Bien­ve­ni­do, Mr. TV

Reed Has­tings es co­mo el due­ño del vi­deo­club al que ibas ha­ce años. La di­fe­ren­cia es que su lo­cal (te so­na­rá: Net­flix) es mu­cho más gran­de.

GQ (Spain) - - Entrevista -

Yo, el arri­ba fir­man­te, siem­pre fui un clien­te bas­tan­te ha­bi­tual del vi­deo­club de mi ba­rrio. Ca­da mes gas­ta­ba una me­dia de 35 eu­ros en al­qui­le­res (a ra­zón de 3,5 la cin­ta, in­ten­ta­ba man­te­ner­me al día vi­sio­nan­do unos diez es­tre­nos men­sua­les). Eran tiem­pos fe­li­ces, qué du­da ca­be. Sin em­bar­go, un día, ha­ce no mu­cho, el due­ño echó el cie­rre me­tá­li­co y no vol­vió a su­bir­lo. In­ter­net ha­bía di­na­mi­ta­do su ne­go­cio. "Has­ta aquí he­mos lle­ga­do", me di­jo el ti­po. Vién­do­lo aho­ra en pers­pec­ti­va, el ce­se de ac­ti­vi­dad era inevi­ta­ble: ni el ro­man­ti­cis­mo ni la nos­tal­gia iban a ser ca­pa­ces de de­te­ner la san­gría fi­nan­cie­ra de su em­pre­sa. Tie­nen gran par­te de cul­pa, pe­ro no so­lo po­de­mos acha­car el cie­rre a la pi­ra­te­ría y a las des­car­gas gra­tis to­tal; tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que por el di­ne­ro que yo des­em­bol­sa­ba por un pu­ña­do de tí­tu­los en el vi­deo­club fí­si­co, pla­ta­for­mas on-li­ne co­mo Wua­ki. tv, Filmin o Yom­vi ya ofre­cían (y ofre­cen) un ca­tá­lo­go

con mi­les de en­tra­das. Pen­sán­do­lo bien, y muy a pe­sar de lo que creían los más ago­re­ros –co­moel­due­ño­dea­que­llo­cal–,la­com­pra­yel al­qui­ler de pe­lí­cu­las no era un sec­tor en de­ca­den­cia: so­lo es­ta­ba mu­dan­do de piel.

El úl­ti­mo pa­so de es­te inevi­ta­ble pro­ce­so de trans­for­ma­ción que es­tá re­es­truc­tu­ran­do la cul­tu­ra au­dio­vi­sual es­pa­ño­la lle­ga aho­ra con Net­flix. Tras años es­pe­ran­do su ad­ve­ni­mien­to, el pro­vee­dor de con­te­ni­dos más im­por­tan­tes del mun­do des­em­bar­có en Es­pa­ña el pa­sa­do 20 de oc­tu­bre con un in­ven­ta­rio que, de pri­me­ras, in­cluía más de 700 pe­lí­cu­las y unas 150 series. "El ca­tá­lo­go que he­mos pre­sen­ta­do en Es­pa­ña es muy bueno. Creo que es más de lo que cual­quier per­so­na po­dría es­pe­rar. Eso sí, se­gui­re­mos aña­dien­do con­te­ni­do al tiem­po que va­mos apren­dien­do qué es lo que le gus­ta y qué quie­re ver la gen­te de aquí. Nues­tro ob­je­ti­vo es do­blar nues­tra ofer­ta en los pró­xi­mos 12 me­ses", nos cuen­ta Reed Has­tings, CEO y co­fun­da­dor de Net­flix, du­ran­te la pues­ta de largo del ser­vi­cio en Es­pa­ña, un país de evi­den­te tra­di­ción pi­ra­ta. "Es­te pro­ble­ma exis­te en to­dos los paí­ses del mun­do, pe­ro Net­flix es una pla­ta­for­ma tan ba­ra­ta que mu­chas per­so­nas ter­mi­nan por adop­tar­la y de­jan de re­cu­rrir a las des­car­gas ile­ga­les. Al fin y al ca­bo, es un pro­duc­to se­gu­ro, li­bre de vi­rus y fá­cil de uti­li­zar. Un ejem­plo: en Aus­tra­lia arran­ca­mos ha­ce me­nos de un año y los da­tos di­cen que des­de en­ton­ces la pi­ra­te­ría ha caí­do un 20%", apun­ta al res­pec­to Has­tings, vi­si­ble­men­te ago­ta­do tras una jor­na­da en la que ha te­ni­do que li­diar con un sin­fín de pe­rio­dis­tas an­sio­sos por cu­brir la pues­ta de largo de una firma que se mar­ca me­tas am­bi­cio­sas: "Que­re­mos lle­gar a una ter­ce­ra par­te de los ho­ga­res es­pa­ño­les en los pró­xi­mos sie­te años".

En­tre los tí­tu­los que ofre­ce Net­flix des­ta­can sus pro­duc­cio­nes pro­pias. Hou­se of Cards, Oran­ge is The New Black (es­tas es­tán par­cial­men­te res­trin­gi­das de­bi­do a acuer­dos pre­vios que Net­flix te­nía fir­ma­dos con Ca­nal +), Nar­cos, Da­re­de­vil, Sense8, Jes­si­ca Jo­nes… To­das son series crea­das por la pla­ta­for­ma, que tam­bién se ha lan­za­do al con­te­ni­do pro­pio en ci­ne (Beast of No Na­tion) y do­cu­men­ta­les (What Hap­pe­ned, Miss Si­mo­ne?), y a la pro­duc­ción lo­cal: "Es­ta­mos pre­pa­ran­do una se­rie en Fran­cia, Mar­sei­lle, y Pe­ter Mor­gan nos es­tá ha­cien­do The Crown en el Reino Uni­do. Tam­bién te­ne­mos pla­nes en Bra­sil, Mé­xi­co, Ca­na­dá, Co­lom­bia… To­da­vía no he­mos ce­rra­do na­da en Es­pa­ña [fi­na­les de oc­tu­bre], pe­roes­toy­se­gu­ro­de­queal­goen­con­tra­re­mos".

Vis­to lo vis­to, qui­zá una pan­ta­lla no ten­ga el en­can­to que sí te­nía ojear tí­tu­los ran­dom por las es­tan­te­rías de un vi­deo­club de ba­rrio, pe­ro na­die di­jo que re­no­var el mer­ca­do au­dio­vi­sual tu­vie­ra que ser un ejer­ci­cio de nos­tal­gia.

"Que­re­mos te­ner pre­sen­cia en una ter­ce­ra par­te de los ho­ga­res es­pa­ño­les en los pró­xi­mos sie­te años"

Hou­se of Cards,

Nar­cos

Jes­si­ca Jo­nes

POR JE­SÚS ME­RINO LÓ­PEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.