Ca­lien­te, ca­lien­te

Se de­rre­ti­rán las nie­ves del in­vierno, pe­ro es­tas fra­gan­cias te acom­pa­ña­rán du­ran­te to­da la es­ta­ción. Así que eli­ge bien… y con­sér­va­las en frío.

GQ (Spain) - - Gq Belleza -

En los úl­ti­mos años han pro­li­fe­ra­do cier­tas com­pa­ñías que ba­san su mo­de­lo de ne­go­cio en co­mer­cia­li­zar, con ma­yor o menor des­ca­ro, ma­las co­pias de fra­gan­cias de éxi­to. No las nom­bra­re­mos aquí, pe­ro si tu no­via te re­ga­la una de esas po­bres imitaciones de­be­rías de­jar­la. Hay mo­ti­vos de so­bra pa­ra to­mar una de­ter­mi­na­ción tan ta­jan­te. En pri­mer lu­gar, co­mo buen hom­bre GQ que eres, te su­po­ne­mos sen­si­bi­li­za­do con­tra el ne­go­cio de las fal­si­fi­ca­cio­nes y sus de­ri­va­dos. Tam­bién ima­gi­na­mos sen­si­ble tu na­riz y la de los que te ro­dean, y crée­nos: por más que te ase­gu­ren que un pro­duc­to y el otro son lo mis­mo, no tie­nen na­da que ver; ni en cuan­to a las mo­lé­cu­las del ju­go, ni en cuan­to a la evo­lu­ción de la pi­rá­mi­de ol­fa­ti­va, ni en cuan­to a su per­sis­ten­cia –en oca­sio­nes con­tie­nen, in­clu­so, in­gre­dien­tes no­ci­vos–. Pe­ro, por en­ci­ma de to­do, si por al­go de­be­rías plan­tear­te de­jar a tu no­via es por­que te lo es­tá pi­dien­do a gri­tos. Es­tá cla­ro que es una de esas per­so­nas con aver­sión al con­flic­to y que, en vez de dar­te una pa­ta­da y adiós muy bue­nas, es­tá pro­vo­cán­do­te pa­ra que lo ha­gas tú. Vis­to lo vis­to, el me­jor re­ga­lo que po­déis ha­ce­ros es­tas Na­vi­da­des es po­ner fin a vues­tra re­la­ción. Bom­bar­dea­dos co­mo he­mos es­ta­do du­ran­te dé­ca­das con esa idea lo­ca de que lo im­por­tan­te es el de­ta­lle, que­da bas­tan­te ruin afear­le a tu pa­re­ja su ci­ca­te­ría con los re­ga­los. Pe­ro to­das las mar­cas coin­ci­den en que fac­tu­ran más en el día de la Ma­dre que en el del Pa­dre, y eso so­lo se aca­ba­rá el día que pro­tes­te­mos (sí, en es­te mis­mo ins­tan­te es­tá mu­rien­do un ga­ti­to en el cie­lo del fe­mi­nis­mo). Si que­re­mos igual­dad, de­be­mos exi­gir­la tam­bién en el ne­ce­ser (ahí va otro). ¿O aca­so no te has pre­gun­ta­do nun­ca por qué tu ro­pa in­te­rior siem­pre es de ofer­ta y la de ella de La Per­la? (Y otro más). Pe­ro no lle­ve­mos la pe­lea al su­cio ba­rri­zal del di­ne­ro. Al fi­nal, no es so­lo una sim­ple cues­tión mo­ne­ta­ria. Es… el de­ta­lle. Por­que ni te­ne­mos 15 años ni nos ape­te­ce oler co­mo un jo­ven­ci­to in­ca­paz de di­fe­ren­ciar en­tre una re­si­na de sán­da­lo y un chi­cle de men­ta. Igual que ya no be­be­mos whisky de ga­rra­fón ni lle­va­mos a nues­tras ci­tas a un res­tau­ran­te de co­mi­da rá­pi­da, apre­cia­mos que nues­tro per­fu­me trans­mi­ta la com­ple­ji­dad de nues­tra per­so­na­li­dad. Cuan­do te re­ga­lan una de esas fra­gan­cias que se co­lo­can en la ca­be­ce­ra de gón­do­la de un su­per­mer­ca­do, te es­tán man­dan­do un men­sa­je muy cla­ro: tus gus­tos me im­por­tan un ble­do. Gra­cias… por na­da. Es­te seg­men­to es siem­pre una bue­na op­ción pa­ra quien desea que­dar bien sin so­bre­ac­tuar. La ofer­ta es am­plia y de ca­li­dad, hay mu­chas mar­cas re­co­no­ci­bles con una pro­pues­ta de es­ti­lo de vi­da muy de­fi­ni­da y su pre­cio es asu­mi­ble den­tro del epí­gra­fe de un capricho. Ni que de­cir tie­ne tam­bién que las fra­gan­cias son la vía óp­ti­ma pa­ra pe­ne­trar en el mun­do sen­so­rial de aque­llas ca­sas de cos­tu­ra prohi­bi­ti­vas pa­ra el co­mún de los mor­ta­les; y que, en con­se­cuen­cia, su ca­rác­ter as­pi­ra­cio­nal es par­te de su en­can­to. Por to­do lo an­te­rior, si tu chi­ca te en­vuel­ve en pa­pel de re­ga­lo un pe­da­ci­to de ese uni­ver­so de gla­mour y ele­gan­cia, es­tá re­co­no­cién­do­te co­mo un hom­bre con el es­ti­lo y la edu­ca­ción su­fi­cien­tes co­mo pa­ra sa­ber apre­ciar lo bueno. Sin ese pun­to de es­no­bis­mo –o mi­san­tro­pía, tal vez– de aque­llos que ab­ju­ran de in­me­dia­to de cual­quier pro­duc­to mí­ni­ma­men­te ma­si­fi­ca­do; de los que ven al de­mo­nio es­con­di­do en cual­quier ma­ni­fes­ta­ción cul­tu­ral mainstream. Una pa­re­ja que se re­ga­la per­fu­mes premium en­ve­je­ce tran­qui­la y fe­liz­men­te uni­da. Po­drá te­ner des­en­cuen­tros ol­fa­ti­vos, dis­cu­sio­nes por una no­ta de­ma­sia­do em­pol­va­da o un per­fu­me que car­ga de­ma­sia­do las tin­tas en los cí­tri­cos, pe­ro na­da que un tic­ket re­ga­lo no pue­da so­lu­cio­nar. En cues­tión de re­ga­los, una fra­gan­cia de lu­jo re­pre­sen­ta el úl­ti­mo es­ca­lón an­tes del re­loj pa­ra él o el ani­llo de oro y dia­man­tes pa­ra ella. Así que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, si la pues­ta en es­ce­na es de­fi­cien­te, pue­de aca­bar pa­re­cien­do un quie­ro y no pue­do. En tér­mi­nos de mer­ca­do, una fra­gan­cia de lu­jo es­tá a me­dio ca­mino en­tre el per­fu­me premium y el ni­cho. Del pri­me­ro, to­ma una mar­ca bien re­co­no­ci­ble que trans­mi­te sus atri­bu­tos al pro­duc­to. Del se­gun­do, la no­ción de ex­clu­si­vi­dad y una dis­tri­bu­ción muy se­lec­ti­va. Siem­pre co­rre­re­mos el ries­go de que nos la re­ga­len por ele­va­ción. Es de­cir, por­que era la más ca­ra del es­ta­ble­ci­mien­to o la firma y, más allá de que te lo me­rez­cas to­do, es ca­si im­po­si­ble fa­llar cuan­do el cie­lo es el lí­mi­te. No es la me­jor ma­ne­ra de en­fo­car la com­pra. Con­si­de­ra­mos más ha­la­ga­dor que nues­tra pa­re­ja in­ves­ti­gue en la his­to­ria de la mar­ca y el cu­rrícu­lo de su na­riz; que se in­for­me acer­ca de los in­gre­dien­tes que con­tie­ne la fra­gan­cia y con­fíe en que sa­bre­mos di­fe­ren­ciar­los de otros de peor ca­li­dad. O, pues­tos a pe­dir, que eli­ja una ele­gan­te ber­ga­mo­ta de Ca­la­bria pa­ra trans­por­tar­nos de nue­vo a aquel ma­ra­vi­llo­so cru­ce­ro por el Me­di­te­rrá­neo; o un enig­má­ti­co oud pa­ra que ca­da ma­ña­na ama­nez­ca­mos en ese pre­cio­so Re­lais & Châ­teaux de Tai­lan­dia. ¿Lo hue­les? Es el amor.

