Que los de­más no se­pan que lle­vas un mó­vil gam­be­teo

Por Mon­te­ro Glez -

GQ (Spain) - - Gq Pirmas -

Las ce­le­bra­cio­nes na­vi­de­ñas de es­tas fe­chas, con sus co­mi­das y sus ce­nas y con sus reunio­nes fa­mi­lia­res, te per­mi­ten con­tem­plar de cer­ca la bre­cha de es­ti­lo que di­vi­de a unos pa­rien­tes y ami­gos de otros por el mo­do en que uti­li­zan su te­lé­fono mó­vil.

Esa bre­cha co­mien­za por dis­tin­guir en­tre quie­nes lle­van el mó­vil en si­len­cio y quie­nes no, sin con­si­de­rar dón­de o con quién es­tán en ca­da mo­men­to.

Su­ce­de nor­mal­men­te, ade­más, que quie­nes man­tie­nen el mó­vil con so­ni­do sue­len ser ge­ne­ro­sos con el vo­lu­men y usan el tono de lla­ma­da más es­can­da­lo­so co­no­ci­do. Tam­bién sue­len ser los mis­mos que man­tie­nen con­ver­sa­cio­nes de voz por te­lé­fono. Con­ver­sa­cio­nes de voz, sí, y a gri­to pe­la­do; tan­to que uno se pre­gun­ta si real­men­te les ha­ce fal­ta un te­lé­fono pa­ra ha­cer­se oír allí, en Al­ba­ce­te.

Aun­que sue­ne a tó­pi­co, lo cier­to es que no hay nor­mas es­ta­ble­ci­das o am­plia­men­te acep­ta­das acer­ca de có­mo uti­li­zar el te­lé­fono mó­vil cuan­do se es­tá con otras per­so­nas o en se­gún qué lu­ga­res y mo­men­tos, ce­le­bra­cio­nes na­vi­de­ñas in­clui­das.

Sí hay en­cues­tas y es­tu­dios que tra­tan de ave­ri­guar cuál es la opi­nión más fre­cuen­te del pú­bli­co res­pec­to al uso de los mó­vi­les en mo­men­tos o es­pa­cios com­par­ti­dos. Por ejem­plo, ca­si to­dos los en­cues­ta­dos coin­ci­den en que no es­tá bien uti­li­zar el mó­vil du­ran­te una ce­na fa­mi­liar, aun­que ven aun peor sa­car el te­lé­fono en ofi­cios re­li­gio­sos. Pe­ro apar­te de es­to, por lo de­más la gen­te es, en ge­ne­ral, bas­tan­te per­mi­si­va con el uso del mó­vil. Siem­pre y cuan­do usar­lo no re­sul­te mo­les­to pa­ra los de­más.

Esa úl­ti­ma acla­ra­ción es im­por­tan­te. Re­sul­tar mo­les­to tie­ne mu­cho que ver con lo que ca­da uno en­tien­de por usar el mó­vil: pa­ra unos im­pli­ca ca­si úni­ca­men­te mi­rar la pan­ta­lla y te­clear; pa­ra otros in­clu­ye man­te­ner con­ver­sa­cio­nes en voz alta, in­clu­so en voz muy alta. Los pri­me­ros no sue­len cau­sar mo­les­tia sal­vo que es­tés in­ten­tan­do man­te­ner una con­ver­sa­ción con ellos o cuan­do usan el mó­vil pa­ra ig­no­rar­te. Los se­gun­dos en cam­bio es­tán pi­dien­do a gri­tos un pu­ñe­ta­zo.

Re­sul­tar mo­les­to tam­bién tie­ne que ver con có­mo se lle­va el mó­vil. No me re­fie­ro a lo de lle­var­lo en el cin­tu­rón del pan­ta­lón, que tam­bién. Me re­fie­ro a que es­cu­char una con­ver­sa­ción en voz alta du­ran­te unos po­cos mi­nu­tos no es tan te­rri­ble co­mo lo es es­tar oyen­do los so­ni­dos del mó­vil de otro to­do el ra­to, cons­tan­te­men­te: no­ti­fi­ca­cio­nes, lla­ma­das, no­ti­fi­ca­cio­nes, el clic-clic­clic al pul­sar las te­clas, más no­ti­fi­ca­cio­nes… En ese ca­so la ma­yo­ría de la gen­te en­cuen­tra irri­tan­te el uso del mó­vil. Por tan­to, pa­re­ce ra­zo­na­ble con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de si­len­ciar la or­ques­ta cuan­do se es­tá en un lu­gar pú­bli­co o acom­pa­ña­do.

"Quie­nes man­tie­nen el mó­vil con so­ni­do sue­len ser ge­ne­ro­sos con el vo­lu­men y usan el tono de lla­ma­da más es­can­da­lo­so"

las ex­tra­va­gan­cias ha­bi­tua­les de los po­de­ro­sos. Lo que pa­sa es que en el ca­so del fút­bol son de tra­ca y me­tra­lla. A con­ti­nua­ción, pa­ra ilus­trar­nos, va­mos con un par de ejem­plos que bien me­re­cen un apar­te.

