La vi­da tras Tri­nity

Ca­rrie-an­ne Moss nos ha­bla so­bre Net­flix, Jes­si­ca Jo­nes, ser mu­jer en Holly­wood y arrui­nar­se des­pués de Ma­trix.

GQ (Spain) - - Series -

Di­ce Ca­rrie-an­ne Moss que po­dría ser di­rec­to­ra de Mar­ke­ting de Net­flix por­que se pa­sa el día re­co­men­dan­do a sus alle­ga­dos que se sus­cri­ban: "Me en­can­ta su mo­de­lo de ne­go­cio y los con­te­ni­dos son de mu­chí­si­ma ca­li­dad. En EE UU ya es par­te del ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo. La gen­te usa ex­pre­sio­nes co­mo 'Net­flix and chill' (Net­flix y man­ti­ta)", ex­pli­ca la ac­triz, de pa­so por Es­pa­ña pa­ra pre­sen­tar Mar­vel's Jes­si­ca Jo­nes, una de las gran­des apues­tas de la pla­ta­for­ma pa­ra es­te oto­ño.

La se­rie, dis­po­ni­ble des­de el 20 de no­viem­bre, re­la­ta los ava­ta­res de una ex­su­per­he­roí­na que sub­sis­te co­mo de­tec­ti­ve pri­va­do mien­tras tra­ta de su­pe­rar un trau­ma de su vi­da an­te­rior. Con una es­té­ti­ca cer­ca­na al ci­ne ne­gro y una gran in­ten­si­dad dra­má­ti­ca, Jes­si­ca Jo­nes es muy dis­tin­ta a sus pre­de­ce­so­ras en el uni­ver­so ci­ne­ma­to­grá­fi­co de Mar­vel. "Se pa­re­ce más a una pe­lí­cu­la in­die des­car­na­da que a una his­to­ria de su­per­hé­roes", re­su­me Moss, quien da vi­da a Je­ri Ho­garth, una in­flu­yen­te abo­ga­da ho­mo­se­xual en ple­na cri­sis de la me­dia­na edad que con­tra­ta a la pro­ta­go­nis­ta pa­ra los tra­ba­jos más su­cios de su po­de­ro­so bu­fe­te. "Me gus­ta, por­que es una si­tua­ción que se sue­le atri­buir a per­so­na­jes mas­cu­li­nos. ¡Es tan ego­cén­tri­ca y su­per­fi­cial que me re­sul­ta di­ver­ti­do!", con­clu­ye.

Y es que es­ta es una se­rie de mu­je­res po­de­ro­sas, una fi­gu­ra que hoy es muy ren­ta­ble pa­ra Holly­wood en la ficción, pe­ro que ge­ne­ra mu­chas con­tro­ver­sias en la vi­da real por las di­fe­ren­cias de sa­la­rios y la es­ca­sez de opor­tu­ni­da­des pa­ra ac­tri­ces que, co­mo Moss, ya han cum­pli­do unos años (48, en su ca­so). "Los hom­bres se ha­cen ma­du­ros y son más in­tere­san­tes. A no­so­tras, sin em­bar­go, se nos juzga. Si no pue­do en­ve­je­cer con dig­ni­dad, de­ja­ré de ser ac­triz", sen­ten­cia. Y no es la pri­me­ra vez que se lo plantea. Ya le ocu­rrió tras la pri­me­ra en­tre­ga de Ma­trix. "Co­mo ha­bía­mos ro­da­do fue­ra de EE UU per­dí mi se­gu­ro mé­di­co. Pen­sé en ponerme a ser­vir me­sas, por­que es­ta­ba arrui­na­da. Y lo ha­bría he­cho, y lo ha­ría hoy en día si fue­se ne­ce­sa­rio, por­que lo que soy es lo que soy, y mi tra­ba­jo no me de­fi­ne".

ES­PA­ÑA REINO UNI­DO La gen­te vi­si­ta es­tos si­tios por­que en­cie­rran to­da la esen­cia de es­tas fies­tas… y por­que na­die ha­bla so­bre elec­cio­nes, Ca­ta­lu­ña, CR7 o Gran Her­mano.

Ch­rist­mas pudding.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.