PRADA Lu­na Ros­sa Sport. 100 ml, 83 €. POR HÉC­TOR IZ­QUIER­DO FO­TO­GRA­FÍA: J. C. DE MAR­COS

IS­SEY MI­YA­KE Nuit D'is­sey. 125 ml, 78 €.

MONT­BLANC Em­blem. 100 ml, 76 €.

CA­RO­LI­NA HE­RRE­RA CH Men Pri­vé. 100 ml, 82 €.

VER­SA­CE Eros. 100 ml, 82 €. HER­MÈS Equi­pa­ge Gé­ra­nium. 100 ml, 95 €. DUN­HILL Icon. 100 ml, c. p. v.

GIOR­GIO AR­MA­NI Ac­qua di Giò Pro­fu­mo. 125 ml, 112 €. CAL­VIN KLEIN Eter­nity Now for Men. 100 ml, 53 €. J. DEL POZO Ha­llo­ween Man Tat­too. 125 ml, 59 €. ER­ME­NE­GIL­DO ZEG­NA Me­di­te­rra­nean Ne­ro­li. 125 ml, 210 €.

TOMMY HIL­FI­GER TH Bold. 100 ml, 75 €.

HU­GO BOSS The Scent. 100 ml, 82 €.

LOE­WE So­lo Cedro. 100 ml, 100 €. AC­QUA DI PAR­MA Co­lo­nia Am­bra. 100 ml, 167 €. TRUS­SAR­DI Uo­mo. 100 ml, 83,10 €. COM­ME DES GA­RÇONS Flo­rien­tal. 100 ml, 95 €.

JIMMY CHOO Man. 100 ml, 78 €. VA­LEN­TINO Uo­mo. Edi­tion Noi­re. 100 ml, 86 €. GUER­LAIN L'hom­me Idéal. 100 ml, 85 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.