La fu­ria de las agen­cias La be­lle­za es­tá en el ex­te­rior

Es­te mu­seo de his­to­ria na­tu­ral ofre­ce dos co­lec­cio­nes: la de su in­te­rior, traí­da des­de los cua­tro pun­tos car­di­na­les, y la de su ex­te­rior, pu­ro pro­di­gio ar­qui­tec­tó­ni­co.

GQ (Spain) - - Gq Zoom -

La rup­tu­ra del con­tra­to del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid con las agen­cias de ra­ting Fitch y Stan­dard & Poor's ha le­van­ta­do la ta­pa de una ca­ja de Pandora que a pe­sar de to­dos es­tos úl­ti­mos años de cri­sis, na­die se atre­vió, ni qui­so, ni pu­do, ni tu­vo in­te­rés en le­van­tar. Es­tas agen­cias se de­di­can, bá­si­ca­men­te, a es­tu­diar la si­tua­ción fi­nan­cie­ra de em­pre­sas y ad­mi­nis­tra­cio­nes y a ha­cer in­for­mes so­bre su sol­ven­cia. Sus clien­tes, otras em­pre­sas, ge­ne­ral­men­te in­ver­so­res, to­man de­ci­sio­nes gra­cias a es­tos in­for­mes. Se hi­cie­ron famosas en nues­tro­te­le­dia­rio­por­que­la­se­mi­sio­nes­de­deu­da­pú­bli­ca que ha­cen los paí­ses de­pen­den del ra­ting que te ad­ju­di­quen es­tas em­pre­sas. Si eres sol­ven­te ten­drás tri­ple A (AAA) y to­do el mun­do que­rrá com­prar tu deu­da con fer­vor por­que las agen­cias con­si­de­ra­rán que eres su­per­sol­ven­te. Es el ca­so de Ale­ma­nia. Si tus da­tos no son bue­nos, o di­rec­ta­men­te no pa­gas, ten­drás tri­ple C o una D. Gre­cia, Gam­bia o Ucrania es­tán en­tre es­tos úl­ti­mos. Du­ran­te los peo­res años de la cri­sis, y so­bre to­do 2012, Es­pa­ña co­que­teó con la quie­bra, con una pri­ma de ries­go al­tí­si­ma. Pe­ro nos li­bra­mos por po­co.

En es­te con­tex­to hu­bo vo­ces que aler­ta­ron de que el mun­do es­ta­ba en ma­nos de tres agen­cias de ca­li­fi­ca­ción nor­te­ame­ri­ca­nas. Las dos men­cio­na­das an­tes y Moody's for­man un oli­go­po­lio que, du­ran­te la cri­sis del eu­ro, fue­ron acu­sa­das de ac­tuar de par­te del dó­lar y en con­tra de nues­tros in­tere­ses eu­ro­peos. Otras vo­ces pro­pu­sie­ron crear una agen­cia eu­ro­pea co­mo me­ca­nis­mo de au­to­de­fen­sa. Más de una em­pre­sa de EE UU con tri­ple A en 2008 que­bró, por lo que la fia­bi­li­dad de sus es­tu­dios que­dó en en­tre­di­cho. La pa­ra­do­ja de to­do es­to, y que pu­so de ma­ni­fies­to el ayun­ta­mien­to de la ca­pi­tal, es que tie­nes que pa­gar a es­tas agen­cias pa­ra que te es­tu­dien y te pon­gan no­ta. 120.000 eu­ros al año por bar­ba,se­gún­he­mos sa­bi­do. Sin su eva­lua­ción no se­rás na­die, no se sa­brá tu si­tua­ción fi­nan­cie­ra y no po­drás pe­dir di­ne­ro pres­ta­do. Si no pa­gas, por tan­to, aten­te a las con­se­cuen­cias. El ayun­ta­mien­to adu­ce que la ciu­dad es sol­ven­te y que en los pró­xi­mos años no emi­ti­rá más deu­da, pe­ro no evi­ta en­trar en un ca­mino in­hós­pi­to que po­cos han tran­si­ta­do, y que po­dría desatar, en for­ma de fu­tu­ras ba­ja­das en sus ca­li­fi­ca­cio­nes, la fu­ria de las agen­cias.

El agua de llu­via se re­co­ge del te­ja­do y se al­ma­ce­na en el es­tan­que. To­das las ca­rac­te­rís­ti­cas ener­gé­ti­cas del mu­seo se ex­pli­can du­ran­te los guia­dos. A tra­vés de su in­te­gra­ción con el si­tio, el edi­fi­cio re­pre­sen­ta la ar­mo­nía del ser hu­mano y la na­tu­ra­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.