La chi­ca que no qui­so ser prin­ce­sa

Pu­do rei­nar en la ga­la­xia de Holly­wood, pe­ro no le acom­pa­ñó la Fuer­za. Re­pa­sa­mos la ca­rre­ra de Ca­rrie Fis­her, nues­tra chi­ca vin­ta­ge del mes.

GQ (Spain) - - Gq Detalles -

Ay, aquel bi­qui­ni de es­cla­va! Nun­ca na­die ima­gi­nó que da­ría pa­ra tan­to tan­tos años des­pués. En­tre fi­na­les de los 70 y los pri­me­ros 80, la cha­va­le­ría del pla­ne­ta Tie­rra ali­men­ta­ba sus pri­me­ros sue­ños hú­me­dos ima­gi­nán­do­se al res­ca­te de aque­lla Tay­lor Swift de la épo­ca so­me­ti­da por una ba­bo­sa gi­gan­te. No era la úni­ca ima­gen de con­te­ni­do eró­ti­co en­crip­ta­da en­tre los ren­glo­nes épi­co-in­fan­ti­les de La gue­rra de las ga­la­xias. Leia pre­sa en la cel­da de la Estrella de la Muer­te tor­tu­ra­da por Darth Va­der (a.k.a. pa­pá), Leia be­sán­do­se con el sin­ver­güen­za de Han So­lo, Leia con­de­co­ran­do a sus hé­roes y ami­gos con un es­co­te de aú­pa… De­ma­sia­da Leia pa­ra Ca­rrie Fis­her que, con 27 años, se vio con­ver­ti­da en el icono se­xual de mi­llo­nes de pre-nerds en un

tiem­poe­nel­que­na­dieaun­na­ve­ga­ba­por in­ter­net. Y Ca­rrie se des­mo­ro­nó y em­pe­za­ron los pro­ble­mas, gra­ves, ma­yúscu­los. En 2010 los co­no­ci­mos de su pro­pia bo­ca. Un ajus­te de cuen­tas con su tru­cu­len­to pa­sa­do, su glo­ria y sus lar­gas es­tan­cias en el in­fierno en for­ma­to Club de la co­me­dia pro­du­ci­do por HBO. En Wish­ful Drin­king (La ver­da­de­ra his­to­ria de la prin­ce­sa Leia) una Ca­rrie in­te­li­gen­te, iró­ni­ca, bas­tan­te bo­ca­zas, voz de ca­za­lle­ra y so­bre­pe­so ex­pli­ca su de­ba­cle con el al­cohol, las dro­gas y sus tras­tor­nos de bi­po­la­ri­dad en un mo­nó­lo­go bri­llan­te. "¿Sa­bes eso que di­cen de que la re­li­gión es el opio de las ma­sas? Bueno, pues yo to­ma­ba opiá­ceos en ma­sa re­li­gio­sa­men­te".

Los pro­ble­mas ha­bían em­pe­za­do cuan­do­pa­pá(el­can­tan­tey­me­ga­es­tre­lla­de­los50 Ed­die Fis­her) de­jó a ma­má (la su­per­ac­triz de la épo­ca Deb­bie Rey­nolds, Can­tan­do ba­jo la llu­via) por la me­jor ami­ga de es­ta, Eli­za­beth Tay­lor (tía Liz, pa­ra en­ten­der­nos). Pa­la­bra cla­ve: des­aten­ción. Con los chi­cos tam­po­co le fue bien. Se ca­só con Paul Si­mon, de Si­mon & Gar­fun­kel, sien­do am­bos dos au­tén­ti­cos ído­los ame­ri­ca­nos, pe­ro los pri­me­ros cru­ces de ca­ble de ella com­bi­na­dos con los pri­me­ros an­sio­lí­ti­cos y los egos de am­bo­sa­ca­ba­ro­nen­di­vor­cio.des­pués­re­pi­tió conbryan­lourd,re­pre­sen­tan­te­deac­to­res,y tam­po­co fue bien; aun­que al me­nos se hi­cie­ron un buen re­ga­lo: su hi­ja Bi­llie Lourd.

En el ci­ne ape­nas su­mó otro éxi­to, Gra­nu­jas a to­do rit­mo; el res­to se re­su­me en tv mo­vies in­fu­ma­bles y al­gu­nos ca­meos. Eso sí, co­mo guio­nis­ta (de la en­tre­ga de los Os­car, por ejem­plo) su­po ga­nar­se el res­pe­to de la in­dus­tria. Has­ta aho­ra que, con la bi­po­la­ri­dad con­tro­la­da y 59, más o me­nos, se­re­nos años, ha acep­ta­do vol­ver a Star Wars a lo gran­de. No sin an­tes re­con­ci­liar­se con Geor­ge Lu­cas, al que le te­nía au­tén­ti­ca ti­rria. "Por su cul­pa he si­do mi­nia­tu­ra ar­ti­cu­la­ble, Leia Mr. Po­ta­to, ca­ra­me­lo Pez, bo­te de cham­pú y ¡has­ta mu­ñe­ca hin­cha­ble!". Ob­via­men­te sin ver un so­lo dó­lar.

'BACK IN 1983' Ca­rrie Fis­her, en el pa­pel de prin­ce­sa Leia, en una se­sión fo­to­grá­fi­ca pa­ra la pro­mo­ción de El re­torno del Je­di.

SIN RO­PA IN­TE­RIOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.