Una mo­da, co­mo el run­ning.

GQ (Spain) - - Hípica -

Has­ta aho­ra, si ha­blá­ba­mos de la in­dus­tria del se­xo uno po­día pen­sar en el porno o en la pros­ti­tu­ción. O en am­bos. Pe­ro tan­to el avan­ce de las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les co­mo de la tec­no­lo­gía pro­pi­cian un cam­bio de mo­de­lo. "Ha­brá más pro­duc­tos low cost, ¿El se­xo se­rá vin­ta­ge?

Sí, ha­re­mos el amor a dis­tan­cia, por con­trol re­mo­to, con sen­so­res, cam­bian­do la es­ti­mu­la­ción de nues­tros ór­ga­nos in­fe­rio­res al su­pe­rior, el que man­da, el que de­ci­de to­do, el ce­re­bro. Com­par­ti­re­mos nues­tros avan­ces se­xua­les a tra­vés de las re­des so­cia­les. O nos ha­bre­mos da­do de ba­ja de ellas por­que ten­dre­mos una no­via vir­tual de la que es­ta­re­mos tan enamo­ra­dos que no ne­ce­si­ta­re­mos más. O un ro­bot co­mo aman­te ca­paz de de­cir­nos pi­ro­pos al oí­do mien­tras nos que­da­mos dor­mi­dos. ¿Sig­ni­fi­ca eso que el se­xo, esa co­sa su­cia, pri­mi­ti­va, de dos (al me­nos) cuer­pos des­nu­dos y jun­tos se­rá his­to­ria, que se con­ver­ti­rá en al­go re­si­dual, en al­go vin­ta­ge?

"En el fu­tu­ro no se pon­drán los es­fuer­zos en dar pla­cer a una per­so­na. Ni si­quie­ra ha­rá fal­ta otra per­so­na. Y eso ali­men­ta­rá esa sen­sa­ción de que las nue­vas tec­no­lo­gías pue­den ser más atrac­ti­vas pa­ra el se­xo que otros se­res hu­ma­nos. Pe­ro no to­do el mun­do se­rá así", afir­ma Ow­sia­nik. "Al fi­nal esos avan­ces ha­rán que ten­ga­mos más op­cio­nes de dis­fru­tar del se­xo de di­fe­ren­tes for­mas", aña­de. O, co­mo lo ex­pli­ca­ba la doc­to­ra Ber­man, "al fi­nal, el año 2050 no se­rá tan di­fe­ren­te a 1050. Se­gui­re­mos bus­can­do al Ele­gi­do y pa­ra ello con­ti­nua­re­mos ton­tean­do con ese chi­co o chi­ca que nos mi­ra".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.