ES­TA CA­SA NO EXIS­TE

Pe­ro de­be­ría. Es el lo­co proyecto que tres ar­qui­tec­tos grie­gos quie­ren mon­tar en un acan­ti­la­do con vis­tas al mar Egeo pa­ra re­vi­si­tar el con­cep­to pri­me­ra lí­nea en cla­ve de au­tor.

GQ (Spain) - - Gq Weekend -

Po­dría ser el cen­tro de ope­ra­cio­nes de La Li­ga de la Jus­ti­cia (si eres de DC) o de Los Nue­vos Ven­ga­do­res (si te ti­ra más Mar­vel). Qué de­mo­nios, si tu­vie­ra un par de ti­bu­ro­nes blan­cos en la pis­ci­na de la plan­ta ca­lle de­be­ría ser la gua­ri­da de al­gún ar­chi­ene­mi­go de Ja­mes Bond. A de­cir ver­dad, es­ta ca­sa po­dría dar co­bi­jo a quien tú qui­sie­ras que co­bi­ja­se por­que no exis­te, y la pro­fe­sión de sus in­qui­li­nos so­la­men­te la es­ta­ble­ce tu ima­gi­na­ción.

Pro­yec­ta­da pa­ra ser cons­trui­da en la cos­ta de Gre­cia den­tro de un acan­ti­la­do con vis­tas al mar Egeo –no so­bre el te­rreno, he aquí su gra­cia–, es­ta ilu­so­ria mo­ra­da es obra de los ar­qui­tec­tos Laer­tis An­to­nios, An­do Vas­si­liou y Pan­te­lis Kam­pou­ro­pou­los, miem­bros de OPA Works, una pla­ta­for­ma que es­bo­za es­truc­tu­ras ca­si utó­pi­cas a la es­pe­ra de con­se­guir fi­nan­cia­ción pa­ra po­der lle­var­las a ca­bo.

El nom­bre de la re­si­den­cia, Ca­sa Bru­ta­le, ha­ce re­fe­ren­cia a su es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co, el bru­ta­lis­mo, don­de im­pe­ra el uso del hor­mi­gón y las for­mas geo­mé­tri­cas rec­tas. La vi­vien­da es­ta­ría cons­trui­da con ma­te­ria­les sim­ples (ma­de­ra, vi­drio y ce­men­to) pa­ra sim­bo­li­zar la con­ver­gen­cia en­tre na­tu­ra­le­za, ser hu­mano y ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na. Más alta que an­cha, la ca­sa con­ta­ría con dos ha­bi­ta­cio­nes, dos cuar­tos de ba­ño, co­ci­na, tras­te­ro y pis­ci­na in­fi­ni­ta –con fon­do de cristal– que ha­ce las ve­ces de te­cho y con­ti­núa la lí­nea vi­sual que une al gran azul con el cie­lo he­leno. La fa­cha­da que­da­ría abier­ta pa­ra con­tra­rres­tar y sua­vi­zar los ma­te­ria­les du­ros y de­jar que la luz na­tu­ral ilu­mi­na­se al com­ple­to to­do el es­pa­cio.

UN LU­GAR DON­DE RE­FU­GIAR­SE

Di­se­ñar la ca­sa ba­jo tie­rra fue ne­ce­sa­rio pa­ra con­se­guir mi­ni­mi­zar el im­pac­to vi­sual ne­ga­ti­vo que po­dría lle­gar a ge­ne­rar es­te proyecto en el en­torno. Así, al for­tín se ac­ce­de­ría des­cen­dien­do 50 es­ca­lo­nes re­for­za­dos con vi­gas de ace­ro que desem­bo­ca­rían en la puer­ta de en­tra­da y en un pri­vi­le­gia­do mi­ra­dor. El in­te­rior, tal y co­mo lo tie­ne pen­sa­do OPA Works, tam­bién se de­can­ta­ría por la sim­pli­ci­dad, con gran par­te del mo­bi­lia­rio he­cho de hor­mi­gón cha­pa­do en ma­de­ra en­ve­je­ci­da. Las pa­re­des de los dor­mi­to­rios, ade­más, que­da­rían cu­bier­tas por es­pe­jos pa­ra me­jo­rar el jue­go en­tre lu­ces y som­bras.

POR JE­SÚS ME­RINO LÓ­PEZ

¿UN CHA­PU­ZÓN? A vis­ta de pá­ja­ro pa­re­ce una pis­ci­na en­ca­ra­ma­da al bor­de de un pre­ci­pi­cio, pe­ro hay mu­cho más ba­jo el clo­ro… Pa­sa la pá­gi­na, ven­ga.

LA MA­DRI­GUE­RA DEL 'BON VI­VANT' La es­truc­tu­ra de Ca­sa Bru­ta­le es­tá com­pues­ta por tres lo­sas de hor­mi­gón de di­fe­ren­tes es­pe­so­res. Ade­más, un me­ca­nis­mo de reac­ción aís­la tér­mi­ca­men­te la vi­vien­da de la tie­rra que la ro­dea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.