So­bre­vi­vir AL TEM­PO­RAL

Raf­fae­le Cal­da­re­lli so­lo ha ne­ce­si­ta­do ocho años pa­ra con­ver­tir ANTONY MO­RA­TO en una firma glo­bal. En su ca­so, la cri­sis ha si­do la me­jor de las no­ti­cias.

GQ (Spain) - - De Firma -

ame­nos que uno sea ca­paz de es­cu­pir te­la­ra­ñas des­de las mu­ñe­cas o ten­ga a to­do el MI6 ve­lan­do por su in­te­gri­dad fí­si­ca, sa­lir a fae­nar en me­dio de la tem­pes­tad no pa­re­ce la idea más acon­se­ja­ble. Pe­ro cuan­do Raf­fae­le Le­llo Cal­da­re­lli vio las bar­bas de sus com­pe­ti­do­res pe­lar, de­ci­dió mi­rar pa­ra otro la­do y de­mos­trar que lo re­co­men­da­ble no siem­pre es lo más in­te­li­gen­te. En 2007 se con­vir­tió en el pre­si­den­te y di­rec­tor creativo de Antony Mo­ra­to, la firma ita­lia­na que ha man­da­do a las es­cue­las de ne­go­cio más pres­ti­gio­sas del mun­do al rin­cón de pen­sar. En me­nos de diez años ha con­se­gui­do dis­tri­buir su vi­sión mas­cu­li­na en más de 80 paí­ses y hoy su fac­tu­ra­ción ro­za los 100 mi­llo­nes de eu­ros (el 70% de los in­gre­sos pro­ce­de de fue­ra de Ita­lia). "Sa­tis­fa­ce­mos los de­seos de una nue­va ge­ne­ra­ción de con­su­mi­do­res que no es­tá dis­pues­ta a gas­tar el di­ne­ro a cam­bio de na­da, sino en vir­tud de un va­lor cua­li­ta­ti­vo real", ase­gu­ra. Su mi­sión con­sis­te en ac­tuar co­mo un en­la­ce en­tre el mer­ca­do y las ten­den­cias: Cal­da­re­lli es una suer­te de "tra­duc­tor de los de­seos de los clien­tes", co­mo él mis­mo se de­fi­ne. En es­ta his­to­ria de éxi­to Es­pa­ña desem­pe­ña un pa­pel de­ter­mi­nan­te por ser uno de los mer­ca­dos pre­fe­ren­tes: aca­ban de abrir un nue­vo show­room en Barcelona con una su­per­fi­cie de 1.000 m2. "El con­su­mi­dor es­pa­ñol, me­nos fas­hion vic­tim que otros, ha en­ten­di­do muy bien nues­tro pro­duc­to por­que te­ne­mos una con­cep­ción di­fe­ren­te de las ten­den­cias: no las im­po­ne­mos, las su­ge­ri­mos", ex­pli­ca. El con­cep­to fun­da­men­tal de su es­tra­te­gia es ofre­cer pro­duc­tos de alta ca­li­dad a un pre­cio ra­zo­na­ble a tra­vés de di­se­ños de ca­rác­ter ur­bano y va­lor atem­po­ral. Es evi­den­te que no ha in­ven­ta­do la rue­da, pe­ro le­van­tar un im­pe­rio a par­tir de un con­cep­to tan tri­lla­do ro­za ca­si lo he­roi­co. Y pa­ra ello so­lo ha ne­ce­si­ta­do ocho años. ¿Quién di­jo cri­sis?

Ame­di­da que nos ha­ce­mos ma­yo­res, pres­ta­mos ca­da vez más aten­ción a los as­pec­tos prác­ti­cos de la vi­da. Por eso em­pe­za­mos a bus­car un co­che con buen ma­le­te­ro, ca­paz de trans­por­tar a cin­co per­so­nas có­mo­da­men­te, ro­bus­to y fia­ble. La com­pra ra­cio­nal. Pe­ro ello sue­le es­tar re­ñi­do con un di­se­ño trans­gre­sor, in­te­li­gen­te y creativo, ca­paz de adap­tar­se a tra­vés de la in­di­vi­dua­li­za­ción a los ras­gos más cool de nues­tra per­so­na­li­dad. Es de­cir, el co­ra­zón. Sin em­bar­go, ra­zón y emo­ción, ver­sa­ti­li­dad y di­ver­sión al vo­lan­te, a ve­ces se con­vier­ten en si­nó­ni­mos. ¿El mo­ti­vo? Lo tie­nes de­lan­te de tus ojos.

POR IÑA­KI LA­GUAR­DIA ES­TI­LO DI­VER­SI­FI­CA­DO La firma cuen­ta con tres lí­neas de moda: Black (per­fec­ta pa­ra la no­che), Gold (es­pe­cia­li­za­da en de­nim) y Sil­ver (es­pí­ri­tu de­por­ti­vo).

El nue­vo Clubman es el MI­NI más gran­de y prác­ti­co has­ta la fe­cha, pe­ro no de­ja a un la­do su di­ver­ti­da per­so­na­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.