Ideas bri­llan­tes, mó­vi­les in­te­li­gen­tes

Las ideas bri­llan­tes no sur­gen por ca­sua­li­dad. Son fru­to de un es­ta­do men­tal au­to­exi­gen­te. Luis Díaz Igle­sias, fla­man­te di­rec­tor de Mar­ke­ting y Co­mu­ni­ca­ción de Sony Mo­bi­le Eu­ro­pe, es un buen ejem­plo.

GQ (Spain) - - Planta E Gq Tiva -

Pue­de que al­gún día, en el co­mien­zo de al­gún largo y me­re­ci­do puen­te, te veas con­du­cien­do por al­gu­na ca­rre­te­ra se­cun­da­ria de la me­se­ta nor­te y, de pron­to, de­ci­das pa­rar en el tí­pi­co pue­blo mi­núscu­lo por­que la si­guien­te área de ser­vi­cio es­tá a 20 lar­gos ki­ló­me­tros y a ti el can­san­cio te es­tá en­tran­do aho­ra. Pue­de que mien­tras ob­ser­vas ató­ni­to el ru­ral kitsch que cuel­ga de las pa­re­des del úni­co bar de ese pe­que­ñí­si­mo pue­blo –aun­que lo cier­to es que, no te en­ga­ñes, el ob­ser­va­do/es­ca­nea­do por los abo­rí­ge­nes que si­mu­lan ju­gar al tu­te eres tú– va­yas y te pre­gun­tes: "¿Qué pa­sa­ría si le re­ga­lá­se­mos a to­dos los ha­bi­tan­tes de es­te pue­blo nues­tro úl­ti­mo mó­vil?". Mmm… ¿Qué pa­sa­ría?

"Pa­sa­ría que…", con­tes­ta Luis Díaz Igle­sias, di­rec­tor de Mar­ke­ting pa­ra el sur de Eu­ro­pa de Sony Mo­bi­le has­ta fi­na­les de la pa­sa­da pri­ma­ve­ra y, des­de ese pre­ci­so ins­tan­te, fla­man­te di­rec­tor de Mar­ke­ting y Co­mu­ni­ca­ción de Sony Mo­bi­le Eu­ro­pe, "… pa­sa­ría que con­se­gui­mos que Es­pa­ña, en 2011, fue­se el pri­mer país del mun­do en el que to­dos los ha­bi­tan­tes de una mis­ma lo­ca­li­dad tu­vie­sen mó­vil, lo que se di­ce una pe­ne­tra­ción de mer­ca­do del cien por cien. Con­ven­ci­mos al al­cal­de, que pen­sa­ba que éra­mos de un pro­gra­ma de cá­ma­ra ocul­ta, y lo lo­gra­mos. Los 68 ha­bi­tan­tes de Ta­bla­di­llo, en Se­go­via, del be­bé al cen­te­na­rio, tu­vie­ron su Xpe­ria X8. Vi­vi­mos una in­va­sión de pe­rio­dis­tas y la noticia dio la vuel­ta al mun­do", re­cuer­da es­te ma­dri­le­ño bri­llan­te de 38 años, li­cen­cia­do en Eco­nó­mi­cas y Ad­mi­nis­tra­ción y Di­rec­ción de Em­pre­sas. "Fue una cam­pa­ña que siem­pre re­cor­da­ré con mu­chí­si­mo ca­ri­ño, por­que me dio vi­si­bi­li­dad y me si­tuó muy arri­ba den­tro de Sony, una cam­pa­ña pa­ra la que ape­nas con­tá­ba­mos con 50.000 eu­ros, lo que nos que­da­ba de pre­su­pues­to, y con la que ha­bía que lan­zar el nue­vo mó­vil sí o sí".

