Pos­ta­les rio­ja­nas

Nos fui­mos a ven­di­miar has­ta San Vicente de la Son­sie­rra pa­ra acom­pa­ñar al bo­de­gue­ro Ben­ja­mín Romeo en la co­se­cha 2015 de sus afa­ma­dos vi­nos Con­ta­dor. Y es­to fue lo que pa­só.

GQ (Spain) - - Destilados -

Si­la­le­yen­da­re­za­queap­ple­na­cióe­nun­ga­ra­je, Con­ta­dor­vi­noal­mun­doe­nu­na­cue­va,co­mo el Ni­ño Je­sús, aun­que sin pas­to­res ni Re­yes Ma­gos. ¿Y có­mo fue eso? To­do co­mien­za en el año 1995, cuan­do –apro­ve­chan­do una ba­ja la­bo­ral– Ben­ja­mín Romeo en­cuen­tra al fin el mo­men­to jus­to pa­ra po­ner en mar­cha el proyecto que siem­pre le ha­bía ron­da­do la ca­be­za. Com­pra una vie­ja y des­tar­ta­la­da cue­va del si­glo XII –abier­ta en ro­ca vi­va en la vie­ja mu­ra­lla me­die­val de su pue­blo, San Vicente de la Son­sie­rra– y se po­ne a ha­cer vino en ella. Allí se re­fu­gia­ban los la­brie­gos du­ran­te las gue­rras feu­da­les y allí tam­bién se con­ta­ban –uno a uno– los pe­lle­jos de ca­bra en los que se trans­por­ta­ba el tin­to ha­ce cien­tos de años. Y de ahí sa­có Ben­ja­mín el nom­bre pa­ra su bo­de­ga: vi­nos Con­ta­dor. La som­bría cue­va le pro­por­cio­na­ba una tem­pe­ra­tu­ra es­ta­ble pa­ra con­ser­var los ti­nos de ro­ble, así co­mo un con­cep­to cla­ro con el que tra­ba­jar. Su pri­mer be­bé se lla­mó La Cue­va del Con­ta­dor, fue­ron tan so­lo cua­tro ba­rri­cas –co­se­cha del 96–, y abrió una sen­da de pu­re­za y ca­li­dad de la que no ha que­ri­do apar­tar­se en es­tas ca­si dos dé­ca­das, man­te­nien­do a buen rit­mo pa­sos cortos pe­ro con­sis­ten­tes. Por el ca­mino, vi­na­zos ya clá­si­cos, co­mo su Pre­di­ca­dor (ho­me­na­je al per­so­na­je de Clint East­wood en El ji­ne­te pá­li­do) o sus pluscuamperfectos Con­ta­dor 2004 y 2005, pre­mia­dos en su día con los en­vi­dia­dos 100 pun­tos Par­ker, que son al buen vino lo que Na­dia Co­ma­ne­ci a la gim­na­sia olím­pi­ca; es­to es, una no­ta re­don­da y per­fec­ta (Con­ta­dor es la úni­ca bo­de­ga es­pa­ño­la que ha con­se­gui­do los 100 en dos oca­sio­nes).

Ben­ja­mín Romeo es rio­jano de pu­ra ce­pa (y nun­ca me­jor di­cho). Cre­ció en las rui­do­sas ba­rras de bar de San Vicente, en­tre gil­das pi­can­tes y cha­tos de cla­re­te, mien­tras es­cu­cha­ba a sus ma­yo­res na­rrar his­to­rias fa­bu­lo­sas so­bre vi­des an­ti­guas y uvas de le­yen­da. Co­mo a sus pai­sa­nos, le gus­ta co­mer bien, beber me­jor y –si es po­si­ble– acom­pa­ña­do. Du­ran­te el al­muer­zo nos ha­bla de sus crea­cio­nes, de los ti­pos de uva que uti­li­za y de los pro­ce­sos de ela­bo­ra­ción; sal­pi­men­tan­do, eso sí, la con­ver­sa­ción con abun­dan­tes y so­no­ros me­ca­güen… –co­mo se acos­tum­bra en la ben­di­ta La Rio­ja–, tie­rra de hom­bres al­ta­ne­ros, cor­te­ses y muy echaos pa'lan­te. A es­te es­pí­ri­tu tra­ba­ja­dor, Ben­ja­mín le aña­de un por­te va­len­tón y pin­tu­re­ro, que pa­ra eso –co­mo di­ría al­guno– es­ta­mos a las afue­ras de Bilbao.

