Se­ño­res pri­mer0 HOM­BRE DEL CIE­LO

Por Mar­ta Fer­nán­dez -

GQ (Spain) - - Gq Pirmas -

EL

De to­dos los es­pa­cios del es­pa­cio, Philippe Pe­tit so­ña­ba con el úni­co por el que era im­po­si­ble pa­sear. Una fran­ja de cie­lo so­bre el sur de Man­hat­tan pa­ra la que pa­re­cía ha­ber­se in­ven­ta­do el vér­ti­go. Pe­ro su sue­ño de­pen­día del sue­ño de otro. De que se cons­tru­ye­ran dos to­rres co­lo­sa­les en un lu­gar que se lla­ma­ría World Tra­de Cen­ter.

In­vierno de 1968. La pri­ma­ve­ra no ha le­van­ta­do to­da­vía los ado­qui­nes pa­ri­si­nos, pe­ro Philippe des­cu­bre que quie­re le­van­tar­se más allá. El hom­bre sin mie­do es­pe­ra en la sa­la del den­tis­ta y, qui­zá por olvidar el pá­ni­co del torno, pa­sa las ho­jas de una re­vis­ta. En­ton­ces lo ve. Una ilus­tra­ción con dos ras­ca­cie­los im­po­nen­tes. "110 pi­sos. 100 me­tros más que la To­rre Eif­fel", di­ce el pie de fo­to. "Los dos edi­fi­cios que aca­ri­cia­rán las nu­bes". Y Philippe desea que esas nu­bes le aca­ri­cien a él. En­tre sus vér­ti­ces en­fren­ta­dos co­mo qui­llas de trans­atlán­ti­cos gi­gan­tes di­bu­ja una lí­nea y un mo­ni­go­te sus­pen­di­do en la na­da. El mo­ni­go­te es él.

Philippe Pe­tit es un fu­nam­bu­lis­ta de ape­lli­do per­fec­to. Pa­ra aque­llos que le mi­ran ata­dos a la tie­rra, no es más que un pun­to di­mi­nu­to. Un bo­rrón os­cu­ro ape­cho

nas ma­yor que el ín­di­ce que le se­ña­la. Los fran­ce­ses le han vis­to pa­sear­se en­tre las to­rres de No­tre Da­me pe­ro no se han con­mo­vi­do con su proeza. ¿Quién es el ma­la­ba­ris­ta lo­co que quie­re con­quis­tar los do­mi­nios de Qua­si­mo­do? Y la pre­gun­ta tar­da en eva­po­rar­se el mis­mo tiem­po que la po­li­cía en lle­var­se a Philippe de lo al­to de la ca­te­dral.

Hay al­go de gno­mo, de duen­de tra­vie­so en es­te hom­bre me­nu­do y fi­bro­so. Al­go de Pe­ter Pan que se ha que­da­do sin som­bra por­que el suelo es­tá de­ma­sia­do le­jos co­mo pa­ra adi­vi­nar dón­de se pro­yec­ta. Al­go de án­gel sin alas que pa­sea mi­la­gro­so por el fir­ma­men­to. O de dia­blo de­vuel­to a los cie­los. Y de to­das las dia­blu­ras po­si­bles Philippe eli­ge la im­po­si­ble: ten­der un ca­ble en­tre las To­rres Ge­me­las.

La al­tu­ra es de­men­cial. Las con­di­cio­nes, in­fer­na­les. El vien­to za­ran­dea­rá el alam­bre y lo ha­rá gi­rar so­bre sí mis­mo. Na­die se ha atre­vi­do ni si­quie­ra a pen­sar­lo. Y, sin em­bar­go, atra­ve­sar la cuer­da flo­ja no es lo más di­fí­cil. Lo real­men­te com­pli­ca­do se­rá sal­tar­se los con­tro­les de se­gu­ri­dad.

Co­mo quien pla­nea el atra­co de un ban­co, Pe­tit di­se­ña cui­da­do­sa­men­te su gol­pe al World Tra­de Cen­ter. Có­mo su­bir con to­ne­la­das de equi­po. Có­mo co­lo­car el ca­ble en­tre los dos edi­fi­cios mien­tras los vi­gi­lan­tes des­can­san por la no­che. Es la aven­tu­ra que pre­ce­de a la aven­tu­ra im­po­si­ble. Esa es la úni­ca pa­la­bra que pro­nun­cia la pri­me­ra vez que ve las to­rres: im­po­si­ble. La pa­la­bra que po­ne en mar­cha el re­sor­te pa­ra se­guir. "Es im­po­si­ble, así que va­mos a tra­ba­jar".

El sue­ño de Pe­tit es el sue­ño ame­ri­cano per­fec­to. En­ca­ra­ma­do a un icono. La his­to­ria de un re­to que pa­re­cía des­ti­na­do a con­ver­tir­se en pe­lí­cu­la. En 2008, Ja­mes Marsh ga­nó un Os­car con un do­cu­men­tal so­bre la ha­za­ña, Man on Wi­re. Has­ta el Fes­ti­val de Sun­dan­ce se rin­dió a los pies pro­di­gio­sos del hom­bre del ca­ble. Pe­ro ha si­do Ro­bert Ze­mec­kis, obs­ti­na­do via­se­men je­ro del pa­sa­do, quien se ha atre­vi­do con The Walk a re­crear de nue­vo el pa­seo. Y lo ha­ce lle­ván­do­nos has­ta la azo­tea con un plano que es una qui­me­ra, un tra­ve­lling ver­ti­gi­no­so que as­cien­de por la fa­cha­da co­mo el vue­lo in­ver­so a la caí­da fa­tal.

Tie­ne la pe­lí­cu­la de Ze­mec­kis al­go de ne­bu­lo­sa y de sue­ño ro­to. Por­que re­vi­vir a Pe­tit y po­ner­le a pa­sear so­bre lo que lue­go fue la Zo­na Ce­ro su­po­ne in­vo­car el fan­tas­ma de las to­rres. Ca­mi­nar por la in­cier­ta par­ce­la del ai­re que un día atra­ve­sa­ron unos avio­nes. As­cen­der a los cie­los te­ñi­dos de lu­to des­de don­de caían los cuer­pos de los que no tu­vie­ron ni alam­bre ni pér­ti­ga pa­ra sos­te­ner­se.

Philippe Pe­tit avan­za por su cuer­da flo­ja y al ver­lo des­de la bu­ta­ca del ci­ne con­te­ne­mos la res­pi­ra­ción. Por el fu­nam­bu­lis­ta. Pe­ro tam­bién por el 11 de sep­tiem­bre. Ca­si 15 años des­pués, Nue­va York se atre­ve a re­cor­dar que un día de otro ve­rano, del le­jano ve­rano del 74, la ciu­dad mi­ra­ba en la mis­ma di­rec­ción pe­ro pa­ra ma­ra­vi­llar­se. Pa­ra ver aquel bo­rrón ne­gro que cru­za­ba las nu­bes a 400 me­tros de al­tu­ra. Un va­lien­te so­ña­dor ca­paz de an­dar por los cie­los. Una man­cha en tu ho­ri­zon­te. El pe­que­ño mo­ni­go­te Philippe Pe­tit.

"El sue­ño de Pe­tit es el sue­ño ame­ri­cano per­fec­to. La his­to­ria de un re­to que pa­re­cía des­ti­na­do a con­ver­tir­se en pe­lí­cu­la"

7 de agos­to de 1974. Un ca­ble de 200 kg une las To­rres Ge­me­las a más de 400 m de al­tu­ra. So­bre él, el mo­ni­go­te Pe­tit bai­la y es­cri­be su pro­pia le­yen­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.