RE­SUL­TA

GQ (Spain) - - Salir -

ex­tra­or­di­na­ria­men­te fas­ci­nan­te el me­ca­nis­mo an­tro­po­ló­gi­co que nos ha­ce agol­par­nos a las puer­tas del ho­tel don­de se hos­pe­da nues­tro can­tan­te o ac­tor fa­vo­ri­to. No di­go que sea tu con­duc­ta ha­bi­tual, pe­ro sa­bes que es­to su­ce­de a to­das ho­ras. Bas­ta con ha­ber pa­sa­do por la puer­ta de un cin­co es­tre­llas de la ca­pi­tal en día de con­cier­to pa­ra com­pro­bar có­mo de­ce­nas de zom­bis ado­les­cen­tes blan­den sus mó­vi­les en busca del sel­fie que ates­ti­güe que es­tu­vie­ron allí, y su ído­lo con ellos. Es­tán se­dien­tos de un pa­pel fir­ma­do. O de la fo­to con al­guien que no te quie­re y que po­sa con­ti­go por­que es su tra­ba­jo. ¿Por qué com­par­tir plano con esa per­so­na que no sa­be que exis­tes ni si­quie­ra en el mo­men­to del clic? ¿Crees que vas a po­der ven­der ese pa­pel ga­ra­ba­tea­do en ebay por una can­ti­dad con la que su­fra­gar la uni­ver­si­dad de tus hi­jos? Pues la­men­to lle­var­te la con­tra­ria (lo he in­ten­ta­do y no fun­cio­na).

El he­cho de que que­ra­mos in­mor­ta­li­zar mo­men­tos co­mo los re­fe­ri­dos res­pon­de a nues­tro de­seo de co­mu­ni­car a la co­lec­ti­vi­dad que he­mos ocu­pa­do un mo­men­to y un lu­gar de­ter­mi­na­dos en el mun­do, pre­ci­sa­men­te los mis­mos mo­men­tos y lu­ga­res que han pi­sa­do nues­tros ído­los. Y son esas fo­tos de in­du­da­ble im­pro­ba­bi­li­dad (al cie­rre de es­ta edi­ción so­mos 7.125 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en el pla­ne­ta Tie­rra y ge­ne­rar ca­ram­bo­las con gen­te que vi­ve tan le­jos y que sa­le en tu te­le­vi­sión es com­pli­ca­do) las que nos ha­cen re­ga­lar li­kes en las re­des so­cia­les a dies­tro y si­nies­tro. Tam­bién nos fas­ci­na, por lo que sea, sa­ber que, aun­que no nos ha­ya­mos cru­za­do con la ce­le­brity de turno, es cam­pe­cha­na co­mo no­so­tros y fre­cuen­ta nues­tro ba­rrio. Que es­ta vez no la he­mos vis­to, pe­ro, ey, qui­zá el pró­xi­mo fin de se­ma­na, sí.

An­tes de que nos ha­ya­mos aco­mo­da­do so­bre nues­tras res­pec­ti­vas ban­que­tas, yo ya he pre­sio­na­do el on de mi gra­ba­do­ra y abro fue­go so­bre Blan­ca Suá­rez con una pre­gun­ta de small talk, el chit chat in­for­mal con el que con­vie­ne en­gra­sar los en­gra­na­jes con­ver­sa­cio­na­les an­tes de pa­sar a te­mas más se­rios co­mo la exis­ten­cia de Dios o su co­lor fa­vo­ri­to:

–Jus­to a la que ve­nía en el ta­xi he leí­do una noticia que ex­pli­ca­ba muy pro­fu­sa­men­te que el do­min­go es­tu­vis­te de ca­ñas en La La­ti­na. En el mo­men­to en que eso es por­ta­da de una web (im­por­tan­te), cual­quier co­sa pue­de ser­lo, ¿no? –Ya, ya lo vi. [Blan­ca Suá­rez, con ca­ra de fas­ti­dio]. –Lo que me fas­ci­na es el sub­tí­tu­lo, "la ac­triz no du­dó en to­mar­se unas cer­ve­zas en com­pa­ñía de unos ami­gos", co­mo si to­mar una cer­ve­za es al­go que la gen­te pu­die­ra du­dar. [An­tes de se­guir, GQ quie­re re­co­men­dar la in­ges­ta res­pon­sa­ble de be­bi­das al­cohó­li­cas]. Eres una per­so­na ac­ti­va en Ins­ta­gram (768.000 se­gui­do­res) y en Twit­ter (249.000), pla­zas don­de ex­pli­cas tu vi­da a dia­rio. ¿Qué ne­ce­si­dad hay de po­ner a un par de pa­pa­raz­zi a se­guir­te pa­ra re­la­tar tri­via­li­da­des co­mo esa?

–No creo que a na­die le im­por­te con quién en­tro y sal­go ni si un do­min­go por la ma­ña­na me voy a to­mar una ca­ña o me que­do en mi ca­sa dur­mien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.