He­chi­zo pe­li­rro­jo

Hay ago­re­ros que ase­gu­ran que los za­naho­rios es­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción. Pe­ro son ca­si tan an­ti­guos co­mo los di­no­sau­rios… Y so­bre to­do, ¿qué se­ría de nues­tro ima­gi­na­rio sin el ejér­ci­to de Jes­si­cas Rab­bits?

GQ (Spain) - - Gq Manifiesto -

mu­cho an­tes de que Ra­fael Her­nan­do de­di­ca­se su ocu­rren­cia na­ran­ji­ta a Al­bert Ri­ve­ra, en cual­quier cla­se los bau­ti­zos ya se ha­bían pro­du­ci­do. En ca­si to­dos los años de co­le­gio ha­bía uno. Un na­ran­ji­to, o na­ran­ji­ta, un za­naho­rio o za­naho­ria, un Gui­lle de Far­ma­cia de guar­dia, pro­di­gio­sa ima­gi­na­ción la nues­tra. Era el pe­li­rro­jo o pe­li­rro­ja que avan­za­ba por los pa­si­llos con un au­ra es­pe­cial. Un ras­go dis­tin­ti­vo te con­de­na­ba en­ton­ces a la pe­ni­ten­cia del so­bre­nom­bre. La pe­li­gro­sa es­tan­da­ri­za­ción a la que nos so­me­tía­mos en aque­llos años de con­vi­ven­cia cho­ca­ba dia­me­tral­men­te con es­te gru­po. Afor­tu­na­da­men­te, con los años vi­mos la luz.

MC1R. No es el com­pa­ñe­ro de an­dan­zas de C-3PO, ni una nue­va mi­sión tri­pu­la­da de la NASA, es el gen que pro­du­ce el ca­be­llo pe­li­rro­jo. Al que le de­be­mos la exis­ten­cia de se­res co­mo Em­ma Sto­ne. Ya es­tá, po­dría ter­mi­nar aquí es­te ma­ni­fies­to y que el ma­que­ta­dor lle­na­se el tex­to con fo­tos su­yas ex­pre­si­vas. ¿Aca­so ne­ce­si­ta­mos al­go más que Em­ma Sto­ne pa­ra con­ven­cer­nos de las bon­da­des de la ma­gia de es­te co­lor de pelo? Se­gui­ré por los ag­nós­ti­cos.

No las tie­nen to­das con­si­go. Los úl­ti­mos años he­mos leí­do to­do ti­po de teo­rías apo­ca­líp­ti­cas que va­ti­ci­nan el fin de los pe­li­rro­jos na­tu­ra­les. Es­tu­dios que in­di­can que se uni­rán a los di­no­sau­rios ya so­lo pre­sen­tes en el ima­gi­na­rio cul­tu­ral y en mu­seos de cien­cia na­tu­ral. Na­da ha­ce pen­sar que es­to va­ya a su­ce­der. De he­cho, el pe­li­rro­jo exis­te des­de ha­ce mu­cho más tiem­po del que pen­sá­ba­mos. Un nean­der­tal, en nues­tra ima­gi­na­ción mo­reno aza­ba­che co­mo la cor­do­be­sa de una bo­te­lla de acei­te, era pe­li­rro­jo y con la tez cla­ra, la vi­sión de Ni­co­le Kid­man cuan­do no ha­bía des­cu­bier­to los en­va­ses de tin­te.

Un 2% de la po­bla­ción glo­bal es pe­li­rro­ja. En un mun­do de ru­bios y mo­re­nos, de co­lo­res neu­tros, con­ven­cio­na­les, el ca­be­llo pe­li­rro­jo es un ras­go tan po­ten­te co­mo un gazpacho man­che­go de ma­dru­ga­da, si­nes­té­si­co co­mo Mar­cel Proust, evo­ca­dor co­mo una si­re­na. En el ci­ne ex­pe­ri­men­tó es­ta fuer­za John Way­ne, no­quea­do en El hom­bre tran­qui­lo por Mau­reen O'ha­ra. O Glenn Ford sus­pi­ran­do por su Gil­da: "Yo na­cí ano­che, cuan­do la co­no­cí a us­ted".

En Holly­wood se ha abra­za­do el gen co­mo sím­bo­lo de es­ta­tus des­de ha­ce tiem­po. To­dos los di­rec­to­res las quie­ren. Jes­si­ca Chas­tain es el sa­bor del mo­men­to. Ju­lian­ne Moo­re atra­vie­sa sus días do­ra­dos con pa­pe­les co­mo el pre­mia­do en Siem­pre Ali­ce. En su día lo fue una de las be­lle­zas más des­lum­bran­tes del ci­ne, Mar­ga­ri­ta Car­men Can­sino. Qui­zá os di­ga más su nom­bre ar­tís­ti­co, una tal Ri­ta Hay­worth…

Pa­ra mu­chos el pa­raí­so es al­go pa­re­ci­do a un lu­gar re­ple­to de Jes­si­cas Rab­bits. Al­go así co­mo una ofi­ci­na de la Sép­ti­ma ave­ni­da con Joan Ha­rris con su ro­jo pro­fun­do, su se­xua­li­dad in­he­ren­te, al otro la­do de la me­sa de reunio­nes. O la bar­ba de Xa­bi Alon­so sien­do atu­sa­da.

TO­DO AL RO­JO Ni­co­le Kid­man (iz­da.), años an­tes de caer en ma­nos de su es­ti­lis­ta, tam­bién fue pe­li­rro­ja; co­mo Mau­reen hom­bre O'ha­ra (eter­na es­ce­na en El tran­qui­lo jun­to a John Way­ne) o Em­ma Sto­ne, de­bi­li­dad de gran par­te de es­ta re­dac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.