Ni­cho cin­co CLÁ­SI­COS

In­mor­ta­les

GQ (Spain) - - Gq Zoom -

Con­si­de­ra­mos fra­gan­cia ni­cho un per­fu­me de vo­ca­ción mi­no­ri­ta­ria y pro­duc­ción ar­te­sa­nal que re­fle­ja los gus­tos de su crea­dor por en­ci­ma de los del mer­ca­do. No es fá­cil atre­ver­se a re­ga­lar una fra­gan­cia de es­te ti­po. Así que o tu chi­ca es es­pe­cial­men­te va­lien­te o te co­no­ce tan bien co­mo pa­ra des­ci­frar el criptograma de tu per­so­na­li­dad y tra­du­cir­lo en no­tas ol­fa­ti­vas. Por­que en un per­fu­me ni­cho lo que im­por­ta de ver­dad es el ju­go. Des­nu­do de cos­to­sas cam­pa­ñas de mar­ke­ting y pom­po­sos en­va­ses, es­te ti­po de pro­duc­to se lo jue­ga to­do a su ro­tun­da pre­sen­cia ol­fa­ti­va. Y la per­so­na que lo re­ga­la, tam­bién. En cual­quier ca­so, acier­te o se equi­vo­que, el he­cho de que ten­ga la su­fi­cien­te sen­si­bi­li­dad co­mo pa­ra apos­tar por una crea­ción ca­si ar­tís­ti­ca ya di­ce mu­cho de ella. Y de ti tam­bién, pues­to que día a día la has con­ven­ci­do de que se­rás ca­paz de apre­ciar­la. Da­do que las fra­gan­cias ni­cho sue­len ser uni­sex, pue­de dar­se la ca­sua­li­dad de que os enamo­réis de la mis­ma y de­ci­dáis com­par­tir­la. Co­rréis el ries­go de aca­bar sien­do una de esas pa­re­jas co­ña­zo, de las que van jun­tas a to­das par­tes, visten igual y has­ta des­pren­den la mis­ma firma ol­fa­ti­va. Pe­ro si a vo­so­tros os fun­cio­na, ¿quién es na­die pa­ra cri­ti­car­lo?

POR HÉC­TOR IZ­QUIER­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.