Si­na­tra en Ma­drid, 1986 DA­NIEL EN­TRIAL­GO Di­rec­tor de GQ FIR­MAS GQ

ES­TE DI­CIEM­BRE NOS HAN AYU­DA­DO

GQ (Spain) - - La_Carta Del Director - @da­nie­len­trial­go

OCU­RRIÓ UN LE­JANO mes de sep­tiem­bre de ha­ce ca­si 30 años. Felipe Gon­zá­lez aca­ba­ba de re­va­li­dar su ma­yo­ría ab­so­lu­ta en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, en la te­le triun­fa­ban series co­mo Corrupción en Mia­mi o Can­ción tris­te de Hill Street, y el Every Breath You Ta­ke de The Po­li­ce no pa­ra­ba de so­nar en las tien­das de dis­cos. El ve­rano del 86 ex­pi­ra­ba sua­ve y lu­mi­no­so en Ma­drid mien­tras Frank Si­na­tra ate­rri­za­ba en Ba­ra­jas pa­ra dar su pri­mer re­ci­tal en Es­pa­ña. La Voz es­ta­ba a pun­to de cum­plir 71 años, lu­cía un pelo más blan­co que el oso po­lar de los se­gu­ros y –al ca­mi­nar– se apo­ya­ba del bra­zo de su cuar­ta es­po­sa, Bar­ba­ra, una an­ti­gua co­ris­ta de Las Ve­gas de quien ya ha­bía si­do aman­te –an­tes de es­po­so– a fi­na­les de los 60, cuan­do ella es­ta­ba ca­sa­da con el miem­bro me­nos gra­cio­so de los her­ma­nos Marx.

El con­cier­to tu­vo lu­gar el jue­ves 25 en el es­ta­dio Santiago Ber­na­béu (en el mis­mo cés­ped so­bre el cual co­men­za­ba a eclo­sio­nar la lla­ma­da Quin­ta del Bui­tre) y re­sul­tó ser un desas­tre eco­nó­mi­co de pro­por­cio­nes épi­cas. Los or­ga­ni­za­do­res ha­bían con­tra­ta­do al can­tan­te por un mi­llón de dó­la­res (de los de en­ton­ces), pe­ro ape­nas con­si­guie­ron ven­der –por cul­pa de los desor­bi­ta­dos pre­cios– 11.000 en­tra­das de las 60.000 pre­vis­tas. Una ver­da­de­ra rui­na. "Voy a per­der has­ta la ca­mi­sa", de­cla­ró el pro­mo­tor Arsenio Mar­cos, "pe­ro na­die po­drá qui­tar­me el ho­nor de ha­ber traí­do a Si­na­tra por pri­me­ra vez a Es­pa­ña". Con un par.

La le­yen­da se alo­jó en el lu­jo­so ho­tel Ritz de la pla­za de Nep­tuno. Re­ser­vó me­dia plan­ta pa­ra sus acom­pa­ñan­tes y una sui­te real –a ra­zón de 200.000 pe­se­tas por no­che– pa­ra su men­da. Tam­bién al­qui­ló sie­te co­cha­zos Mer­ce­des a su en­te­ra dis­po­si­ción y una em­pre­sa pri­va­da de se­gu­ri­dad que le ga­ran­ti­zó guar­daes­pal­das ver­sa­dos en ar­tes mar­cia­les y ar­mas de fue­go. En el úl­ti­mo se­gun­do, pa­ra evi­tar unas gra­das tris­tes y des­an­ge­la­das, Si­na­tra re­par­tió –de su pro­pio bol­si­llo– 16.000 en­tra­das gra­tis en­tre miem­bros de la Po­li­cía Na­cio­nal (los an­ti­guos ma­de­ros), mi­li­ta­res ame­ri­ca­nos de la ba­se de To­rre­jón y de­ce­nas de tra­ba­ja­do­res de la dis­co­grá­fi­ca War­ner. Sa­lió al es­ce­na­rio con es­mo­quin ne­gro –black tie ri­gu­ro­so–, pa­ja­ri­ta os­cu­ra y un pa­ñue­lo de co­lor ro­sa pá­li­do en el bol­si­llo. In­ter­pre­tó 23 te­mas du­ran­te al­go más de ho­ra y me­dia má­gi­ca. Abrió con Fly Me to The Moon y ter­mi­nó –ba­jo unos atro­na­do­res fue­gos ar­ti­fi­cia­les– con My Way. Quie­nes allí es­tu­vie­ron ase­gu­ran que ese día su gar­gan­ta sonó co­mo un co­ri­feo ce­les­tial.

¡Qué en­vi­dia! En aque­lla Es­pa­ña ochen­te­ra de la Mo­vi­da, pe­lis de Al­mo­dó­var y re­fe­rén­dums so­bre la OTAN, Si­na­tra fue re­ci­bi­do y per­ci­bi­do co­mo un ran­cio ve­jes­to­rio, ami­go de Ro­nald Rea­gan y re­pre­sen­tan­te del ca­pi­ta­lis­mo yan­qui más car­ca. Hoy, 30 años des­pués, a pun­to de ce­le­brar su cen­te­na­rio (na­ció el 12 de di­ciem­bre de 1915), su fi­gu­ra no ha he­cho más que cre­cer y agi­gan­tar­se.

Sé que hu­bie­ra si­do im­po­si­ble (ape­nas era un ado­les­cen­te en­ton­ces, no vi­vía en Ma­drid y no hu­bie­ra jun­ta­do las 5.000 pe­se­tas de una en­tra­da de ga­lli­ne­ro ni lo­co), pe­ro a ve­ces me pre­gun­to qué ha­bría pa­sa­do si hu­bie­ra es­ta­do aque­lla no­che vien­do a Si­na­tra en el Ber­na­béu. Por­que así es co­mo fun­cio­na la me­lan­co­lía. Te ha­ce sen­tir nos­tal­gia de lo que nun­ca ja­más ocu­rrió.

100 años, Frank. ¡Fe­li­ci­da­des! It Was a Very Good Year. Por su obra le conoceréis, di­jo al­guien ha­ce tiem­po. Lle­va­ba ra­zón: a Juan Car­los le co­no­ce­mos por la ge­nial pues­ta en es­ce­na de sus fo­tos y por su gran ta­len­to. Sir­va de ejem­plo el te­ma de por­ta­da, que lle­va su ga­lác­ti­ca rú­bri­ca. El re­dac­tor je­fe de la edi­ción bri­tá­ni­ca de GQ firma un sen­sa­cio­nal re­por­ta­je so­bre el la­do me­nos co­no­ci­do –y más po­lé­mi­co– del me­jor ac­tor de to­dos los tiem­pos (y aquí no hay de­ba­te que val­ga): Mar­lon Bran­do. Es­te 12 de di­ciem­bre se cumplen 100 años del na­ci­mien­to de Frank Si­na­tra. Ser­gi Pons, fo­tó­gra­fo ha­bi­tual de la edi­ción es­pa­ño­la de GQ, rin­de ho­me­na­je a la Voz con un es­pec­ta­cu­lar edi­to­rial de moda. Ar­te, ci­ne, via­jes… Es­te ver­sa­do pe­rio­dis­ta es­cri­be –de for­ma au­tén­ti­ca y con muy buen gus­to– so­bre cual­quier te­ma que le echen. Es­te mes se atre­ve in­clu­so con una guía na­vi­de­ña pa­ra food lo­vers y bon vi­vants. ¡Sa­lud!

JO­NAT­HAN HEAF MA­RIO SUÁ­REZ

J. C. DE MAR­COS

SER­GI PONS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.