¿Nos man­da­rán los ro­bots al pa­ro?

Si el avan­ce tec­no­ló­gi­co lle­ga al pun­to de desa­rro­llar ro­bots que sus­ti­tu­yan a los hu­ma­nos, mi­llo­nes de per­so­nas po­drían aca­bar en el pa­ro sin so­lu­ción. Es­tas 18 claves ayu­da­rán a que te si­túes.

GQ (Spain) - - Planta E Gq Tiva -

• Cuan­do ha­bla­mos de ro­bots no es­ta­mos ha­blan­do de te­ner en ca­sa un Da­ta ti­po el de Star Trek, un C-3PO o un ta­xis­ta au­tó­ma­ta co­mo en Desafío to­tal. Aun­que to­do se an­da­rá. Ha­bla­mos so­bre to­do de má­qui­nas que sus­ti­tu­yen a los hom­bres ha­cien­do co­sas pro­duc­ti­vas.

• En la his­to­rio­gra­fía eco­nó­mi­ca hay una­ni­mi­dad: el avan­ce tec­no­ló­gi­co siem­pre tie­ne un im­pac­to positivo en el em­pleo y en el cre­ci­mien­to. Aun­que no se­pa­mos qué ocu­rri­rá en el fu­tu­ro, es­ta pre­mi­sa se ha cum­pli­do has­ta aho­ra. Eso es em­pe­zar bien.

• Es cier­to que cuan­do un avan­ce tec­no­ló­gi­co arrui­na la vi­da de gen­te de­ján­do­les sin tra­ba­jo, los afec­ta­dos no es­tán muy con­ten­tos y apun­tan a la lle­ga­da del apo­ca­lip­sis. Les pa­só a los he­rre­ros en la Re­vo­lu­ción In­dus­trial, a los bar­be­ros con la Gi­llet­te o a los que re­gen­ta­ban un vi­deo­club.

• Si des­de el boom desa­rro­llis­ta ca­da vez más má­qui­nas sus­ti­tu­yen a los hu­ma­nos y al mis­mo tiem­po ca­da vez hay más po­bla­ción y vi­vi­mos más, ¿en qué tra­ba­ja tan­ta gen­te? ¿Dón­de? Es cier­to que se han crea­do mu­chos mi­llo­nes de em­pleos nue­vos en las úl­ti­mas dé­ca­das, pe­ro la cla­ve fun­da­men­tal es que ca­da vez tra­ba­ja­mos me­nos ho­ras.

• Unos cuan­tos nú­me­ros pa­ra con­tex­tua­li­zar: en Es­pa­ña, en­tre 1870 y 1899 la jor­na­da me­dia se­ma­nal de tra­ba­jo era de 65 ho­ras; en 1914, de 53; en 1930, de 45. En 1959 era de 44 ho­ras; en 1975, de 42; y en 2000, de 36,1. Un op­ti­mis­ta vis­ce­ral ase­gu­ra­ría que en un fu­tu­ro no muy le­jano tra­ba­ja­re­mos un par de ho­ri­tas al día. Oja­lá.

• El en­fo­que más pe­si­mis­ta par­te de la Ley de Moo­re, aun­que no tie­ne na­da que ver con es­te asun­to. En re­su­men, es­ta ley, que en reali­dad es más bien una apre­cia­ción, ase­gu­ra que ca­da chip que pro­du­ce la hu­ma­ni­dad es ca­da vez más rá­pi­do y más ba­ra­to de fa­bri­car que el an­te­rior. Y se es­tá cum­plien­do.

• La Ley de Moo­re lle­va a mu­chos ex­per­tos a va­ti­ci­nar que el de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co se­rá tan ex­po­nen­cial que lle­ga­rá un pun­to en el que el ser hu­mano se­rá in­ca­paz de adap­tar­se a la ra­pi­dez con la que las má­qui­nas y los au­to­ma­tis­mos irán sus­ti­tu­yen­do a las per­so­nas en los tra­ba­jos. Es­to pro­vo­ca­ría una in­ten­si­fi­ca­ción anor­mal de des­pi­dos y pa­ra­dos.

• Es­te es­ce­na­rio es­pan­to­so ha ins­pi­ra­do mul­ti­tud de li­bros so­bre un mun­do ges­tio­na­do por una mi­no­ría de ri­cos y de pro­fe­sio­na­les de al­tí­si­mo ni­vel, lleno de ro­bots ha­cien­do tra­ba­jos ma­nua­les de to­do ti­po, y con mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos en la mi­se­ria. Y qui­zá tam­bién al­gu­na pe­lí­cu­la…

• Carl Be­ne­dikt Frey y Mi­chael A. Os­bor­ne, de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, es­tu­dia­ron 700 ti­po­lo­gías de pues­tos de tra­ba­jo en EE UU y ana­li­za­ron la po­si­bi­li­dad de que fue­ran au­to­ma­ti­za­dos por la tec­no­lo­gía. Su con­clu­sión es ate­rra­do­ra: en dos dé­ca­das po­dría des­apa­re­cer un 47% de esos pues­tos de tra­ba­jo.