No se qui­ta la go­rra de la tes­ta ni un se­gun­do, ni el cha­le­co de plu­ma co­mo ar­ma­du­ra, cons­tru­yen­do un per­so­na­je que ava­sa­lla con su per­so­na­li­dad y ca­ris­ma. Des­pués de co­mer, lo ve­mos a pie de vi­ña, embarrando de lo­do las sue­las de sus bo­tas Chel­sea; se­ña­lan­do a los tem­po­re­ros los ra­ci­mos más su­cu­len­tos. Lue­go, en la bo­de­ga, ma­ne­ja él mis­mo un trac­tor de mer­can­cías, aba­rro­ta­do de pa­lés, trans­por­tan­do la uva co­lor ro­jo co­rin­to has­ta el des­pa­li­lla­do. Vien­do có­mo do­mi­na la mar­cha atrás del vehícu­lo, sos­pe­cha­mos la de ho­ras y ho­ras que se pa­sa aquí en­du­re­cien­do el ca­llo de las ma­nos. Ma­ña­na, sin em­bar­go, des­pa­cha­rá con clien­tes de cor­ba­ta de se­da, ve­ni­dos des­de Asia o Ara­bia –atraí­dos por la fa­ma mun­dial de los vi­nos Con­ta­dor–, dis­pues­tos a com­prar par­ti­das en­te­ras pa­ra sus com­pa­ñías aé­reas de lu­jo o res­tau­ran­tes tres es­tre­llas. Si os pre­gun­táis qué ha­ce un chino en San Vicente de la Son­sie­rra, el pue­blo de los Pi­caos (fa­mo­sa –y al­go go­re– pro­ce­sión de pe­ni­ten­cia que se ce­le­bra en Se­ma­na San­ta) ya sa­béis qué con­tes­tar: "¡Pues qué va a ha­cer, hom­bre! Com­prar buen vino".

Por la no­che, nos in­vi­ta a una ce­na co­pio­sa re­ga­da con sus me­jo­res re­ser­vas. No le im­por­ta rom­per las te­la­ra­ñas de su bo­de­ga pri­va­da pa­ra des­cor­char pe­que­ñas jo­yas. Los rio­ja­nos pue­den lle­gar a ser tes­ta­ru­dos –in­clu­so ca­be­zo­nes–, pe­ro tam­bién muy ge­ne­ro­sos –in­clu­so es­plén­di­dos– si ha­ce fal­ta. Nos pre­sen­ta sus nue­vos pro­yec­tos. El Cho­to del Bom­bón, a ba­se de tem­pra­ni­llo; y El Tren de la Is­la, gar­na­cha pu­ra. Son pe­que­ñas co­se­chas ar­te­sa­na­les, de ape­nas unos mi­les de bo­te­llas. Vi­nos per­so­na­lí­si­mos, una pro­lon­ga­ción na­tu­ral del ge­nio y tem­pe­ra­men­to –re­ple­to de con­tras­tes– de su crea­dor. Sa­be que son muy bue­nos y no le im­por­ta pro­cla­mar­lo a los cua­tro vien­tos. Con las co­pas, dis­cu­ti­re­mos y re­ñi­re­mos. Pe­ro lue­go nos da­re­mos un abrazo. ¡Que es­to es La Rio­ja, co­ño!

