La AC­TRIZ RE­VE­LA­CIÓN se lla­ma ED­DIE

Ed­die Red­may­ne vuel­ve a ser can­di­da­to al Os­car con su cam­bio de se­xo en La chi­ca da­ne­sa.

GQ (Spain) - - Trabajo - La teo­ría del to­do?

La chi­ca da­ne­sa es más que una bo­ni­ta pe­lí­cu­la. Es ra­ra y ex­qui­si­ta, co­mo una ca­ja de mú­si­ca. Gran par­te del mé­ri­to es de Ed­die Red­may­ne (Lon­dres, 1982), que in­ter­pre­ta con de­li­ca­de­za a la pin­to­ra da­ne­sa Li­li El­be (na­ci­da Ei­nar We­ge­ner), la pri­me­ra tran­se­xual que se so­me­tió a una ope­ra­ción­de­rea­sig­na­ción­de­gé­ne­ro.eraun proyecto que lle­va­ba 15 años dan­do vuel­tas (en cier­to mo­men­to tu­vo a Ni­co­le Kid­man co­mo pro­ta­go­nis­ta) has­ta que el di­rec­tor Tom Hoo­per (El dis­cur­so del rey) ofre­ció el pa­pel a Red­may­ne du­ran­te el ro­da­je de Los mi­se­ra­bles. Elac­tor­tie­neun­ros­troex­pre­si­vo e in­tere­san­te que unas ve­ces le ha­ce gua­po y otras­no­tan­to.edu­ca­do,mo­des­to­ye­le­gan­te, es­te lon­di­nen­se li­cen­cia­do en Cam­brid­ge de­mues­tra­quee­lau­tén­ti­co gentle­man bri­tá­ni­co no es­tá en pe­li­gro de ex­tin­ción. GQ: ¿Có­mo pre­pa­ras­te tu per­so­na­je? ¿Sa­lis­te a la ca­lle ves­ti­do de mu­jer? ED­DIE RED­MAY­NE: Me te­mo que no. Ha­blé con mu­chas mu­je­res trans­gé­ne­ro y, aun­que ca­da his­to­ria es di­fe­ren­te, to­das coin­ci­den en que pa­san un pe­rio­do de ul­tra­fe­mi­ni­za­ción que se tra­du­ce en ma­qui­lla­je ex­ce­si­vo y ves­ti­dos que no que­dan de­ma­sia­do bien. Co­mo ha­ría una chi­ca en la edad del pa­vo. Eso in­ten­té re­pro­du­cir en mi tra­ba­jo. GQ: Ya in­ter­pre­tas­te a mu­je­res en las fun­cio­nes es­co­la­res… E. R.: ¡Ymu­cho­so­tros­com­pa­ñe­ros­tam­bién! Erau­nin­ter­na­do­so­lo­pa­ra­chi­cos.mi­pri­mer pa­pel co­mo ac­tor pro­fe­sio­nal fue Vio­la en la obra de Sha­kes­pea­re No­che de re­yes. Era un hom­bre in­ter­pre­tan­do a una mu­jer que se ha­cía pa­sar por hom­bre. Fue in­tere­san­te.