• El es­tu­dio, de 2013, tie­ne un ran­king con esos 700 ti­pos: los que nun­ca se que­da­rían sin tra­ba­jo se­rían mé­di­cos, ci­ru­ja­nos, den­tis­tas, te­ra­peu­tas o pro­fe­so­res de pri­ma­ria… Y los que tie­nen me­nos fu­tu­ro se­rían los téc­ni­cos de car­ga y des­car­ga, los ca­je­ros o los ad­mi­nis­tra­ti­vos de se­gu­ros o de bol­sa.

• Pe­ro la co­sa no es­tá tan ne­gra co­mo pa­re­ce. Otros ex­per­tos han que­ri­do ana­li­zar si real­men­te es­to es­tá pa­san­do mi­ran­do los nú­me­ros, vien­do ho­ras tra­ba­ja­das por po­bla­ción y –lo más im­por­tan­te– ana­li­zan­do nues­tros ín­di­ces de pro­duc­ti­vi­dad por tra­ba­ja­dor. ¿Y qué di­cen los nú­me­ros? Pues to­do lo con­tra­rio.

• Tal y co­mo ex­pli­ca el en­sa­yis­ta eco­nó­mi­co Matt­hew Ygle­sias, la vi­sión apo­ca­líp­ti­ca es en reali­dad un mi­to que no se sos­tie­ne con los nú­me­ros en la mano ni ana­li­zan­do el pa­no­ra­ma ge­ne­ral de lo que es­tá pa­san­do en el día a día.

• Si los ro­bots es­tu­vie­ran qui­tán­do­nos nues­tros pues­tos de tra­ba­jo, la pro­duc­ti­vi­dad de los tra­ba­ja­do­res que aun tie­nen pues­tos de tra­ba­jo –la can­ti­dad to­tal de tra­ba­jo que se ha­ce di­vi­di­do por el nú­me­ro to­tal de per­so­nas que tra­ba­jan– es­ta­ría cre­cien­do con ra­pi­dez. Pe­ro no lo es­tá. Cre­ce, pe­ro po­co a po­co.

• Nues­tros sen­ti­dos nos en­ga­ñan. Aun­que crea­mos que la in­no­va­ción nos ro­dea por to­das par­tes y nos que­da­mos bo­quia­bier­tos con lo que po­de­mos ha­cer con nues­tros mó­vi­les, en reali­dad es­to afec­ta a un es­pec­tro muy con­cre­to y re­du­ci­do de la eco­no­mía. To­do lo de­más si­gue ha­cién­do­se ca­si igual que siem­pre.

• Es­ta re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca la con­si­de­ra­mos tan om­ni­pre­sen­te por­que afec­ta a co­sas que ha­ce­mos mu­cho los hu­ma­nos to­dos los días: leer pren­sa, ver la te­le, es­cu­char mú­si­ca, pe­dir co­mi­da o ha­blar con ami­gos y fa­mi­lia­res (re­des so­cia­les). Es­to fa­ci­li­ta nues­tro en­si­mis­ma­mien­to y nues­tra sen­sa­ción de que el mun­do es­tá cam­bian­do rá­pi­da y ra­di­cal­men­te.

• In­ter­net y las pos­te­rio­res in­no­va­cio­nes que ha pro­vo­ca­do, to­do ese mun­do de Si­li­con Va­lley, Ap­ple, Goo­gle, etc., ha mo­di­fi­ca­do po­co o na­da la pro­duc­ción de la le­che que be­be­mos, o de la car­ne que co­me­mos, o de la ma­ne­ra de tra­ba­jar que tie­ne nues­tro mé­di­co o el ven­de­dor de co­ches.

• Es­to es lo que los da­tos de pro­duc­ti­vi­dad nos en­se­ñan: es­tos otros sec­to­res de la eco­no­mía, que tie­nen mu­chí­si­mo más pe­so en tér­mi­nos glo­ba­les, no se es­tán vien­do al­te­ra­dos ca­si na­da en sus mo­dus ope­ran­di fun­da­men­ta­les por es­tos avan­ces tec­no­ló­gi­cos que cree­mos ver por to­das par­tes. O, me­jor di­cho, lo es­tán ha­cien­do, pe­ro muy len­ta­men­te.

• Es más, se­gún es­te en­fo­que, y ana­li­zan­do da­tos re­fe­ri­dos a EE UU, ten­de­mos al es­tan­ca­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad. De he­cho, al­gu­nos ex­per­tos acon­se­jan ha­cer to­do lo con­tra­rio a lo que los apo­ca­líp­ti­cos apun­tan; es de­cir, que de­be­mos fo­men­tar más la au­to­ma­ti­za­ción (que ven­gan más ro­bots a echar­nos una mano, va­ya).

FA­BRI­CA NO SE re­vis­tas IN­GE­NIO edi­ción de la (¿nun­ca?) EL crea­ti­vos –co­mo nun­ca tra­ba­jos ma­nos– Los en­tre esa, que tie­nes ¡Chu­paos co­mo es­ta rea­li­za­dos por ro­bots. po­drán ser tor­ni­llos! y ha­ta­jo de

POR JOA­QUÍN OR­TE­GA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.