DON WINS­LOW

El­cár­tel,se­cue­la El­po­der­del­pe­rro.

GQ (Spain) - - Travelling -

la DEA la CIA y nar­co­co­rri­dos, (au­sen­cia

ga­so­li­na, con si­mu­la­dos pun­ta,

bo­tas de aho­ga­mien­tos te­ja­nos

y gran­de, si­ca­rios con de­di­can a

la ex­tor­sión más ven­gan­zas, se pa­tro­nes • la tie­ne y aho­ra de por ver quién ba­ja ga­ma, de­ser­tan on-li­ne, hi­jos

y que po­si­ble, pe­lean­do pros­ti­tu­ción de alta mi­li­ta­res vía ex­tra­va­gan­te

po­lí­ti­ca, emi­ti­das de) jus­ti­cia, corrupción de­ca­pi­ta­cio­nes más

ma­ne­ra mu­cho po­der. mo­ra­les, se­cues­tro, de la con­flic­tos y el de su le­ga­do y po­der, York, 1953)

pre­su­men car­bón… (Nue­va que co­mo el Wins­low pa­té­ti­co y di­ne­ro ne­gro Don mun­do

no­ve­la de en un de una Leer una de lleno su­mer­gir­se bo­fe­ta­da

una Mé­xi­co y su­po­ne Sig­ni­fi­ca re­ci­bir en­tre te­rri­ble. lu­gar al

que tie­ne que afec­ta reali­dad víncu­lo EE UU (un pla­ne­ta)

res­to del

se su­mer­ge de hu­mano.

neo­yor­quino au­tor im­pres­cin­di­ble con

del El nar­co­trá­fi­co sal­va­je

más mun­do del la ca­ra

pa­ra ver Pre­pá­ra­te

ser de nue­vo

Es­tás

cruel en el

avi­sa­do.

y que ocu­pa ti­tu­la­res des­de ha­ce ya de­ma­sia­do tiem­po. "Los lí­mi­tes de mis no­ve­las los mar­ca el lec­tor. Él co­no­ce los te­rre­nos con los que se pue­de sen­tir iden­ti­fi­ca­do. Mi ob­je­ti­vo es lo­grar que sea ca­paz de sen­tir vis­ce­ral­men­te lo que es­tá pa­san­do. Es im­por­tan­te que co­noz­ca las con­se­cuen­cias de to­dos los he­chos que na­rro", nos cuen­ta Wins­low en un en­cuen­tro man­te­ni­do en el ho­tel de Las Le­tras de Ma­drid.

En su úl­ti­ma no­ve­la, El cár­tel, edi­ta­da por RBA y tra­du­ci­da por Efrén del Va­lle, Don Wins­low re­gre­sa al uni­ver­so de su obra mag­na: El po­der del pe­rro. La his­to­ria se si­túa aho­ra en­tre 2004 y 2010 –dos dé­ca­das des­pués de los he­chos acon­te­ci­dos en la pri­me­ra par­te– y re­tra­ta la des­pia­da­da lu­cha por el con­trol de las ru­tas y los mer­ca­dos del nar­co­trá­fi­co en­tre los di­fe­ren­tes cár­te­les y la gue­rra con­tra las dro­gas a tra­vés de sus dos per­so­na­jes prin­ci­pa­les: el agen­te de la DEA Art Ke­ller y el pa­trón Adán Ba­rre­ra.