El ac­tual pro­pie­ta­rio del Mi­lan lo es tam­bién de me­dia Ita­lia. Se tra­ta del fi­nan­cie­ro Sil­vio Ber­lus­co­ni, que el otro día ven­dió la fin­ca don­de da­ba los fies­to­nes del bun­ga bun­ga. Se la pi­lló un ára­be, con mo­bi­lia­rio in­clui­do, la­go, al­ber­ca y vol­cán ar­ti­fi­cial. ¿Pa­ra qué que­rría Sil­vio un vol­cán ar­ti­fi­cial en su jar­dín? Muy fá­cil, pues pa­ra que en­tra­se en erup­ción ca­da vez que le vi­nie­se en ga­na. Sin em­bar­go, un equi­po de fút­bol no es un vol­cán ar­ti­fi­cial cu­yas erup­cio­nes se pue­dan pro­gra­mar a capricho. Aun­que Sil­vio no lo vea así, un equi­po de fút­bol es al­go más que un an­to­jo de pre­ña­do. To­da­vía re­sue­nan las ideas de cas­que­ro que tu­vo ha­ce años, cuan­do qui­so po­ner de en­tre­na­dor en el Mi­lan a uno de voleibol, Ju­lio Velasco, ar­gen­tino que ha­bía lle­va­do a Ita­lia a dos cam­peo­na­tos del Mun­do, tres cam­peo­na­tos de Eu­ro­pa y el éxi­to en los Good­will Ga­mes o co­mo se es­cri­ba. Pe­ro de voleibol. La ra­zón que ex­pu­so en su mo­men­to Ber­lus­co­ni fue que el Mi­lan ne­ce­si­ta­ba un hom­bre de ca­rác­ter co­mo Velasco. Es­tá cla­ro que Sil­vio Ber­lus­co­ni se con­fun­dió de in­jer­to, en vez de ha­cér­se­lo de ca­be­llo te­nía que ha­bér­se­lo he­cho de ce­re­bro.

Pe­ro no hay que ir­se tan le­jos pa­ra se­ña­lar ex­tra­va­gan­cias en­tre los pre­si­den­tes de fút­bol. So­lo hay que re­cor­dar al in­su­pe­ra­ble Je­sús Gil, un ejem­plar ibé­ri­co que no ten­drá pa­ran­gón en los pal­cos pre­si­den­cia­les de nues­tro fút­bol.

¿Quién no se acuer­da de Je­sús Gil y su pe­ri­pe­cia vi­tal y tal y tal, con aque­llos cas­po­sos pro­gra­mas a prin­ci­pios de los años 90? Gil se sen­tía po­de­ro­so ca­da vez que ejer­cía de pre­si­den­te del club ro­ji­blan­co. No era pa­ra me­nos. En 1992, apro­ve­chan­do el jol­go­rio de la épo­ca, con­vir­tió al Atlé­ti­co de Ma­drid en So­cie­dad Anó­ni­ma De­por­ti­va y se su­mer­gió de lleno en el char­co de la po­lí­ti­ca. Ya pues­tos, em­ba­dur­nó al Atle­ti con gra­sa de du­do­sa pro­ce­den­cia. Pe­ro de to­das las ex­tra­va­gan­cias de Je­sús Gil, la que más des­ta­ca es la de su cua­dra, don­de bri­lla­ba Im­pe­rio­so, su ca­ba­llo más an­ti­guo y por lo tan­to más sa­bio. Un día fue­ron a su fin­ca los de la BBC a gra­bar un re­por­ta­je y allí em­pe­zó la fa­ma del ca­ba­llo. Lle­go a tan­to la de­pen­den­cia de Je­sús Gil con el ani­mal que has­ta le con­sul­ta­ba so­bre fi­cha­jes y ex­pul­sio­nes. Ca­da vez que Gil nom­bra­ba a un en­tre­na­dor, Im­pe­rio­so re­lin­cha­ba, dan­do se­ña­les de gus­to o de lo con­tra­rio. El día glo­rio­so en que el Atle­ti hi­zo do­ble­te, Li­ga y Co­pa del Rey, el ca­ba­llo iba a la ca­be­za de la ca­bal­ga­ta que atra­ve­só Ma­drid en­tre ví­to­res y hu­rras de la afi­ción col­cho­ne­ra. "La pa­sión que yo sen­tía por él pro­vo­có, in­clu­so, los ce­los de mis ju­ga­do­res", de­cla­ra­ría Je­sús Gil. Pe­ro lo peor no fue eso, lo peor fue que na­die se atre­vió a lle­var­le la con­tra­ria.

"De to­das las ex­tra­va­gan­cias de Je­sús Gil, la que más des­ta­ca es la de su cua­dra, don­de bri­lla­ba su ca­ba­llo Im­pe­rio­so"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.