Ca­pri­chos me­re­ci­dos

Dé­ja­te de ro­deos: los quie­res y, lo que es me­jor, te los me­re­ces. ¡Ah! y si vie­nen re­ga­la­dos, me­jor que me­jor.

GQ (Spain) - - Gadgets -

POR FRUE­LA ZU­BI­ZA­RRE­TA

Wars,

so bri­tish

Star

2.

Ade­más le lee to­do el mun­do, pe­ro no les ha apun­ta­do con una pis­to­la pa­ra que lo ha­gan. An­tes de pu­bli­car La ver­dad so­bre el ca­so Harry Que­bert (Al­fa­gua­ra) ha­bía es­cri­to cin­co no­ve­las. Tres se las con­ta­bi­li­za Wi­ki­pe­dia y las otras dos nos las con­fie­sa él en la en­tre­vis­ta que man­tu­vi­mos en Pa­rís. "Ja­más ima­gi­né que Que­bert iba a ser un éxi­to mien­tras la es­ta­ba es­cri­bien­do. So­lo que­ría pa­sár­me­lo bien du­ran­te el pro­ce­so. Las an­te­rio­res no las ha­bía leí­do na­die…". Así que si su­mas los más de dos mi­llo­nes de ejem­pla­res ven­di­dos por su best se­ller y cin­co por ce­ro, tie­nes dos mi­llo­nes de ejem­pla­res. Que ya es.

3.

No va a re­pe­tir­se, pe­se a que qui­zá te gus­ta­ría. Lo nor­mal des­pués de co­no­cer tan des­co­mu­nal éxi­to ha­bría si­do re­pe­tir fór­mu­la, pe­ro no va a ser así. Aun­que mu­cha gen­te lo es­pe­ra­ba, El li­bro de los Bal­ti­mo­re (que lle­ga­rá a Es­pa­ña en pri­ma­ve­ra, tam­bién con Al­fa­gua­ra) tie­ne mis­te­rio pe­ro no es un th­ri­ller. "Si es­ta vez hu­bie­ra pen­sa­do lo que le iba a gus­tar a la gen­te mi nue­va no­ve­la ha­bría si­do una mier­da, así que he pre­fe­ri­do pa­sar­me tres años apa­sio­nán­do­me por al­go que me gus­ta­ba a mí, de mo­do que si lue­go no tie­ne éxi­to, al me­nos ha­bré dis­fru­ta­do du­ran­te el pro­ce­so. Y eso ya no me lo pue­de qui­tar na­die". Eso sí, Mar­cus Gold­man, el pro­ta­go­nis­ta, re­pi­te. Y en es­te flash­back co­no­ce­re­mos la in­fan­cia que pa­só con sus tíos y pri­mos des­cu­brien­do su vo­ca­ción de es­cri­tor. con­sis­ti­do en es­cri­bir una mi­ni­no­ve­la y ro­dar un cor­to so­bre el pro­ce­so creativo –que po­déis ver en www.gq.com–. "No me sien­to ra­ro por em­pa­ren­tar­me con mar­cas, ya que Émi­le Zo­la es­cri­bía anun­cios y John Stein­beck fue ima­gen de un whisky. De to­dos mo­dos, re­cha­zo nue­ve de ca­da diez ofer­tas que me lle­gan y so­lo tra­ba­jo con las que me ha­cen sen­tir al­go es­pe­cial. Acep­té tra­ba­jar con DS por­que des­pués del ins­ti­tu­to y an­tes de ma­tri­cu­lar­me en De­re­cho es­tu­dié bre­ve­men­te pa­ra ser ac­tor. Era una es­pi­ni­ta cla­va­da y me ape­te­cía com­pro­bar có­mo fun­cio­na­ba un ro­da­je. Tam­bién he si­do ima­gen de Swiss Air­li­nes por­que de pe­que­ño que­ría ser pi­lo­to y que­ría sa­ber lo que me ha­bía per­di­do".

7.

Un eru­di­to al vo­lan­te, lo que sig­ni­fi­ca la rup­tu­ra de un pa­ra­dig­ma. El ci­ta­do cor­to, ti­tu­la­do So­lo pa­ra ini­cia­dos, se va­le de su ima­gen de in­te­lec­tual del si­glo XXI pa­ra po­si­cio­nar el nue­vo mo­de­lo de DS en una es­fe­ra de in­te­lec­tua­li­dad ca­si inédita en el mun­do de la pu­bli­ci­dad, mu­cho más acos­tum­bra­da a aso­ciar­se con ac­to­res, can­tan­tes o de­por­tis­tas. Él lo sa­be y lo uti­li­za pa­ra ha­cer mi­li­tan­cia: "Pa­ra mí es muy im­por­tan­te cuan­do la gen­te jo­ven se me acer­ca y me di­ce que le ha gus­ta­do mi li­bro. Son mo­men­tos que apro­ve­cho pa­ra ex­pli­car que ser es­cri­tor tam­bién es un es­ti­lo de vi­da, que no nos pa­sa­mos la vi­da ro­dea­dos de pol­vo y li­bros y que po­de­mos te­ner gla­mour co­mo otras pro­fe­sio­nes".

pla­yer

Mi­di­clo­ria­nos Cria­tu­ras mi­cros­có­pi­cas que fe­cun­dan a la ma­dre de Ana­kin Sky­wal­ker.

Con­ce­bi­do por obra y gra­cia de los mi­di­clo­ria­nos, el to­do­po­de­ro­so Ana­kin Sky­wal­ker lu­ce pe­la­zo (tal vez de­ma­sia­do) en Star Wars. Las nue­vas aven­tu­ras de sus hi­jos y nie­tos (pue­de que has­ta bis­nie­tos) lle­gan al ci­ne es­te mis­mo mes.

FUN­DA-TE­CLA­DO Tocar pa­ra creer. Aho­ra que las pan­ta­llas di­gi­ta­les son lo más, que­re­mos vol­ver a sen­tir el pla­cer de un buen te­cla­do QWERTY. El Ga­laxy Ed­ge+ de Sam­sung pa­ten­ta es­ta chu­la­da de la que ya mu­chos ha­blan. SUR­FA­CE PRO 4 Ni ta­ble­ta ni por­tá­til, l

RHA - T20 Su nom­bre pa­re­ce sa­ca­do de no en vano las pres­ta­cio­nes de es­tos au­ri­cu­la­res son de cien­cia ficción: es­truc­tu­ra de ace­ro inoxi­da­ble por in­yec­ción, trans­duc­tor di­ná­mi­co de do­ble bo­bi­na, ca­ble de co­bre de 1,35 mm y, so­bre to­do, ex­qui­si­to equi­li­bri

IXO V + SA­CA­COR­CHOS Es el Ma­rio Ca­sas de los atornilladores, la estrella del mo­men­to. Er­go­nó­mi­co, in­tui­ti­vo (con una mano bas­ta) y con un 15% más de au­to­no­mía, su­pera en to­do a sus pre­de­ce­so­res. De sus ocho accesorios, el que más nos gus­ta es el me­nos de

UN EM­BA­JA­DOR INUSUAL Es jo­ven, gua­po, ri­co y ta­len­to­so, co­mo Jus­tin Bie­ber, so­lo que su pro­fe­sión, la es­cri­tu­ra, es­tá mu­cho más va­lo­ra­da. Con él, DS, que tam­bién cuen­ta con un as­tro­fí­si­co co­mo ima­gen de mar­ca, pre­ten­de des­mar­car­se con el más so­fis­ti­ca­do d

El pa­triar­ca de la familia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.