GQ: Eres el res­pon­sa­ble de pu­bli­ci­dad, re­la­cio­nes pú­bli­cas, even­tos, di­gi­tal, so­cial me­dia y re­tail de Sony Mo­bi­le pa­ra to­da Eu­ro­pa, con ba­se en Lon­dres. ¿Te di­ce al­go la pa­la­bra vér­ti­go? LUIS DÍAZ: Vol­ver a Lon­dres, don­de ya ha­bía vi­vi­do, me pa­re­ce un cam­bio positivo. En cuan­to a las nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des, el gran desafío es­tá en tra­ba­jar con un nue­vo equi­po de gen­te y, so­bre to­do, en te­ner una re­la­ción mu­cho más di­rec­ta con To­kio, con la cen­tral. Es una eta­pa de re­tos. Cuan­do so­lo lle­va­ba el sur de Eu­ro­pa con­ta­ba con cier­tas ven­ta­jas ya que, en esen­cia, to­dos esos mer­ca­dos com­par­ten si­mi­li­tu­des. Aho­ra me to­ca en­fren­tar­me a las gran­des di­fe­ren­cias re­gio­na­les; no tie­nen na­da que ver las exi­gen­cias de Ru­sia con las del Reino Uni­do o las de Es­pa­ña. Es­toy en pleno apren­di­za­je y eso siem­pre mo­ti­va. GQ: En­ton­ces… ¿las gran­des cam­pa­ñas de co­mu­ni­ca­ción, las glo­ba­les, no re­sul­tan to­do lo efec­ti­vas que ca­bría pen­sar? L. D.: Las cam­pa­ñas mun­dia­les con­lle­van cier­tos hán­di­cap. En Es­pa­ña, por ejem­plo, fun­cio­na muy bien dar­le el pro­ta­go­nis­mo a ni­ños en un anun­cio, pe­ro en Chi­na re­sul­ta in­via­ble. Con la nue­va re­or­ga­ni­za­ción de Sony el ob­je­ti­vo es te­ner cam­pa­ñas es­pe­cí­fi­cas pa­ra Eu­ro­pa, que es, sin du­da, una re­gión es­tra­té­gi­ca pa­ra nues­tra ren­ta­bi­li­dad. Pa­ra vol­ver a los nú­me­ros ne­gros ne­ce­si­ta­mos el éxi­to aquí. GQ: La gen­te que ha tra­ba­ja­do con­ti­go sub­ra­ya tu in­no­va­do­ra vi­sión del mar­ke­ting. ¿Có­mo fun­cio­na tu ca­be­za? ¿Có­mo te las in­ge­nias pa­ra ir más allá? L. D.: Se tra­ta de no ha­cer ja­más dos ve­ces lo mis­mo. Siem­pre hay que ir a por al­go que nun­ca an­tes se ha­ya he­cho. No te­ne­mos los mis­mos pre­su­pues­tos que nues­tros com­pe­ti­do­res di­rec­tos, por lo que no nos que­da otra que ha­cer un mar­ke­ting mu­cho me­jor, y pa­ra eso la in­no­va­ción es crí­ti­ca, pa­ra po­der co­nec­tar con el con­su­mi­dor y des­ta­car. GQ: ¿Có­mo es Luis Díaz co­mo je­fe? L. D.: Pre­gun­ta di­fí­cil. Soy muy exi­gen­te por­que me exi­jo mu­cho a mí mis­mo. Me veo co­mo un je­fe co­pi­lo­to; nun­ca me sien­to en el asien­to de atrás ni me li­mi­to a de­jar­me lle­var. Ten­go que es­tar ahí, a la de­re­cha de mi equi­po, con el plano y la hoja de ru­ta de­lan­te, pendiente de los im­pre­vis­tos. Me gus­ta te­ner el con­trol, tra­ba­jar du­ro y ro­dear­me de gen­te que no ten­ga mie­do a arries­gar­se, que no se­pa lo que es el con­for­mis­mo y que aun­que es­cu­che ocho ve­ces un "no" si­ga cre­yen­do en sus bue­nas ideas. GQ: ¿Qué sir­ve me­jor: una pá­gi­na de pu­bli­ci­dad o una re­se­ña en pren­sa? L. D.: To­do es­tá cam­bian­do mu­chí­si­mo. Cen­trán­do­nos en nues­tro sec­tor: un con­su­mi­dor, en­tre que de­ci­de que va a cam­biar de smartp­ho­ne has­ta que fi­nal­men­te lo com­pra ne­ce­si­ta una me­dia de sie­te se­ma­nas. La pu­bli­ci­dad con­ven­cio­nal, con la que yo te im­pac­ta­ba y ob­te­nía una res­pues­ta ca­si in­me­dia­ta, ya no va­le co­mo úni­ca op­ción. Aho­ra ne­ce­si­to im­pac­tar­te cons­tan­te­men­te du­ran­te esas sie­te se­ma­nas en las que tú vas a to­mar tu de­ci­sión. De ahí que es­tén sur­gien­do nue­vas tác­ti­cas en las que yo te cuen­to una his­to­ria por ca­pí­tu­los pa­ra man­te­ner tu aten­ción. Lo pri­me­ro que ha­ce un com­pra­dor cuan­do se le des­pier­ta la lucecita del de­seo es bus­car una opi­nión so­bre ese pro­duc­to, y esa opi­nión es la vues­tra, la de los pe­rio­dis­tas es­pe­cia­li­za­dos. Fa­mi­lia­res y ami­gos in­flu­yen, pe­ro vo­so­tros más. GQ: ¿Qué es lo me­jor de tra­ba­jar en una mul­ti­na­cio­nal co­mo Sony? L. D.: Nues­tra his­to­ria, en sí mis­ma, es una gran ven­ta­ja. So­mos una com­pa­ñía con ca­si 60 años que ha de­mos­tra­do en in­fi­ni­dad de oca­sio­nes su ca­pa­ci­dad pa­ra ofre­cer pro­duc­tos re­vo­lu­cio­na­rios y li­de­rar áreas co­mo las del vi­deo­jue­go, la mú­si­ca y, por su­pues­to, el ci­ne y los con­te­ni­dos. La opor­tu­ni­dad de po­der tras­la­dar to­do ese know how a nues­tros smartp­ho­nes es un in­men­sa ven­ta­ja.

EL XPE­RIA DE BOND Luis Díaz Igle­sias con el no­ví­si­mo Xpe­ria Z5 Premium, ver­sión Gold con efec­to es­pe­jo, crea­do ex pro­fe­so pa­ra Da­niel Craig en la úl­ti­ma de 007.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.