Es­pí­ri­tu 'avant-gar­de'

Tras re­fun­dar­se co­mo mar­ca in­de­pen­dien­te, DS –na­da de Ci­troën de­lan­te del nom­bre– no ha de­ja­do de sor­pren­der­nos con sus puestas de largo van­guar­dis­tas, po­ten­tes y muy muy atrac­ti­vas.

GQ (Spain) - - La Buena Vida -

Han trans­cu­rri­do 20 me­ses des­de que DS de­ci­die­ra in­de­pen­di­zar­se de Ci­troën y co­men­za­ra a ro­dar por cuen­ta pro­pia. Uno de los ob­je­ti­vos que se mar­có la firma fran­ce­sa el día de su re­fun­da­ción –el 1 de ju­nio de 2014– fue ale­jar­se del seg­men­to ge­ne­ra­lis­ta pa­ra abra­zar sin con­ce­sio­nes el mo­de­lo premium. ¿Ha lo­gra­do tocar me­ta? A te­nor de los ejem­pla­res que ha ido sa­can­do al mer­ca­do, po­de­mos es­tar se­gu­ros de que sí. El úl­ti­mo ejem­plo de es­ta ad­mi­ra­ble bús­que­da de la ex­ce­len­cia lo en­con­tra­mos en sus dos lan­za­mien­tos más re­cien­tes: el nue­vo DS 4 (en la ima­gen su­pe­rior) y el DS 4 Cross­back. El pri­me­ro es una ber­li­na com­pac­ta que ofre­ce cua­tro gran­des atrac­ti­vos: di­se­ño van­guar­dis­ta, mo­tor muy po­ten­te, co­nec­ti­vi­dad a me­di­da y ex­pe­rien­cia de con­duc­ción di­ná­mi­ca y segura. El se­gun­do es­treno, por su par­te, cuen­ta con un look más ro­bus­to y atlé­ti­co, de ins­pi­ra­ción cros­so­ver, y con un sis­te­ma de con­trol de trac­ción in­te­li­gen­te que op­ti­mi­za la ad­he­ren­cia al suelo. Con se­me­jan­te car­ta de pre­sen­ta­ción, no­so­tros te­ne­mos cla­ro có­mo se­rá el por­ve­nir de DS: largo y prós­pe­ro.

POR JE­SÚS ME­RINO LÓ­PEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.