Có­mo no aca­bar con tu cu­ña­do en Na­vi­dad

Las re­la­cio­nes en­tre her­ma­nos po­lí­ti­cos no siem­pre es per­fec­ta, pe­ro co­rre pe­li­gro de ir a peor en las ce­le­bra­cio­nes fa­mi­lia­res de es­tas pró­xi­mas fe­chas.

GQ (Spain) - - Planeta Pop -

en­tre los cu­ña­dos, lo pri­me­ro que hay que asu­mir es que él no tie­ne por qué ser tu ami­go. Man­tén una bue­na re­la­ción, cor­dial, sin que­rer in­cor­po­rar­le a tu ocio ni a tu vi­da so­cial. Tam­po­co se de­be uti­li­zar a los cu­ña­dos co­mo desaho­go de los de­fec­tos de un her­mano o her­ma­na, re­cuer­da que tú siem­pre se­rás el de fue­ra y la san­gre ti­ra. En la ca­sa ma­triz, es de­cir, la de los pa­dres, in­ten­ta que él ga­ne las dis­cu­sio­nes e in­clu­so en los clá­si­cos jue­gos de me­sa; y so­bre to­do, no ha­blar de los tres bá­si­cos: re­li­gión, eco­no­mía y po­lí­ti­ca. "Si exis­te un pro­ble­ma la­ten­te an­te­rior, yo re­co­men­da­ría pa­sar­lo en cier­ta ma­ne­ra por al­to, dis­fru­tar en la me­di­da de lo po­si­ble de los as­pec­tos más be­ne­fi­cio­sos del re­en­cuen­tro fa­mi­liar, y que es­ta ex­pe­rien­cia po­si­ti­va pue­da con­cluir con un em­pla­za­mien­to fu­tu­ro a re­sol­ver las di­fe­ren­cias", acon­se­ja el psi­có­lo­go. Y si con to­do es­to ves que es im­po­si­ble me­jo­rar tu re­la­ción con tu her­mano po­lí­ti­co, qui­zá de­bas ha­cer ca­so a lo que la ban­da Lo­ve of Les­bian re­co­mien­da en su can­ción Vi­llan­ci­co pa­ra mi cu­ña­do Fernando: "Fernando, me caes muy mal, lo te­nía que sol­tar, tar­de o tem­prano te ibas a en­te­rar […], te aca­bas de bus­car la rui­na y me da igual que sea Na­vi­dad, con hi­lo den­tal pien­so ha­cer­te la cir­cun­ci­sión".

QUE­RI­DO PA­PÁ NOEL No es­pe­res a es­cu­char eso de ¿las va­ca­cio­nes, bien o en familia? En las reunio­nes fa­mi­lia­res lo más re­co­men­da­ble es no ha­blar de po­lí­ti­ca, eco­no­mía, re­li­gión, fút­bol, se­xo ni cin­tas de ví­deo… En ge­ne­ral es me­jor no ha­blar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.