¿Pe­ro qué pin­to yo en es­ta fiesta? AN­TES DE LA FIESTA…

Pa­ra mu­chos, acu­dir a un even­to o pre­sen­ta­ción pue­de ser una au­tén­ti­ca tor­tu­ra (o una pér­di­da de tiem­po). Otros, sin em­bar­go, lo ven co­mo una va­lio­sa he­rra­mien­ta pro­fe­sio­nal pa­ra des­cu­brir im­por­tan­tes con­tac­tos de ne­go­cios. ¿Có­mo com­por­tar­te? ¿A qué corr

GQ (Spain) - - Gq Zoom -

Un pro­fe­sio­nal re­ci­be cons­tan­te­men­te in­vi­ta­cio­nes a fies­tas de lo más va­rio­pin­tas, des­de pre­sen­ta­cio­nes de li­bros a inau­gu­ra­cio­nes de nue­vas se­des em­pre­sa­ria­les. Sa­car­le pro­ve­cho so­lo es una cues­tión de ac­ti­tud: de uno mis­mo de­pen­de no ser ese ti­po so­li­ta­rio que se que­da en una es­qui­na, en­cor­va­do so­bre el mó­vil fin­gien­do es­tar ocu­pa­do, y ter­mi­na yén­do­se en cuan­to pue­de. Es­tas son nues­tras re­co­men­da­cio­nes: COM­POR­TA­MIEN­TO Mi­ra a tu al­re­de­dor, son­ríe, es­ta­ble­ce con­tac­to vi­sual, que no se no­te tu de­seo de ha­cer ne­go­cios. Se de­be tras­mi­tir que se es­tá allí pa­ra dis­fru­tar de un ra­to de com­pa­ñía agra­da­ble. Se cálido y abier­to. No se de­be beber de­ma­sia­do ni to­mar­se fa­mi­lia­ri­da­des con el in­ter­lo­cu­tor. Pa­re­cer abu­rri­do es lo me­jor pa­ra atraer gen­te abu­rri­da.

NOR­MAS DE CON­VER­SA­CIÓN No se ha de ha­blar de uno mis­mo en ex­ce­so, sino mos­trar­se re­cep­ti­vo a lo que di­gan los de­más e in­ter­ac­tuar con pre­gun­tas abier­tas que de­mues­tren que se es­tá aten­to e in­tere­sa­do. Es bueno te­ner pre­pa­ra­dos te­mas de ac­tua­li­dad y anéc­do­tas que avi­ven con­ver­sa­cio­nes.

TARJETERO El in­ter­cam­bio de tar­je­tas ha de ha­cer­se con me­su­ra, na­da de a dies­tro y si­nies­tro. Es el co­lo­fón de una con­ver­sa­ción en la que man­da es­te men­sa­je: "Me ha en­can­ta­do co­no­cer­te y quie­ro se­guir en con­tac­to". No es­tá de más to­mar no­tas de im­pre­sio­nes y da­tos de in­te­rés al dor­so de las que uno re­ci­ba. Hay quien con un sim­ple vis­ta­zo a una sa­la ates­ta­da sa­be dón­de di­ri­gir­se pa­ra in­te­grar­se. Bas­ta con con­tro­lar un po­co las ex­pre­sio­nes no ver­ba­les y go­zar de in­tui­ción ad­qui­ri­da con la prác­ti­ca. Una sa­la se in­ter­pre­ta por pe­que­ños de­ta­lles: mi­ra­das, pos­tu­ras, po­si­cio­nes, so­ni­dos…

GRU­PO 1 Sus miem­bros ha­blan ani­ma­da­men­te, pa­re­ce gen­te in­tere­san­te que se es­tá di­vir­tien­do. Ma­la idea: de­ben de ser per­so­nas que se co­no­cen y que com­par­ten anéc­do­tas pri­va­das. No se­rán re­cep­ti­vas a que un ex­tra­ño vio­le su círcu­lo.

GRU­PO 2 Des­ta­ca un lí­der, al­guien que es el cen­tro de aten­ción. A su al­re­de­dor, la co­mi­ti­va ríe sus co­men­ta­rios e in­clu­so imi­tan sus ges­tos in­cons­cien­te­men­te. Ma­la idea: de­be de ser un pez gor­do ro­dea­do de adu­la­do­res. No ca­be diá­lo­go, cual­quie­ra que se acer­que pa­sa­rá des­aper­ci­bi­do.