¿Te cam­bió la vi­da el Os­car por

E. R.: Me­pro­po­nen­pa­pe­les­má­sin­te­re­san­tes y al­gu­na vez me pa­ran pa­ra que me ha­ga sel­fies, pe­ro si­go mo­vién­do­me en me­tro. Soy cons­cien­te de que los ac­to­res ba­ja­mos de ca­te­go­ría en cuan­to te­ne­mos un fra­ca­so. GQ: En tu dis­cur­so de acep­ta­ción di­jis­te que cui­da­rías bien de la es­ta­tui­lla. ¿Dón­de la tie­nes? E. R.: Es­tá en una me­si­ta de mi pi­so y en­tro en shock ca­da vez que la veo. De cuan­do en cuan­do le sa­co brillo. GQ: Tu nom­bre vuel­ve a apa­re­cer en qui­nie­las de premios. ¿Te da pe­re­za? E. R.: Quie­ro que mu­cha gen­te va­ya a ver La chi­ca da­ne­sa, por­que cuen­ta una his­to­ria ex­tra­or­di­na­ria. De to­das ma­ne­ras, siem­pre sien­to la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­mo­cio­nar mis pe­lí­cu­las, ¡aun­que sean pe­que­ñas sa­len muy ca­ras! No es nues­tro di­ne­ro, pe­ro es nues­tra obli­ga­ción co­mo ac­to­res. El ci­ne es una mez­cla de ar­te y ne­go­cio. GQ: ¿Te mo­les­ta que tu nom­bre se men­cio­ne jun­to a Be­ne­dict Cum­ber­batch, Tom Hidd­les­ton, Do­mi­nic West y Da­mian Le­wis ca­da vez que se ha­bla del au­ge de los ac­to­res pi­jos en Reino Uni­do? E. R.: Es ne­ce­sa­rio ha­blar de ello. Me sien­to muy afor­tu­na­do de ha­ber ido a un co­le­gio tan bueno co­mo Eton, allí aprendí to­do lo que sé de interpretación. Pe­ro mi ver­da­de­ro pri­vi­le­gio fue vi­vir en ca­sa de mis pa­dres en Lon­dres mien­tras ha­cía cas­tings y me sa­ca­ba un di­ne­ri­to tra­ba­jan­do en un pub. Al­gu­nos jó­ve­nes ac­to­res no pue­den per­mi­tir­se tras­la­dar­se a la ca­pi­tal. Yo in­ten­to ayu­dar en lo que pue­do, y quien quie­ra con­tri­buir pue­de ha­cer­lo a tra­vés de la web Arts Emer­gency. GQ: ¿Có­mo fue es­tu­diar en un in­ter­na­do sa­li­do de Harry Pot­ter co­mo Eton? E. R.: Cuan­do es­tás den­tro ni te das cuen­ta de que el uni­for­me es ra­ro. So­lo eres cons­cien­te de que vas en cha­qué cuan­do los tu­ris­tas ja­po­ne­ses se ba­jan del au­to­bús pa­ra ha­cer­te fo­tos. Ahí te sien­tes un po­co ri­dícu­lo. El co­le­gio tie­ne sus co­sas, pe­ro los pro­fe­so­res son mag­ní­fi­cos. Es un lu­gar ex­tra­or­di­na­rio. GQ: Tan ex­tra­or­di­na­rio que es­tu­dias­te con el he­re­de­ro al trono bri­tá­ni­co, al que hi­cis­te pla­ca­jes en al­gún par­ti­do… E. R.: Ju­ga­mos al rugby jun­tos. Es muy buen de­por­tis­ta y muy buen tío. GQ: Fre­cuen­tas las lis­tas de me­jor ves­ti­dos. ¿El es­ti­lo­so na­ce o se ha­ce? E. R.: En mi ca­so he apren­di­do mu­cho de los con­se­jos de los di­se­ña­do­res. Sa­rah Bur­ton, de Ale­xan­der Mcqueen, es ami­ga mía. Hi­zo el ves­ti­do de no­via de mi mu­jer [Han­nah Bags­ha­we] y re­co­gí el Os­car con un tra­je su­yo. Ca­si siem­pre vis­to de ne­gro o azul por­que soy dal­tó­ni­co y con­fun­do los ma­rro­nes y los rojos con los verdes. Hay ve­ces que mi mu­jer me pa­ra los pies an­tes de sa­lir de ca­sa. Es an­ti­cua­ria y tie­ne más ojo que yo. GQ: En­ton­ces ni ha­blar de có­mo­das Malm en ca­sa… E. R.: ¡Por su­pues­to que com­pra­mos en Ikea! Pe­ro pro­cu­ra­mos mez­clar­lo con an­ti­güe­da­des.

"Gra­cias al Os­car me ofre­cen pa­pe­les in­tere­san­tes y me pa­ran pa­ra ha­cer­me 'sel­fies', pe­ro aun voy en me­tro. Los ac­to­res ba­ja­mos de ca­te­go­ría tras un fra­ca­so"

POR BREN­DA OTE­RO UNOS OS­CAR LGTB El gé­ne­ro se­rá uno de los te­mas prin­ci­pa­les de la pró­xi­ma edi­ción de los Os­car. Ade­más de La chi­ca da­ne­sa (en ci­nes el 15 de enero), sue­nan con fuer­za pa­ra ser can­di­da­tas tí­tu­los co­mo Ca­rol, Des­de allá y About Ray.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.