TECNÓFILO ES­CÉP­TI­CO

Por Na­cho Pa­lou -

GQ (Spain) - - Coctelería -

inac­ti­vi­dad fí­si­ca se ven­den por mi­llo­nes ca­da año. Iró­ni­ca­men­te tam­bién, bue­na par­te de ellos se com­pran por in­ter­net, có­mo­da­men­te des­de el so­fá; y mu­chos de ellos caen en la mis­ma inac­ti­vi­dad al po­co tiem­po de ha­ber sa­li­do de su ca­ja.

Aun­que al­go cai­ga en desuso igual­men­te se­rá sus­ti­tui­do por el mo­de­lo más re­cien­te cuan­do to­que. Se tien­de a pen­sar que un mo­de­lo más re­cien­te se­rá mejor y que lo usa­re­mos más. Pe­ro no siem­pre es así. A ve­ces un mo­de­lo más re­cien­te exis­te so­lo por­que el fa­bri­can­te ha en­con­tra­do la ma­ne­ra de pro­du­cir lo mis­mo de an­tes de un mo­do más sim­ple y más ba­ra­to pa­ra él.

Una con­se­cuen­cia ha­bi­tual es que el mo­de­lo nue­vo tien­de a re­sul­tar más di­fí­cil de arre­glar cuan­do se es­tro­pea. Se su­po­ne que tec­no­lo­gías co­mo las im­pre­so­ras 3D do­més­ti­cas de­ben, en­tre otras co­sas, fa­ci­li­tar que uno pue­da ha­cer pe­que­ñas re­pa­ra­cio­nes re­pro­du­cien­do –im­pri­mien­do– pie­zas de re­cam­bio. La iro­nía en es­te ca­so no es so­lo que ca­da vez es más di­fí­cil re­pa­rar las co­sas, sino que sen­ci­lla­men­te en la era del co­no­ci­mien­to ca­si na­die sa­be ya re­pa­rar na­da.

Cuan­do sa­lie­ron los dis­cos com­pac­tos, nos di­je­ron que su con­te­ni­do al­ma­ce­na­do du­ra­ría al me­nos 100 años. Hoy, no sa­be­mos qué ha­cer con ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.