar que me­dian­te

sen­so­res po­da­mos trans­mi­tir nues­tras sen­sa­cio­nes a otra per­so­na (y no so­lo los mo­vi­mien­tos fí­si­cos), o in­clu­so po­der te­ner la sen­sa­ción, el es­tí­mu­lo que no­ta­ría­mos, si es­tu­vié­ra­mos ha­cien­do al­go que tal vez en la vi­da real, en la fí­si­ca, no nos atre­ve­mos a ha­cer. "Po­dre­mos te­ner una re­la­ción se­xual su­per­in­ten­sa e ín­ti­ma con al­guien a quien no he­mos vis­to si­quie­ra des­nu­do pe­ro con quien nos sen­ti­mos emo­cio­nal­men­te abier­tos, trans­pa­ren­tes y vul­ne­ra­bles", ex­pli­ca Ber­man. se en­fa­da­rá. Es verdad que per­de­mos el con­tac­to fí­si­co, pe­ro co­mo el se­xo po­drá ser más ce­re­bral, po­dría­mos lle­gar a te­ner la ex­pe­rien­cia com­ple­ta sin que ni si­quie­ra exis­ta la otra per­so­na. Hoy, de mo­men­to, hay al­gu­nas ideas in­ci­pien­tes de es­to: co­mo el si­tio In­vi­si­ble Friend, que te per­mi­te crear un no­vio, con nom­bre, fo­to y la per­so­na­li­dad que quie­ras, y que por 25 dó­la­res al mes te en­via­rá –apro­ve­cha, es la ofer­ta de lan­za­mien­to– cien men­sa­jes de te­lé­fono, diez de voz y una car­ta. aho­ra exis­ten en el mer­ca­do una de­ce­na de me­di­ca­men­tos pa­ra tra­tar la dis­fun­ción eréc­til. La in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca se ha preo­cu­pa­do del se­xo so­lo en la par­te que con­cier­ne al hom­bre. Pe­ro tam­bién aquí el fu­tu­ro se­rá di­fe­ren­te. La mujer re­cla­ma su de­re­cho na­tu­ral a dis­fru­tar y la in­dus­tria reac­cio­na. Re­cien­te­men­te, un es­tu­dio rea­li­za­do por la ex­per­ta Ber­man de­mos­tra­ba que el uso de Via­gra tam­bién fun­cio­na y es­ti­mu­la a las mu­je­res. El pró­xi­mo pa­so se­rá que los la­bo­ra­to­rios creen píl­do­ras ex­clu­si­va­men­te di­ri­gi­das a ellas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.