Pre­si­den­tes

GQ (Spain) - - Gq Pirmas -

A prin­ci­pios de los años 60, cuan­do to­ca­ba par­ti­do en Ba­laí­dos, el pre­si­den­te del Cel­ta, un tal Cel­so Lo­ren­zo Vi­lla, co­gía una avio­ne­ta de su pro­pie­dad y so­bre­vo­la­ba con ella el es­ta­dio. Pa­sa­ba tan cer­ca de los ju­ga­do­res que ro­za­ba sus ca­be­zas has­ta des­pei­nar­las por com­ple­to. Así lo cuen­ta Nacho Ca­rre­te­ro en su úl­ti­mo li­bro ti­tu­la­do Fa­ri­ña, un re­por­ta­je elec­tri­zan­te so­bre el nar­co­trá­fi­co en Ga­li­cia y sus re­la­cio­nes con los po­lí­ti­cos, ban­que­ros y el fút­bol, co­mo si to­dos los nom­bra­dos na­da­sen en la mis­ma char­ca.

Fue­ron los años en los que se de­cía que el Cel­ta era pa­tro­ci­na­do por Marl­bo­ro pues su pre­si­den­te, el ci­ta­do Lo­ren­zo Vi­lla, se de­di­ca­ba al ma­tu­te, al con­tra­ban­do de ta­ba­co ru­bio ame­ri­cano, ca­je­ti­llas de ba­tea que lla­man en Ga­li­cia.

To­do em­pe­zó en 1959, cuan­do el Cel­ta des­cen­dió a Se­gun­da. Fue una ca­tás­tro­fe. Hay que ha­cer­se car­go, tras 14 años se­gui­dos en Pri­me­ra Di­vi­sión, y na­die en Vi­go se lo ter­mi­na­ba de creer. De aquel club que es­ta­ba pa­san­do un mal ba­che se en­car­gó un equi­po di­rec­ti­vo for­ma­do en su ma­yo­ría por ma­tu­te­ros del ta­ba­co. Al fren­te de la ban­da pu­sie­ron a Lo­ren­zo Vi­lla, que co­mo era pi­lo­to de avión, pues eso, ca­da vez que te­nía un par­ti­do im­por­tan­te pre­su­mía de ma­ne­jar vue­lo y po­de­río. Por­que ya sa­be­mos que el po­der no sir­ve de mu­cho si no se ejer­ce y el ca­so del pre­si­den­te del Cel­ta es tan so­lo un ejem­plo más de

Ber­lus­co­ni pre­si­dió el glo­rio­so Mi­lan AC de los tiem­pos de Van Bas­ten y Gu­llit. Aho­ra, le in­tere­san más otro ti­po de de­lan­te­ras (¡bun­ga bun­ga!).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.