GRU­PO 3 Pe­que­ño gru­púscu­lo de asis­ten­tes que for­ma un co­rro ce­rra­do mien­tras ha­blan de for­ma fre­né­ti­ca y man­tie­nen con­tac­to vi­sual. Ma­la idea: su ac­ti­tud evi­den­cia que se co­no­cen y dis­cu­ten un pro­ble­ma acu­cian­te. No les in­tere­sa so­cia­bi­li­zar.

GRU­PO 4 Gru­po li­ge­ra­men­te dis­per­so, con hue­cos en­tre ellos. Qui­zá pa­rez­can un po­co abu­rri­dos, tra­tan­do de ha­cer que la con­ver­sa­ción pros­pe­re sin éxi­to. ¡Bue­na idea! Se­gu­ra­men­te te aco­jan con agra­do, má­xi­me si vas a apor­tar al­go in­tere­san­te al gru­po. La prue­ba de fue­go se­rá cuan­do te acer­cas, si se mues­tran pro­cli­ves a es­ta­ble­cer con­tac­to vi­sual y ar­quean las ce­jas en se­ñal de bien­ve­ni­da. > IN­FÓR­MA­TE de qué va la fiesta y de quién asis­te. ¿Se pre­sen­ta un fi­cha­je de la em­pre­sa? ¿Se des­ve­la un nue­vo mo­de­lo de co­che? ¿Se pre­sen­ta un li­bro? ¿Se ce­le­bra una fu­sión? Eso es al­go que la in­vi­ta­ción ya acla­ra, lo que a ti te to­ca es pro­fun­di­zar: de dón­de vie­ne el nue­vo fi­cha­je y sus lo­gros, qué tie­ne de sin­gu­lar el nue­vo mo­de­lo de co­che y los úl­ti­mos mo­vi­mien­tos de esa em­pre­sa au­to­mo­vi­lís­ti­ca, de qué va el li­bro en cues­tión o cuál es la bio­gra­fía de su au­tor, los de­ta­lles de la fu­sión y el his­to­rial de las em­pre­sas que la pro­ta­go­ni­zan, etc.

El nue­vo Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral de Shanghái sus­ti­tu­ye al ori­gi­nal y mul­ti­pli­ca por 20 el ta­ma­ño que es­te te­nía. Di­se­ña­da por el es­tu­dio Per­kins+will Glo­bal, es­ta in­men­sa ga­le­ría ofre­ce la po­si­bi­li­dad de ex­plo­rar nues­tro pla­ne­ta a tra­vés de más de 10.000 pie­zas traí­das des­de los cin­co con­ti­nen­tes. El es­pa­cio –inau­gu­ra­do es­te año– cuen­ta con va­rias sa­las de ex­po­si­ción, un tea­tro 4D, un atrio de 30 me­tros de al­tu­ra que ha­ce las ve­ces de re­ci­bi­dor –la luz na­tu­ral se fil­tra por él a tra­vés de su pa­red de cristal– y un es­pec­ta­cu­lar fo­so al ai­re li­bre. Pa­ra ren­dir tri­bu­to a su pro­pia na­tu­ra­le­za, la es­truc­tu­ra de es­te mu­seo chino imi­ta al ca­pa­ra­zón de un nau­ti­lus, una de las for­mas geo­mé­tri­cas más pu­ras de la Tie­rra. Asi­mis­mo, di­ver­sos ele­men­tos na­tu­ra­les tam­bién que­dan re­pre­sen­ta­dos en las pro­pias fa­cha­das del edi­fi­cio: en la pa­red nor­te va­rias ca­pas de pie­dra de di­fe­ren­te es­pe­sor si­mu­lan pla­cas tec­tó­ni­cas en mo­vi­mien­to y pa­re­des de ca­ñón ero­sio­na­das por ríos; en la es­te hay un jar­dín ver­ti­cal que cu­bre el blo­que des­de el suelo has­ta la azo­tea; y en la cen­tral (la de la ima­gen) se re­pre­sen­ta la es­truc­tu­ra ce­lu­lar de las plan­tas y los ani­ma­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.