LO QUE NO ES NA­DA RA­RO,

GQ (Spain) - - Salir -

y pue­de que a ello se

de­ba gran par­te de la cre­cien­te po­pu­la­ri­dad que ate­so­ra, es su ubi­cui­dad en los quios­cos de pren­sa. Se­gún pa­la­bras de su agen­te, "Blan­ca ha si­do por­ta­da de to­das las re­vis­tas de moda de nues­tro país ex­cep­to de **** y de ******* ******, y en mu­chas de ellas ha re­pe­ti­do". La pro­ta­go­nis­ta de Per­dien­do el nor­te, sin em­bar­go, qui­ta pe­so al asun­to: "Ha­cer por­ta­das y pu­bli­ci­dad es una con­se­cuen­cia de­ri­va­da de tu tra­ba­jo, y creo que no hay que per­der de vis­ta a qué te de­di­cas. In­ten­ta­ré no caer nun­ca en el ex­ce­so ni aca­bar har­ta yo mis­ma". Sin em­bar­go es­ta ex­pe­rien­cia con GQ (ca­be­ce­ra que ya ama­dri­nó en enero de 2013) es es­pe­cial pa­ra ella: "Me ha­ce ilu­sión ha­cer es­ta por­que me pa­re­ce di­ver­ti­da de ver y de leer. Hay mu­chos edi­to­ria­les y re­por­ta­jes en los que sa­les gua­pa, pe­ro dar­le la vuel­ta a es­tos per­so­na­jes (R2-D2 y C-3PO, aho­ra mis­mo en el set, flan­queán­do­la) y ge­ne­rar una si­tua­ción de co­me­dia con ellos –que no for­men par­te del de­co­ra­do y ya es­tá–, es di­fe­ren­te. Me gus­ta mu­cho y me pa­re­ce su­per­di­ver­ti­do el tono de es­tas fo­tos".

Por edad, 27 re­cién cum­pli­dos, Suá­rez no tu­vo po­si­bi­li­dad de ver en pan­ta­lla gran­de la pri­me­ra tri­lo­gía de Star Wars ("la au­tén­ti­ca", pun­tua­li­za), pe­ro sí la se­gun­da ("la fal­sa", pun­tua­li­za­mos). Pre­ci­sa­men­te, la sa­li­da de es­te ejem­plar lle­ga a los pues­tos de ven­ta el mes en que J. J. Abrams, ca­be­za crea­do­ra de Alias y Per­di­dos en te­le­vi­sión, amén de los re­na­ci­mien­tos de Star Trek y Mi­sión: Im­po­si­ble, ya en pan­ta­lla gran­de, ate­rri­za con la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de war­sies, pe­lí­cu­la más es­pe­ra­da del lus­tro des­ti­na­da a re­ge­ne­rar la afi­ción que por po­co nos ro­ban Geor­ge Lu­cas y Jar Jar Binks a prin­ci­pios de si­glo.

En aquel en­ton­ces, Na­ta­lie Port­man, en­fun­da­da en una es­pe­cie de neo­preno ra­ro y ar­ma­da con pis­to­las lá­ser más gran­des que ella, de­vino en el icono se­xual que de ella se es­pe­ra­ba tras las lú­bri­cas re­mi­nis­cen­cias de Ca­rrie Fis­her en el pró­lo­go de El re­torno del Je­di. Cuan­do le pre­gun­to so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad de emu­lar a ta­les tó­tems, sá­ba­na en cuer­po y en­sai­ma­da en el mo­ño, y así re­edi­tar el sue­ño hú­me­do de esos mi­llo­nes de fans a los que a su vez les en­can­ta dis­fra­zar­se de Obi Wan y de Chew­bac­ca, Blan­ca ha­ce así con la mano mien­tras ríe co­mo ríe Blan­ca y su­po­ne: "¡No hay tan­tos hom­bres a los que les en­can­te dis­fra­zar­se de Star Wars!".

Des­de que Dis­ney se hi­cie­ra con los de­re­chos de la fran­qui­cia en oc­tu­bre de 2012, se han da­do to­dos los pa­sos pa­ra que el El des­per­tar de la Fuer­za sea so­lo el pri­mer ca­pí­tu­lo de los mu­chos que ven­drán a con­ti­nua­ción. De he­cho, vi­vi­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.