Uno de los con­flic­tos que sub­ya­ce tras sus lí­neas es la ne­ce­si­dad de cam­biar la ma­ne­ra que tie­nen las au­to­ri­da­des de en­fren­tar­se al po­der del nar­co­trá­fi­co. Se­gún Wins­low, la si­tua­ción po­dría me­jo­rar si cam­biá­ra­mos ra­di­cal­men­te la po­si­ción que te­ne­mos res­pec­to al con­su­mo de dro­gas: "Su cri­mi­na­li­za­ción es la que ha­ce que pro­duz­can tan­tos be­ne­fi­cios. El ta­ba­co ma­ta a mu­chas más per­so­nas, pe­ro es le­gal y no ve­mos a pro­duc­to­res de ta­ba­co pe­gán­do­se ti­ros en­tre ellos. Con­si­de­ro que to­das las dro­gas de­be­rían ser le­ga­les y desea­ría que na­die re­cu­rrie­ra a ellas, pe­ro nues­tra ac­ti­tud es­qui­zo­fré­ni­ca nos con­vier­te en bue­na me­di­da en res­pon­sa­bles de la vio­len­cia que azo­ta Mé­xi­co. Nos gas­ta­mos bi­llo­nes de dó­la­res en man­te­ner la dro­ga le­jos y bi­llo­nes de dó­la­res en com­prar­la. Es­te es el con­flic­to que per­mi­te so­bre­vi­vir a los cár­te­les".

Acla­ma­do por crí­ti­ca y pú­bli­co (en­tre los se­gui­do­res re­co­no­ci­dos de Wins­low des­ta­can es­cri­to­res y ci­neas­tas de en­ver­ga­du­ra co­mo Ja­mes Ell­roy, Wi­lliam Fried­kin, Step­hen King, Mark Mi­llar o Lee Child), El cár­tel es al mis­mo tiem­po un ma­ni­fies­to bru­tal, ten­so y es­pe­luz­nan­te, y un tex­to per­fec­ta­men­te do­cu­men­ta­do y es­cri­to e in­dis­cu­ti­ble­men­te au­tén­ti­co: "Soy es­cri­tor de no­ve­la ne­gra y mi tra­ba­jo es en­tre­te­ner y sus­ci­tar in­te­rés por cier­tas te­má­ti­cas. El gé­ne­ro al que me de­di­co mues­tra la hu­ma­ni­dad en su fa­ce­ta más ex­tre­ma. Es­to me obli­ga a ser sin­ce­ro y ho­nes­to con mis lec­to­res. Me re­sul­ta­ría más fá­cil dis­tan­ciar­me psi­co­ló­gi­ca­men­te de lo que cuen­to si no su­pie­se que to­do tie­ne su re­fle­jo, pe­ro no es así".

Wins­low des­ta­ca cons­tan­te­men­te que él es so­lo un ti­po que es­cri­be ficción, aun­que re­sul­ta sen­ci­llo en­con­trar pa­ra­le­lis­mos en­tre sus no­ve­las y la reali­dad. Un ejem­plo evi­den­te: tres se­ma­nas des­pués de la pu­bli­ca­ción de El cár­tel, en ju­lio de 2015, sal­tó a las por­ta­das que Joa­quín el Cha­po Guz­man, lí­der del cár­tel de Si­na­loa, ha­bía es­ca­pa­do de la pri­sión de má­xi­ma se­gu­ri­dad de El Al­ti­plano, en teo­ría la más inex­pug­na­ble de Mé­xi­co. Cu­rio­sa­men­te, el arran­que de El cár­tel na­rra la fu­ga del nar­co­tra­fi­can­te más po­de­ro­so del mun­do, Adán Ba­rre­ra (una suer­te de ál­ter ego de Guz­man), del pe­nal de Puen­te Gran­de, en Ja­lis­co. Es­te epi­so­dio, –aquí vie­ne lo bueno–, es­tá com­ple­ta­men­te ins­pi­ra­do en la pri­me­ra fu­ga del Cha­po, que tu­vo lu­gar en 2001. "Joa­quín no es­ca­pó. Hi­zo un check out de ho­tel y pa­gó la cuen­ta con so­borno, in­ti­mi­da­ción y chan­ta­je. El más im­por­tan­te se­ñor de la dro­ga se ha pa­sea­do dos ve­ces por una pri­sión de má­xi­ma se­gu­ri­dad", ase­gu­ra Wins­low, uno de los au­to­res de gé­ne­ro ne­gro más leí­dos de la úl­ti­ma década, pu­bli­ca­do ya en 28 paí­ses, quien evi­ta re­fe­rir­se a Guz­man co­mo el Cha­po, ya que es­ti­ma que el ape­la­ti­vo fri­vo­li­za y pro­vo­ca sim­pa­tía ha­cia un ti­po acu­sa­do de ha­ber or­de­na­do ase­si­nar a mi­les de per­so­nas: "En oca­sio­nes per­so­nas co­mo él o co­mo en su día Pa­blo Es­co­bar son ele­va­dos a la ca­te­go­ría de hé­roes del pue­blo. Pe­ro no son hé­roes: son ase­si­nos, tor­tu­ra­do­res. No hay na­da ad­mi­ra­ble en ellos, ni son le­yen­das ni son Ro­bin Hood. El pro­ble­ma es que Guz­man em­pe­zó a tra­ba­jar a los 8 años en la re­co­lec­ción y se ha con­ver­ti­do en una de las per­so­nas más ri­cas del mun­do. Al­guien co­mo él desafian­do a los po­de­ro­sos re­sul­ta muy atrac­ti­vo pa­ra la gen­te hu­mil­de por­que son per­so­nas que, al con­tra­rio que ellos, sí tie­nen el con­trol de sus pro­pias vi­das".

