Juan­jo Oli­va Aquaz­zu­ra.

GQ (Spain) - - Salir -

en un mun­do en el que ha­brá un es­treno de Star Wars al año has­ta don­de po­de­mos otear. Así que pre­gun­tar­le a Blan­ca por su de­seo de par­ti­ci­par en la sa­ga allen­de los ma­res, aho­ra que to­do el mun­do com­pa­ra su tra­yec­to­ria con la de Pe­né­lo­pe Cruz, la otra chi­ca Al­mo­dó­var de la que su­po­ne el re­cam­bio na­tu­ral, re­sul­ta per­ti­nen­te: "Oja­lá par­ti­ci­pa­ra. Se­ría alu­ci­nan­te", res­pon­de con en­tu­sias­mo. Y pun­tua­li­za: "… Pe­ro, por pe­dir, me in­tere­san to­dos los gé­ne­ros. Soy par­ti­da­ria de ha­cer to­do ti­po de ci­ne por­que co­mo es­pec­ta­do­ra me gus­ta. Des­de la pe­li más in­die e in­com­pren­si­ble del mun­do has­ta la de las 15:30 h del do­min­go". A co­la­ción de la he­te­ro­do­xia in­ter­pre­ta­ti­va con­vie­ne nom­brar a Al­mo­dó­var, quien, por me­dio de La piel que ha­bi­to y Los aman­tes pa­sa­je­ros, mos­tró a Suá­rez la sen­da del dra­ma pu­ro y des­pués de la co­me­dia desata­da, ve­na que ha­ce po­cas se­ma­nas le ex­pri­mió Álex de la Igle­sia con Mi gran no­che, po­si­ble­men­te su me­jor pa­pel has­ta la fe­cha. su pro­me­te­do­rí­si­mo fu­tu­ro es un lien­zo en blan­co a re­lle­nar cuan­do co­rres­pon­da, sin pri­sa. Bromeo con ella so­bre otro de los im­pac­tan­tes ti­tu­la­res que ador­nan su nom­bre en in­ter­net: "Quie­ro que el de 2016 sea el me­jor ve­rano de mi vi­da". ¿Y qué es­pe­ras del in­vierno?, me in­tere­so. "¡Que sea el me­jor tam­bién!", ríe. "En reali­dad no suelo pe­dir mu­chas co­sas. Con que­dar­me co­mo es­toy, que es lo que he pe­di­do to­dos los años [y se ha cum­pli­do], me va­le".

Hay una fo­to que nun­ca ve­réis y que tie­ne lu­gar ca­si al fi­nal de nues­tra con­ver­sa­ción. Co­rres­pon­de a una vir­gen ves­tal con he­chu­ras de Leia. La va­po­ro­sa blan­cu­ra de Blan­ca se ele­va del ta­bu­re­te y a su vez su mano di­ri­ge el ín­di­ce al cie­lo. Es el len­gua­je no ver­bal que quie­re in­di­car a Pis­ta­cho (el tec­kel que le re­ga­ló su ex­pa­re­ja, el ac­tor Mi­guel Án­gel Sil­ves­tre –sé que se lla­ma así por­que, co­mo tú, lo he leí­do en una re­vis­ta del co­ra­zón–) que pa­re quie­to, que no pi­se el suelo pin­ta­do que le va a ha­cer bri­llar aun más al re­fle­jo de los flas­hes den­tro de es­te es­tu­dio. Que­daos con ello co­mo yo lo hi­ce: una prin­ce­sa del es­pa­cio aglu­ti­nan­do la mis­ma ca­pa­ci­dad icó­ni­ca que una se­ñal de trá­fi­co mien­tras su­gie­re con ric­tus se­rio aque­llo de "se mi­ra pe­ro no se to­ca", a pe­sar de que en su vi­da dia­ria (y es­to no es una que­ja) "ca­si na­die" se atre­ve a abor­dar­la por la ca­lle. Exis­te ese sa­lu­da­ble res­pe­to por ella o la aun agra­da­ble sen­sa­ción de po­der mez­clar­se en­tre la gen­te sin que to­dos la se­ña­len con el de­do. Ex­cep­to los pa­pa­raz­zi, mo­chi­la con la que con­vi­ve des­de que El in­ter­na­do la re­ve­la­ra ha­ce ocho años ya.

Fi­nal­men­te no nos ha da­do tiem­po de ha­blar con Blan­ca acer­ca de la exis­ten­cia de Dios o su co­lor fa­vo­ri­to, pe­ro no os echéis las ma­nos a la ca­be­za, que no ha si­do des­pis­te ni fal­ta de pro­fe­sio­na­li­dad. Es so­lo que en cier­tas oca­sio­nes, y con cier­tas chi­cas, es me­jor de­jar­se al­gu­nas co­sas en el tin­te­ro de mo­do que po­da­mos te­ner ex­cu­sa pa­ra re­to­mar el con­tac­to. TEN­GO UN HO­LO­GRA­MA PA­RA TI Ves­ti­do largo con de­ta­lle de cie­rre do­ra­do

y san­da­lias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.