Es­te bis­tró vin­ta­ge tie­ne tien­da char­cu­te­ría y dos co­me­do­res abier­tos inin­te­rrum­pi­da­men­te, con ser­vi­cio pa­ra lle­var y ca­te­ri­ng. En el pi­so in­fe­rior se en­cuen­tra la Ca­va, una an­ti­gua car­bo­ne­ra de la­dri­llo vis­to trans­for­ma­da en sa­la pri­va­da que cuen­ta con una me­sa im­pe­rial pa­ra 22 per­so­nas jun­to a una vi­tri­na acris­ta­la­da don­de se guar­dan las me­jo­res aña­das de ja­mo­nes Jo­se­li­to. El es­pa­cio tam­bién se pue­de usar pa­ra rea­li­zar even­tos y cur­sos de ca­ta, don­de ex­per­tos de la firma guían al co­men­sal ha­cia un ca­mino de sen­sa­cio­nes con la ca­ta ver­ti­cal. José Gó­mez, el gran pa­ta ne­gra, abre es­te lo­cal a dos pa­sos de su res­tau­ran­te Al­bo­ra­da, de una estrella Mi­che­lin (c/ Jorge Juan, 33). Mu­cho sa­bor: Tri­lo­gía Jo­se­li­to (ca­ta ver­ti­cal con ja­mo­nes de las aña­das 2009, 2010 y 2011); so­pa de ajo; pre­sa ma­ri­na­da asa­da con yu­ca. Pre­cio: 40 €. En el mis­mo lo­cal don­de es­tu­vo el mí­ti­co Club 31 aca­ba de ate­rri­zar José Yn­gla­da, chef del Men­ti­de­ro de la Vi­lla du­ran­te 16 años. El ge­ren­te, Mundy, de ori­gen cu­bano, lo­gró ha­cer­se con el res­tau­ran­te, al que bau­ti­zó co­mo Arahy, el nom­bre de su mu­jer. El lo­cal man­tie­ne su te­cho de ma­de­ra no­ble, aun­que se ha re­for­ma­do la ba­rra. Co­ci­na de mer­ca­do clá­si­ca re­no­va­da, apa­sio­na­da en su interpretación. Y vi­nos capricho, no por su pre­cio sino por su ra­re­za. El je­fe de sa­la es Gerardo Wig­ner.

Atún ro­jo pi­can­te, wa­ka­me y al­men­dras fri­tas (ima­gen); te­rri­na de foie de pa­to; mer­lu­za de Bu­re­la a la bra­sa y crê­pes Su­zet­te. Pre­cio me­dio: 50 €. Ar­zá­bal en­tra en el mu­seo de la mano de sus au­to­res Iván Mo­ra­les y Álvaro Cas­te­llano. Con es­te, son cua­tro los lo­ca­les que tie­nen en la Vi­lla y Cor­te: Ar­zá­bal, Club A, Lov­nis y aho­ra es­ta ta­ber­na ilus­tra­da. Un rin­cón den­tro del mu­seo con­sa­gra­do al buen co­mer con sa­li­da a una es­plén­di­da te­rra­za. La co­ci­na man­tie­ne las se­ñas de iden­ti­dad de Ar­zá­bal: pro­duc­to de diez con gui­ños crea­ti­vos.

Las cro­que­tas de ibé­ri­co con le­che de ove­ja, las al­me­jas con po­chas (en la ima­gen, a la de­re­cha) y la sar­tén de hue­vo y tru­fa. La en­sa­la­di­lla ru­sa es úni­ca.

35-50 €.

Pe­lli­cer abrió es­te res­tau­ran­te a dos pa­sos de la Dia­go­nal bar­ce­lo­ne­sa con el ob­je­ti­vo de pro­po­ner cu­li­na­ria de mer­ca­do con la ga­ran­tía de un chef es­tre­lla­do. Co­ci­na abier­ta con ba­rras con­ver­gen­tes. Se pal­pan so­bre­ma­ne­ra las se­ñas de San­dra Ta­rrue­lla: me­sas sin man­tel, lim­pie­za y luz, mu­cha luz.

Las re­fe­ren­cias:

La en­sa­la­da de to­ma­te bio­di­ná­mi­co (en la ima­gen) y la so­pa de pescado con to­ques de bu­lla­be­sa. Pre­cio me­dio: 40 €.

POR DA­NIEL EN­TRIAL­GO

CON­TA­DOR 2012 La jo­ya de la co­ro­na. Un tin­to que en 2004 y 2005 ob­tu­vo 100 pun­tos Par­ker y que en es­ta edi­ción pro­me­te es­tar a la al­tu­ra. Pre­cio: 248 €.

De ri­gu­ro­so es­treno (aun­que di­fe­ren­te pues­ta en es­ce­na), es­tas cua­tro ca­sas con­sa­gran co­ci­na so­li­da con gui­ños mo­der­nos.

Arahy C/ Al­ca­lá, 58

El res­tau­ran­te de re­fe­ren­cia de la ciu­dad ali­can­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.