Tra­di­ción re­vi­si­ta­da

Gant pre­sen­ta Dia­mond G, una nue­va co­lec­ción de ca­mi­sas que rin­de tri­bu­to a su pro­pio le­ga­do.

GQ (Spain) - - De Firma -

Ca­mi­sa blan­ca de es­treno. Nos la po­ne­mos pa­ra ha­blar de la nue­va lí­nea Dia­mond G, una co­lec­ción que rin­de ho­me­na­je a la his­to­ria de Gant y a su ori­gen co­mo fa­bri­can­te (Ber­nard Gant­ma­cher, fun­da­dor de la firma ame­ri­ca­na, fue des­de co­mien­zos del s. XX un fa­mo­so ex­per­to en cue­llos de ca­mi­sa en Gar­ment Dis­trict, el ba­rrio de la moda de Nue­va York). "La ca­mi­sa es la pie­dra an­gu­lar de cual­quier ar­ma­rio mo­derno", ase­gu­ra Pa­trik Nils­son, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Gant. La firma ha que­ri­do unir le­ga­do y tec­no­lo­gía pa­ra dar for­ma a una lí­nea que es­tá dis­po­ni­ble en te­ji­do Ox­ford ca­sual y en un ele­gan­te pin­point Ox­ford, y que com­pren­de un aba­ni­co de co­lo­res que va des­de el blan­co clásico has­ta los atre­vi­dos ro­sa o ama­ri­llo.

La co­lec­ción cuen­ta con to­dos los de­ta­lles que his­tó­ri­ca­men­te han dis­tin­gui­do las ca­mi­sas Gant: el loc­ker loop (esa pe­que­ña pie­za de te­la si­tua­da en la es­pal­da que se em­plea pa­ra col­gar la prenda), el plie­gue per­fec­to (di­se­ña­do pa­ra ali­ge­rar y sua­vi­zar las for­mas) y el bo­tón en la par­te pos­te­rior del cue­llo, uti­li­za­do pa­ra man­te­ner en su lu­gar tan­to el cue­llo de la ca­mi­sa co­mo la cor­ba­ta. "Dia­mond G re­pre­sen­ta la ver­da­de­ra esen­cia del pa­sa­do y del pre­sen­te en un so­lo pro­duc­to", afir­ma Ch­ris­top­her Bas­tin, di­rec­tor creativo de Gant y or­gu­llo­so pre­cur­sor de es­ta co­lec­ción, que aña­de: "Los clien­tes no es­tán com­pran­do so­la­men­te una ca­mi­sa, sino tam­bién un es­ti­lo de vi­da".

> Las ca­mi­se­tas long cut, los bo­ti­nes Chel­sea de an­te y los co­lo­res ocrá­ceos han ve­ni­do pa­ra que­dar­se. La in­fluen­cia del dúo de ami­gos Abloh-west, mu­ñi­do­res de una nue­va era en el street­wear, ha re­vo­lu­cio­na­do la si­lue­ta mas­cu­li­na. El pri­me­ro di­ri­ge Off-whi­te, una de las fir­mas del mo­men­to. Gra­cias a él po­de­mos ves­tir ge­nial sin te­ner que con­vi­vir con las Kar­das­hian. • ¿Cuál es la cla­ve pa­ra re­co­no­cer un buen tra­je cru­za­do? La res­pues­ta ideal pa­ra es­ta pre­gun­ta apa­ren­te­men­te ab­sur­da se­ría la de siem­pre: el pre­cio. Pe­ro hay más. El se­cre­to se en­cuen­tra en el bo­tón in­te­rior de la cha­que­ta o jig­ger, una es­pe­cie de me­ca­nis­mo ocul­to que es­truc­tu­ra los tra­jes de do­ble bo­to­na­du­ra des­de den­tro. Es im­per­cep­ti­ble des­de fue­ra, pe­ro no por ello de­be­mos ig­no­rar­lo. Hay fir­mas que por al­gu­na ex­tra­ña ra­zón no lo in­cor­po­ran a sus crea­cio­nes. Y sí, ca­sual­men­te sue­len ser las más ba­ra­tas.

POR SU­SO MER­LO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.