TECNÓFILO ES­CÉP­TI­CO

Por Nacho Pa­lou -

GQ (Spain) - - Gq Pirmas -

En reali­dad la cos­tum­bre de que un te­lé­fono mó­vil ten­ga que emi­tir so­ni­dos es una creen­cia ob­so­le­ta a es­tas al­tu­ras. Esa he­ren­cia de cuan­do los te­lé­fo­nos es­ta­ban uni­dos por un ca­ble a la pa­red y de­bían es­cu­char­se en la dis­tan­cia re­sul­ta hoy in­ne­ce­sa­ria. El mó­vil nor­mal­men­te lo lle­va­mos en­ci­ma, en el bol­si­llo o en el bol­so, lo man­te­ne­mos cer­ca y lo mi­ra­mos ca­da ra­to. Po­bres de no­so­tros si lo per­de­mos de vis­ta aun­que sea du­ran­te unos mi­nu­tos. De mo­do que en reali­dad ca­si nun­ca es ne­ce­sa­rio que el mó­vil ha­ga rui­dos pa­ra lla­mar nues­tra aten­ción. Me­nos aun que sue­ne co­mo una si­re­na de aler­ta por tsu­na­mi, a pe­sar de que al­gu­nos mó­vi­les vi­bran con la mis­ma fuer­za que un te­rre­mo­to.

Es bas­tan­te pro­ba­ble que du­ran­te es­tas fies­tas en co­mi­das, ce­nas y reunio­nes na­vi­de­ñas dis­tin­gas cla­ra­men­te qué ami­gos y fa­mi­lia­res se si­túan a un la­do o al otro de esa bre­cha. Pe­ro en reali­dad la cla­ve de es­ti­lo al usar un mó­vil es­tá en que­dar por en­ci­ma de to­dos ellos: que los de­más no se­pan que lle­vas un mó­vil.

Cuan­do ha­blas por te­lé­fono so­lo le in­tere­sa lo que tie­nes que de­cir a una per­so­na: tu in­ter­lo­cu­tor. Al res­to nos da igual, así que no gri­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.