DEL PA­PEL A LA GRAN PAN­TA­LLA

El cár­tel y El po­der del pe­rro son la pun­ta de lan­za de una bi­blio­gra­fía que tam­bién in­clu­ye tí­tu­los (me­no­res) co­mo El in­vierno de Franky Ma­chi­ne, Los re­yes de lo cool o Sal­va­jes. Oli­ver Sto­ne adap­tó es­ta úl­ti­ma en 2012 con un bri­llan­te re­par­to en­ca­be­za­do por Bla­ke Li­vely, John Tra­vol­ta, Sal­ma Ha­yek, Be­ni­cio del To­ro y Tay­lor Kitsch. No fue la pri­me­ra re­la­ción de Wins­low en el mun­do del ci­ne –la pri­me­ra fue Bobby Z, de John Herz­feld, con el ma­lo­gra­do Paul Wal­ker y Lau­ren­ce Fish­bur­ne co­mo pro­ta­go­nis­tas– ni se­rá la úl­ti­ma: 20th Cen­tury Fox ha com­pra­do los de­re­chos de es­ta no­ve­la –así co­mo los de El po­der del pe­rro– en una subas­ta don­de la pu­ja ga­na­do­ra su­peró los seis mi­llo­nes de dó­la­res.

Rid­ley Scott se­rá el en­car­ga­do de di­ri­gir la adap­ta­ción, que pre­su­mi­ble­men­te con­ta­rá con Leo­nar­do Dica­prio en el pa­pel de Art Ke­ller (cu­rio­sa­men­te, el pro­pio Dica­prio par­ti­ci­pó en la subas­ta pa­ra com­prar la no­ve­la a tra­vés de su pro­duc­to­ra, Ap­pian Way). "Ca­da vez se com­par­te me­nos la ma­ra­vi­llo­sa vi­ven­cia que es ver pe­lí­cu­las. Cuan­do se es­tre­nó El pa­drino la gen­te iba al ci­ne y com­par­tía un es­pa­cio co­mún, una pan­ta­lla enor­me y un so­ni­do tre­men­do. Es­to se es­tá per­dien­do y a mí me gus­ta­ría cam­biar es­ta si­tua­ción: quie­ro una ex­pe­rien­cia a lo gran­de por­que El cár­tel es una no­ve­la a lo gran­de", cuen­ta Wins­low, al tiem­po que con­fie­sa por qué cree que la adap­ta­ción se­rá un éxi­to: "¡La di­ri­ge el ti­po que hi­zo Bla­de Run­ner!".

POR JE­SÚS ME­RINO LÓ­PEZ

"El gé­ne­ro al que me de­di­co (la no­ve­la ne­gra) mues­tra la hu­ma­ni­dad en su fa­ce­ta más ex­tre­ma. Es­to me obli­ga a ser sin­ce­ro y ho­nes­to con mis lec­to­res"

GUE­RRAS DA­NIEL FRON­TE­RI­ZAS, ALEA CÁR­TE­LES DE LA DRO­GA,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.